Arriba
Logo

#VisionariosRENATA: Fernando Dávila

image_pdfimage_print

Por: Claudia Berbeo

¡Hola amigos lectores y seguidores del blog RENATA!

Nuestra Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada, RENATA,  NREN de Colombia, está de cumpleaños. Son 11 años los que cumplimos, construyéndonos, reinventándonos, generando oportunidades y mejorando cada día, con el objetivo de brindar el mejor escenario tecnológico y de red, a toda la comunidad académica y científica del país.

En esta oportunidad tuvimos el orgullo de entrevistar a Fernando Dávila Ladrón de Guevara, rector del Politécnico Grancolombiano, uno de los fundadores de RENATA y primer presidente de la Red en etapa de conformación entre enero y diciembre de 2006.

Fernando es ingeniero de sistemas, y en sus propias palabras: “graduado en aquellas épocas cuando no había ni redes”. Fue empresario, creó una empresa que se llamó Compuclub, que buscaba enseñarle a la gente a usar microcomputadores, algo que no era muy obvio hace 30 o 35 años. Vendió Compuclub al Poli (como de cariño llama a su Universidad) en 1996, y en 1999 entró como Vicerrector de Tecnología de la institución. Considera este hecho como algo interesante porque evidencia que la innovación y la tecnología siempre han sido elementos fundamentales de la universidad. En aquellos años y en otras universidades, la Dirección de Sistemas dependía del Gerente Administrativo, que dependía del Vicerrector Financiero, es decir, la tecnología estaba como en un cuarto nivel. En el Poli, estaba en un segundo nivel, era una Vicerrectoría. El Poli desde entonces entendía que la tecnología era fundamental para el desarrollo de la institución, lo que se ha visto en el transcurso del tiempo. En el 2006, lo nombran Vicerrector Académico, y en el 2012, lo nombran Rector. Así nos lo comenta:

“Como ingeniero, he tenido la ventaja de tener un conocimiento de la tecnología, que unido a las necesidades que tiene la universidad desde el punto de vista de gestión, académico, es muy interesante. En el año 2000, el Decano de la Facultad de Ingeniería de Sistemas que existía en ese entonces, se retiró y el Rector me pidió apoyo como Decano Encargado, así que fui durante  un tiempo, Vicerrector de Tecnología y Decano de Ingeniería de Sistemas a la vez, lo cual fue interesante porque estaba en el tema técnico pero también tenía una responsabilidad en la parte académica, lo cual me dio la posibilidad de entender y unir estos dos mundo. Empecé a desarrollar sistemas y aplicaciones y proyectos para la Universidad, que nacían de la misma academia.

Hoy en día, el Poli tiene cerca de 50.000 estudiantes, de los cuales hay 10.000 presenciales y 40.000 virtuales. El Poli es nacional, tenemos estudiantes de 750 municipios del país como Fundación, Apartadó, Santa Marta, San Andrés, Manizales. 

Este último mes ha sido tremendamente interesante porque me ha permitido reflexionar sobre mi labor y en definitiva, el Poli se tiene que seguir transformado porque tenemos que prepararnos para la demanda que tenemos y que se nos viene, y hay que conocer la realidad del país para adaptarnos a las opciones y a las situaciones de las regiones”.

¿Qué es lo que la tecnología puede hacer por el país y sus regiones?

“Desde el punto vista de cobertura y tecnología, los últimos dos gobiernos han hecho un trabajo importante, pero falta el último impulso y creo que ahí es donde RENATA debería ser muy fuerte. Está bien el tema de la investigación y las grandes acciones, pero nuestro país va mucho más allá de eso, necesitamos más impactos en las comunidades, hay que llegar a muchos más colombianos y eso es más importante que muchas otras cosas.

Cuando uno llega a las regiones y encuentra el potencial, el interés, los deseos que hay de estudiar, de formarse, uno dice: miércoles, ¡estamos equivocados si seguimos manejando a Colombia desde Bogotá! Colombia es un mundo impresionante, y si nosotros como universidad no entendemos eso, estamos en problemas.

Conocer a nuestros estudiantes y sus contextos es muy importante. Tenemos gente de todas las edades y culturas, tenemos personas mayores, tenemos indígenas. Vamos a Fundación (Magdalena) y allá hay conectividad y tenemos un Centro de Servicio Universitario.  Por ejemplo, tenemos indígenas que están a dos horas en moto y por una carretera bastante complicada, de un punto Vive Digital cuyo funcionamiento necesita mejorar. Acabamos de hacer un análisis de lo que implica poder llevar conectividad al resguardo. Ellos tienen 7 computadores pero, ¿qué ganamos con que tengan computadores sin conectividad? Hay una solución que cuesta $80.000.000 al año, estamos buscando un patrocinador o una empresa con responsabilidad social que lo haga. Ahí hay un potencial divino y con algo concreto.

La anterior Ministra de Educación dijo que las licenciaturas, por ejemplo, deberían ser presenciales, que los profesores deberían ir a estudiar para ser profesores. ¡Ella no entendió el modelo virtual! En septiembre estuvimos en Fundación y fuimos con la Viceministra de Educación y uno de los indígenas le decía que no tenía otra oportunidad sino con la educación virtual, por las distancias, por su trabajo, por su familia. No podría simplemente ausentarse y viajar a la ciudad (probablemente Santa Marta en este caso) para presentarse a una universidad. Que mejor que hagan sus prácticas en sus escuelas pero recibiendo los conocimientos virtualmente.

Aceptar los modelos virtuales, es darle oportunidades a las personas. Esta preparación se convierte en herramientas, las cuales se convierten, a la vez, en proyectos, en pensamientos creativos y propositivos en búsqueda de soluciones para su comunidad.

RENATA tiene un gran potencial para llegar con cosas muy concretas a las regiones, llevando la oportunidad para desarrollarse y aportar al país. Necesitamos tener impactos reales”.

RENATA cumple 11 años de constitución, pero muchos años más desde que se comenzó a discutir sobre el tema, ¿cómo fue la historia de la creación de RENATA?

“Uno de los problemas iniciales en Bogotá, es que las universidades querían conectarse directamente con Internet2 o Europa, no necesitaban asociarse con otra universidad en el país. Luego el Gobierno definió que ninguna podía entrar directamente sino que tendría que conectarse a través de una red nacional, y a la cual se podían conectarse solamente las Redes Académicas Regionales y  así nace RUMBO

Ya habíamos tenido una experiencia muy bonita con la creación de la Red de Decanos de Ingeniería de Sistemas, REDIS, entonces nos reunimos con los Andes, la Nacional y la Javeriana, y comenzamos a armar RUMBO. Y pusimos una condición y es que a las reuniones solamente podía asistir el Director de Tecnología. Si no puede, que no venga. En ese entonces definimos que lo importante era poner la tecnología y nosotros no nos preocupábamos por los contenidos. Luego ya nos reunimos con las demás Redes Académicas Regionales y se conformó RENATA , también estaban el Ministerio de lTIC, el Ministerio de Educación Nacional y Colciencias. 

¿Por qué en otras partes de Colombia ya existían Redes Académicas Regionales y en Bogotá no?

“En ese entonces, el mayor beneficio de estar conectados como una Red Regional era que las universidades se reunían y compraban conectividad más económica, con negociaciones de economía de escalas. En Bogotá, cada universidad tenía ya su propia conectividad, aquí no había una necesidad”.

Fernando Dávila fue el primer Presidente de RENATA, de enero a diciembre del 2006. Le preguntamos, ¿cuáles fueron las principales acciones y retos al recibir esa naciente RENATA?

“Nuestro primer reto fue entender qué era RENATA, recuerdo que pensaba: aquí vamos, ahora, ¿esto para qué sirve? No fue fácil, la red es más que simplemente conectividad.  

Parte de la problemática es que las universidades no se habían empoderado de las redes, tal vez por desconocimiento, los investigadores no la sabían explotar. Entonces ese primer año, nos dedicamos a entender a las universidades y ver cómo potenciar su acción con el uso de la red. Evidenciamos que hay muchas luchas internas, hay que ir mucho más allá del poder, no es fácil el trabajo interinstitucional.

En algún tiempo, el Poli y otras universidades dejábamos los equipos de cómputo prendidos en las noches para que otros en la red pudieran utilizar la capacidad de cómputo.

Con RENATA hay que hacer cosas de impacto en la comunidad, cosas que sean masivas”.

¿Cuáles son las recomendaciones para fomentar el trabajo colaborativo?

Primero, un tema clave es que, sea la red que sea, depende es de las personas. Y eso no se puede olvidar. Puedes tener una red tecnológica de primera, pero si tú no logras que los usuarios que están en la red tengan una relación de personas, es muy difícil que la red funcione, se necesita ser amigo. Es como un equipo de fútbol, si entre los jugadores no se hablan y son amigos, eso no funciona. Para la red, es clave que exista una relación personal de los que están allí, para poder generar ideas, para sentirse que son parte de una comunidad, que pueden desarrollar cosas y que pueden dejar de lado el egoísmo o la predisposición. Tener esa relación es muy importante en una red de estas características, porque o si no, se vuelve algo frío e individual. 

Segundo, que a las reuniones siempre vayan las personas que son, no mandar representantes o personas descontextualizadas, es la forma de avanzar y de mantener esas relaciones con las personas.

Tercero, hay que tener victorias tempranas. Hay que mostrar impactos concretos y directos, cosas que se entiendan y sean prácticas, y que beneficien a la comunidad.

¿Cuál es el futuro de la investigación en Colombia?

A esta pregunta, Fernando nos responde con otra pregunta y reflexión que é mismo contesta:

“¿Cuál es la investigación que necesita el país? Yo opino que es una investigación aplicada. El país lo que necesita es que se desarrollen investigaciones muy aplicadas a las necesidades de nuestras regiones, hay que ver proyectos concretos que tengan impacto en las realidades de Colombia.

El tema de las revistas indexadas y los artículos de investigación, con miles de estos artículos publicados y muchos doctores graduados, es algo a lo que no le estoy viendo un resultado concreto. Yo me sueño con algo más práctico, por lo pragmático que he sido y la formación que tengo, cosas concretas que se usen y que tengan una aplicación en el mejoramiento de alguna calidad de vida.

Mira por ejemplo, nuestros estudiantes virtuales van a ser en el futuro unos generadores de avances, porque en su formación virtual desarrollan su autonomía, aprenden a aprender solos, a investigar y a indagar, y eso le va generando unas competencias muy interesantes. Además, estando ellos en las regiones, en la realidad de Colombia, tienen muchas problemáticas y por ende, muchas oportunidades de reflexión que les permiten desarrollar temas, puede que no bajo los pasos estrictos de un proceso de investigación científica, pero con resultados aplicables y que solucionen ciertas problemáticas a las que sus comunidades se enfrentan. Yo me imagino una ciencia que llegue a ese tipo de soluciones”.

¿Cómo las NREN como RENATA, son indispensables para el desarrollo de los países?

“RENATA es clave para que los países tengan unas estructuras que le permitan a organizaciones como las nuestra, tener caminos por donde transitar y seguir. Necesitamos es que sea más fuerte, que se desarrollen esas investigaciones y acciones prácticas, y que se lideren, por ejemplo, esas negociaciones a escala para licenciamientos”.

Fernando Dávila es Rector de una gran universidad colombiana, bloguero de El Tiempo, twittero, ¿qué más hace, cuáles son tus hobbies?

“Mi hobbie era jugar fútbol, ahora me toca verlo no más. Tengo mi familia, mis tres hijos, llevamos 36 años de casado con mi señora.

Hay un tema que me apasiona que es la información, para mí es algo que me llena y no me importa si me pagan o no, por eso tengo mi canal de Youtube. El día que me retire, seguiré con mi canal y aportando mis conocimientos y opiniones”.

Nos despedimos de Fernando, agradeciendo su tiempo, sus anécdotas y sus francas, diferentes e interesantes posiciones, su visión. Seguimos evaluándonos, aprendiendo y mejorando. Con RENATA tenemos mil oportunidades para crear y ejecutar proyectos. Aprovecharemos todo lo aquí charlado para que sigamos creciendo y propiciando, desde nuestro quehacer, esos proyectos y actividades sobre la red, y que tengan mayor impacto en la realidad nacional.

Los invitamos a seguir los canales digitales de Fernando Dávila, y compartir también con él en sus canales sociales:

Blog EL TIEMPO “Voces de la Academia”: http://blogs.eltiempo.com/desde-la-academia/

Youtube: https://www.youtube.com/user/fdavilaldg

Twitter: @FDavilaL

¡Nos vemos en un próximo #VisionariosRENATA!

Compartir este artículo

Fecha de publicación: 18 Mayo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *