Arriba
Logo

#VisionariosRENATA: Rafael “Lito” Ibarra, el padre de la Internet en El Salvador

image_pdfimage_print

Rafael Ibarra prefiere que le llamemos Lito, como es conocido por sus allegados y como miembro de la comunidad académica y el mundo de las TIC.

Considerado el Padre de la Internet en El Salvador, en junio de 2003, queriendo ir más allá de la internet pública y creyendo en la importancia de las redes nacionales de investigación y educación para el desarrollo de los países, Lito participó en la fundación de RedCLARA, en México, junto a otros líderes de la internet en la región con los que comenzaron a motivar la vinculación, a la red académica mundial, por parte de los gobiernos y las Instituciones de Educación Superior de América Latina.

Fundador de SVNet, RAICES, Conexión, CasaTIC, LACTLD y RedCLARA, entre otras organizaciones que promueven el desarrollo de la tecnología para el progreso de la sociedad, también miembro de los directorios de ICANN y LACNIC, LACTLD y RedCLARA,

Nos reunimos con Lito a través de nuestro VC Espresso  y tuvimos la oportunidad de conversar sobre los distintos roles que permiten la consolidación de las redes nacionales de investigación y educación como escenario para el desarrollo de nuestros países.

 ¿Cuál es el beneficio de las redes nacionales de investigación y educación para la sociedad?

 Los avances en la ciencia y la tecnología, producto de trabajos multidisciplinarios y colaborativos a nivel mundial, es lo que está logrando desde hace varios años un mejor nivel de vida en la humanidad, más comodidad, mayor eficiencia y rendimiento, así como incrementos exponenciales en la creación de riqueza y mejores índices de salud, educación, desarrollo sostenible, y otras áreas con efectos positivos para la sociedad.

La existencia y desarrollo exitoso de las redes nacionales de investigación y educación (RNIE) —National Research and Education Networks, NREN, por su sigla en inglés—, al vincular a científicos, investigadores y académicos de varias instituciones, tanto dentro de un país como con sus homólogos en el resto del mundo, promueve y facilita el trabajo colaborativo y el avance de todas las disciplinas de la ciencia en los países donde operan, acercando los beneficios de los resultados de las investigaciones a la sociedad donde están inmersas.

El aporte que las investigaciones científicas con adecuación local brindan a las personas y comunidades a las que pertenecen puede tener un efecto transformador de gran impacto, envergadura y alcance.

 Dada la importancia de las NREN en el desarrollo del mundo… ¿Cuál es el papel de los diferentes sectores de la sociedad en la consolidación de las NREN?

Al tratarse de resultados positivos y deseables para toda la sociedad, el apoyo a las RNIE y a las instituciones y personas que las conforman debería ser una necesidad estratégica de todos los sectores de un país.

En particular, el sector de la empresa privada puede buscar alianzas, proponiendo y apoyando con recursos —técnicos, humanos, financieros, espaciales, etc.—, proyectos de investigación que sean de su interés particular.

El sector gubernamental, cuyo objetivo es buscar el bien común de la población en su jurisdicción, debería en todos los casos buscar formas válidas, eficientes y productivas para apoyar con recursos y crear sinergias con otros proyectos públicos en marcha.

Las academias deben buscar integrarse activamente a la RNIE, apropiándose de dicha red nacional, viéndola como una parte importante de sí mismas, y no como un ente externo.

La sociedad civil puede también asociarse y vincularse con los proyectos de investigación científica, facilitando en varios casos la puesta en marcha y evaluación de pruebas piloto o implementaciones a mayor escala.

 ¿Puede existir una NREN sin apoyo del Gobierno? ¿Bajo qué premisas?

Una RNIE (o NREN, por sus siglas en inglés) puede existir sin el apoyo del gobierno del respectivo país si la comunidad académica tiene una clara visión estratégica de la importancia de desarrollar la investigación científica en forma colaborativa, comprende el valor de esta forma cooperativa de desarrollar la e-Ciencia, y, consecuentemente, las instituciones de educación superior e investigación están dispuestas a invertir recursos de varios tipos en la formación, evolución y sostenimiento de la infraestructura técnica, administrativa, legal y académica de una red nacional.

También se vuelve clave en una situación de falta de apoyo del gobierno, el acompañamiento del sector privado, a través de empresarios visionarios que estén dispuestos a invertir en el futuro del país, apoyando la investigación y docencia, lo que eventualmente generará mayor capacidad de adquisición, mayor riqueza y desarrollo, y por ende más negocios también para estas empresas.

Siempre será deseable que el gobierno acompañe y apoye este esfuerzo, ya que claramente se ubica como una entidad de interés público, sin importar que algunos de los actores apoyados provengan del sector académico privado.

Debe considerarse que el apoyo del gobierno, cuando existe, no debe ser condicionado a un liderazgo absoluto de la RNIE por parte de entidades públicas, sino a formar parte de un cuerpo colegiado multisectorial.

Aún así, si este apoyo gubernamental no es posible por cualquier razón, las instituciones de educación superior y las que realizan investigación científica como parte de su definición existencial, debieran sumarse, apoyar y participar activamente en el desarrollo de la RNIE del país respectivo.

En Colombia, la infraestructura de RENATA interconecta 54 nodos mediante canales de 100 Gbps entre las principales ciudades del país… ¿Cuál crees que es la responsabilidad de la comunidad académica al respecto? ¿Alguna invitación asociada para la comunidad académica de Colombia?

Tuve el privilegio de observar el desarrollo de la RNIE colombiana desde su gestación, pues nuestros países entraron en forma simultánea a conformar RedCLARA, junto a otras naciones de Latinoamérica. Considero que la RNIE colombiana, RENATA, ha sabido desarrollar las bases e infraestructura adecuadas para el avance y crecimiento de la e-Ciencia, la investigación y la educación en toda Colombia.

Lo que RENATA ha logrado en los años que lleva trabajando es muy relevante para la ciencia de la región, y aunque siempre habrá más metas e ideales que satisfacer, o aspectos que se pueden mejorar, la comunidad académica colombiana tiene la gran responsabilidad de saber utilizar la infraestructura, la organización y la cooperación que han construido en conjunto.

Para un observador externo, el desarrollo que presenta RENATA es digno de emulación y seguimiento cercano. Nuestros colegas colombianos deben sentirse afortunados de contar con la historia, estructura, composición y organización de su red nacional avanzada, y deben asumir la responsabilidad de utilizarla y generar el mayor provecho de esta, haciendo lo que es parte de su misión: colaborar con colegas y homólogos en el mundo, investigar, enseñar y publicar los resultados de su trabajo, para construir un legado para las generaciones actuales y venideras.

 Y entonces… ¿Qué sueñas con relación a nuestras NREN? ¿Cuál es tu visión al respecto?

Que sean el agente de cambio más relevante para transformar a nuestra región entera como un semillero de investigaciones y publicaciones científicas destacadas a nivel mundial, de varios centros de creación de innovaciones y patentes, de profesionales y científicos comprometidos con el avance de la ciencia en sus países, y dotados de una visión social que les permita que, por medio de las herramientas, métodos, procesos y rigor científicos, colaboren en la transformación radical y positiva de nuestras naciones en forma integral, haciendo realidad el ideal de una ciencia latinoamericana para los latinoamericanos y el resto del mundo.

Oportunidades de trabajo colaborativo entre RAÍCES y RENATA… ¿Se te ocurre alguna?

 Desde RAICES, vemos a RENATA como una hermana que, aunque no es mayor en edad, lo es en nivel de avance y desarrollo propio.

De una manera global, y en una línea de colaboración, el intercambio de experiencias, estrategias, métodos de trabajo, políticas y lineamientos, en el desarrollo y consolidación de cada RNIE puede ser positivo para ambas organizaciones.

En una línea paralela de colaboración, se puede intentar identificar proyectos e intereses comunes entre los investigadores de las instituciones que pertenecen a ambas redes, e intentar desarrollar programas de colaboración continua y sistemática entre estos homólogos.

Otra forma de colaboración podría ser compartir charlas, como las que continuamente promueve y organiza RENATA, de una forma más explícita y “dedicada” con docentes e investigadores de RAICES en El Salvador.

 ¿Quieres añadir algo más?

 Ojalá pueda visitarlos pronto y añado lo siguiente: El desarrollo de las RNIE en nuestros países es, en la mayoría de los casos, incipiente, y las razones estratégicas a mediano y largo plazo de la existencia de estas organizaciones todavía no son comprendidas plenamente por autoridades políticas y empresariales y, en algunos casos, tampoco por los líderes académicos.

Por esto, es importante mantener con tesón y paciencia el entusiasmo de sus promotores, buscando continuamente historias de éxito, sobre todo en los países de nuestra región, mostrando de esta forma su factibilidad y la realización de resultados exitosos.

Compartir este artículo

Fecha de publicación: 12 Septiembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En vivo