» #ConRENATAharía: Doctorados en red
Arriba
Logo

#ConRENATAharía: Doctorados en red

image_pdfimage_print

 

Por: Claudia Berbeo

Estimados amigos de #ConRENATAharía, ¡Un saludo para todos!

En esta entrega del blog, les tenemos una entrevista muy interesante con César Darío Guerrero, Director general del primer Doctorado de Ingeniería en red del país, una apuesta académica innovadora, cuya proceso de implementación, puesta en marcha y éxito, está lleno de muchos aprendizajes sobre el trabajo colaborativo interinstitucional.

César es Ph.D. en Ingeniería y ciencias de la computación de la Universidad del Sur de la Florida, también es Director del Centro de Internet de las Cosas en el Oriente Colombiano, y del Centro de innovación y emprendimiento de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

Como investigador usuario de plataformas que propician el trabajo colaborativo, siempre ha sido un convencido y creyente del potencial y las posibilidades que tiene las redes académicas como RENATA, y en eso su opinión es contundente:

“Yo creo que la comunidad científica todavía no ha descubierto las oportunidades que brinda el aprovechamiento, tanto de la plataforma tecnológica, como de la constitución de redes académicas alrededor de la tecnología. Parte de lo que hago es resultado de ese convencimiento de que esto funciona bien”.

El Doctorado es el primer doctorado en red en ingeniería que hay en el país. César nos explica que es diferente un doctorado en convenio con otras instituciones a un doctorado en red. Desde el punto de vista del Ministerio de Educación Nacional, éste es un doctorado donde las tres instituciones que lo realizan, tienen la misma capacidad para generar títulos, solo que para hacerlo tienen que trabajar en la red, no a través de convenio donde titula un convenio, sino que aquí puede titular cada universidad. El programa académico se desarrolla a través de 3 instituciones, la Universidad Autónoma de Manizales, la Universidad Autónoma de Bucaramanga y la Universidad Autónoma de Occidente, las cuales pertenecen a la Red Universitaria MUTIS. Iniciaron labores el año pasado en el 2017, tienen actualmente dos cohortes con 29 estudiantes, y operan en tres líneas de investigación: informática, automática y en energía.

“Estos son como 9 doctorados en uno porque son tres ciudades y tres líneas de investigación. Al ser un doctorado en red, tiene unas implicaciones en operación diferente a los demás doctorados. Logramos de una manera articulada, que no solo se trabajase coordinadamente desde la parte académica, sino desde la parte administrativa de las universidades. Si esto funciona para el máximo nivel formación, es un modelo que también se puede realizar para maestrías, especializaciones y pregrados”.

“La puesta en marcha del programa fue un trabajo que se llevó a cabo durante varios años, el cual nace en la Red Universitaria MUTIS. En el proceso hubo muchos aprendizajes, mucha articulación, pero el proceso no avanzaba porque las discusiones eran eternas, entonces los rectores decidieron generar una estructura que permitiera liderar la articulación”.

El trabajo que permitió que el doctorado saliera duró 2 años, pero fueron 6 años en total antes de que iniciara. Los otros 4 años fueron de mucha prueba y error, de discusiones. Hacia mayo del 2015 se envió el documento del registro calificado y en el 2016 recibieron la aprobación del Ministerio de Educación Nacional, para que el programa arrancara en el 2017. Ver vídeo Doctorado en Ingeniería  

Hay grandes ventajas de tener un programa en red, por ejemplo, acceso laboratorios y bases de datos compartidas, mayor número de doctores y alianzas, movilidad de estudiantes e impacto regional, cursos dictados por varios docentes, sesiones de clase remotas y grabadas, y calidad y sostenibilidad financiera.

¿Cuáles son las claves del éxito del trabajo colaborativo interinstitucional?

  • “Acción decidida a nivel institucional para que las articulaciones se den. Las redes se construyen por personas, por individuos que se comunican, generan relaciones de confianza, y empiezan a trabajar. Hay aquí un rol fundamental de las redes académicas regionales y de los rectores. En los puntos de encuentro de los rectores es donde se comienza a construir la articulación.

Esto implica no solo deseos sino acciones concretas que permitan tener recursos en tiempo y dinero para que las cosas se den. Si no, se queda en intención.

 Es clave la relación de confianza entre todas las universidades, esto permite que haya una estructura académico administrativa que opere. El programa está bajo la supervisión y el seguimiento directo de los tres rectores. Yo asisto al consejo de rectores. Esto ha generado un relacionamiento y una confianza fuerte.

  • Propiciar puntos de encuentro y diálogos, que pueden ser a través de las plataformas digitales, y debe haber un líder en este proceso y que el líder sea capaz de manejar esas discusiones eternas, peleas de egos y todo el tipo de cosas que se dan en la academia.
  • El factor tecnológico, hemos logrado operar bajo una plataforma tecnológica que funciona perfectamente utilizando videoconferencia y utilizando como backup una plataforma de webinar llamada Zoom.
  • Las características del líder, quien debe ser un gerente y par académico, carismático y con autoridad, transparente y comunicativo, reportar directamente a los rectores, y tener una dedicación mínima del 80%.
  • Debe haber un equipo de trabajo. En este caso, el proceso contó con un asistente administrativo y académico, una coordinación por cada institución y comité curriculares (grupos de investigación).
  • Trabajar los proyectos conjuntamente, realizando acciones previas de articulación para lograr victorias tempranas.
  • Acuerdos: interinstitucionales, de gobernanza, propiedad intelectual, académico y de manejo de recursos.
  • El cronograma debe ser cumplido, así esto implique imperfecciones.

¿Cómo facilitó RENATA todo este proceso?

“Para mi RENATA es más que una plataforma tecnológica, el Doctorado es una experiencia de articulación de un programa a través de una red académica.

RENATA es un punto de encuentro de investigadores en el país, de académicos en general, que tiene una potencialidad de extenderse a otras áreas porque no son solo los académicos los que podemos generar provecho de esto. RENATA con la plataforma tecnológica y toda la posibilidad de articular diferentes saberes, puede generar impacto desde la investigación, desde la cultura, el arte. RENATA es el punto de encuentro de la comunidad científica y académica de Colombia, y el punto de contacto de esa comunidad con el resto del mundo. RENATA es tecnología, pero es una red académica, una red de personas, la tecnología es un tema secundario”.

¿Qué haría usted con RENATA?

“A través de RENATA, muchos otros programas pudieran vincularse a tomar cursos que ofrezca este Doctorado u otros programas que se desarrollan en red. Imagínense que yo como universidad entrara al portal RENATA, y encontrara, por ejemplo: “RENATA a través de la UNAB va a ofrecer un curso en aprendizaje de máquinas que es x día a x hora”, y que para tomar ese curso, lo que debo hacer es contactarme con lo administrativo, que allá me den un acceso, y así nada más, a mis estudiantes de maestría les doy el enlace para que tomen el curso. Allí ya tenemos una oferta grandísima de cursos, ¡imagínense el beneficio para tantos programas que no pueden abrir porque no tienen un número suficiente de estudiantes! Por la optimización de costos, esto sería una opción transformadora impresionante”.

¿Cuál es el futuro de la investigación en Colombia?

“El futuro que yo más que veo, espero, es una investigación de impacto, lo cual significa, investigación aplicada, investigación que genere innovación y que genere emprendimiento de base tecnológica. Si eso no se da, estaríamos desaprovechando un capital científico muy precario que tenemos en Colombia para generar investigación que no genera valor. Tenemos que coger ese capital humano, científico y de alto nivel que tenemos, y conectarlo rápidamente con necesidades reales de nuestro país, y que esto se vuelva oportunidades de generación de empresa.  

Yo espero una investigación volcada hacia el sector productivo, hacia la comercialización de tecnología, con una orientación muy de mercado. Esto se logra con alianza de investigadores acá y alianzas hacia afuera. Si seguimos trabajando con individualidades, no van a ver impactos reales.  

Las alianzas nacionales se pueden generar mucho más rápido que las internacionales. Debemos aterrizar y caer en acción. Uno debe tener su producto mínimo viable, llevarlo al mercado, y luego volver al laboratorio y corregirlo y volverlo a llevar al mercado”.

Cuéntenos por favor sobre el Centro de Excelencia y apropiación de Internet de las cosas

“Esa es otra iniciativa de articulación entre academia, empresa y Estado. Son 5 universidades que se unen con empresas del sector privado colombiano como TOTO, Logyca, Zona Franca Bogotá, y multinacionales de tecnología como Microsoft, HP e Intel, 5 universidades del país, y desde el Gobierno, Colciencias y el Ministerio TIC.

Este Centro ha permitido que nosotros desarrollemos diferentes impactos en términos de apropiación sobre el tema de Internet de las Cosas a nivel en el sector productivo y académico, pero más allá de la apropiación y formación de capital humano, estamos generando productos con potencial de mercado, productos que pueden ser llevados a comercializar”.

Definitivamente hay muchas oportunidades cuando se trabaja colaborativamente, y este Doctorado y los proyectos que lidera la UNAB, son una prueba real de esto. Muchas gracias César por tu tiempo, y sobre todo, por darnos la oportunidad de compartir con nuestros lectores todas tus experiencias y consejos.

Nos vemos en un próximo #ConRENATAharía, ¡Qué sigan surgiendo las ideas!

 

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *