Arriba
Logo

#VisionariosRENATA: Felipe César Londoño, Rector de la Universidad del Caldas

image_pdfimage_print

Por Claudia Berbeo

¡Hola, amigos lectores y seguidores de esta serie de entrevistas de #VisionariosRENATA!

En esta oportunidad les compartimos la conversación que tuvimos con Felipe César Londoño, actual Rector de la Universidad de Caldas, un profesional con un amplio e interesante recorrido por el mundo académico. Fue Director del Doctorado en Diseño y Creación de la misma universidad, y director del Festival Internacional de la Imagen, entre otros cargos de impacto en la comunidad académica nacional e internacional. Además, ha realizado muchas investigaciones relacionadas con el mundo de las tecnologías y las artes, lo que se denomina las Humanidades Digitales, y ha publicado varios libros.

Con todo este impresionante recorrido, Felipe César es una persona abierta y conversadora, muy amable y generosa al compartir sus conocimientos, con una visión clara y entendible, y quién disfruta mucho salir a montar bicicleta con su esposa.

Señor Rector, ¿qué son las humanidades digitales y cómo una red como RENATA puede aportar a sus objetivos?

“Las humanidades digitales se conciben como un campo de estudio que profundiza la relación de las ciencias humanas con las tecnologías. Es necesario que, los procesos y proyectos que se están llevando a cabo en diferentes universidades en el mundo tengan visiones integrales  para que funcionen.

El conocimiento científico sobre problemas como, por ejemplo, los relacionados con el medio ambiente, puede ser muy vano y no tener un impacto claro sino está acompañado de estrategias y de comunicaciones en donde se pueda transmitir, informar y convencer a la población sobre lo que está sucediendo.

Esta visión integral permite observar nuevos métodos como la realidad aumentada, la visualización de datos, la inteligencia artificial, las cartografías digitales, la minería de datos, toda una serie de instrumentos, que se convierten en diferentes modelos de abordar las problemáticas y que pueden generar resultados muy precisos pero que siempre se basan en un concepto de interdisciplinariedad.

En este sentido, RENATA es una red que propicia esos encuentros. Hemos venido trabajando en la Universidad del Caldas, en temas en donde conectamos a través de la red de alta velocidad, a ingenieros con músicos, con científicos, con biólogos, en temas diversos y en diferentes lugares del mundo. Hemos realizado unos eventos con personas en Brasil, con científicos en Nueva York, en España, en París, estamos multiplicando nuestras redes. Tenemos muchos ejemplos en donde utilizamos las tecnologías y las redes para facilitar la comunicación entre científicos de diferentes áreas y diferentes lugares del mundo, concentrados todos y pensando en la solución de un problema en específico”.

¿Cómo se imagina el futuro de la investigación en Colombia?

“Estamos proponiendo una nueva política de investigación que hoy se está debatiendo en las comunidades académicas, y que tiene varios principios como la integralidad y el manejo ético de la información, pero además, tiene la visión del uso abierto del conocimiento.

La investigación está muy vinculada a redes donde los científicos estén dialogando con la comunidad y trabajando con las perspectivas de los datos abiertos. Yo considero que el conocimiento que se genera en una institución pública, debe ser también conocimiento público.

Las patentes son importantes, pero la información y el conocimiento no pueden definirse como una propiedad privada sino al contrario, todos los avances tienen que permitir que muchos los retomen para que, con base en ellos, se puedan llegar a nuevos conocimientos. Las redes de alta velocidad nos facilitan que haya repositorios digitales donde la gente pueda acceder a buscar información de manera libre y abierta, protegida claro que sí, con derechos como los Creative Commons, pero que permita la reutilización y visualización permanente de esos datos sin que existan restricciones para su uso. Al menos como institución pública que somos, nos interesa mucho fomentar la utilización de las redes abiertas de información.

Me imagino una investigación en el futuro que permita esa interacción entre los investigadores, no solo de una misma universidad sino entre otras instituciones de Colombia y del mundo, y que permita generar ese enriquecimiento de lo que se está investigando, trabajando en inteligencia colectiva, pues sin lugar a dudas, así se mejoran y cualifican esos posibles descubrimientos y avances de la ciencia”.

Y precisamente hablando de inteligencia colectiva, ¿cómo podemos fomentar el trabajo colaborativo interinstitucional?

“Hay un movimiento en todo el mundo que le está apostando al pensamiento del trabajo colaborativo, a las estrategias de construcción colectiva de conocimiento, y es consecuencia precisamente de las redes y las tecnologías que nos permiten estar interconectados a todo momento.

Estamos pasando de una etapa de un conocimiento generado en laboratorios exclusivos y cerrados, a conocimiento distribuido, donde hay interacción y rapidez de acceso a gran cantidad de información. Nuestros procesos de investigación avanzan más rápido cuando realmente regeneramos interacciones con otras comunidades académicas.

Esto nos lo exige la comunidad académica, ya los estudiantes lo exigen de manera permanente. Ellos buscan que se den, no las clases tradicionales, sino las clases donde los docentes estén conectados y estén conectando a los estudiantes a redes académicas internacionales, para abordar problemas por ejemplo de física, de biología, de salud y diseño de arte. La era en la que el profesor replicaba una clase a partir de un cuaderno, aún existe pero tiende a desaparecer. Así está sucediendo en el mundo y en nuestras aulas vemos a los estudiantes con ese afán de conocimiento, estudiantes que no se limitan a los libros sino que buscan referencias en otros autores, y eso enriquece mucho su formación en pregrados y posgrados, pero también enriquece la cultura de la investigación”.

¿Qué tipo de competencias y actitudes desde la academia, necesitamos para que se pueda aprovechar una herramienta tecnológica con el poder que tiene RENATA, para precisamente enriquecer esos procesos de formación y la cultura de la investigación?

“Esto requiere un cambio cultural, se necesita que los profesores hablen nuevos lenguajes, se necesitan cambios disruptivos en las metodologías de enseñanza. Lo que pasa es que es un proceso que va acompañado de una dinámica en donde los estudiantes ya están inmersos cuando, por ejemplo, consultan temas permanentes a través de sus móviles o hacen sus tareas a través de navegaciones de las redes. Todo ello nos obliga a revisar nuevos modelos con perspectivas disruptivas. Y esto implica un cambio en las competencias por parte de los profesores y de los estudiantes, hay que tener unos mínimos para saber cómo abordar estas nuevas posibilidades que nos presentan hoy las tecnologías para acceder a sistemas de información y conocimiento muy precisos.

Las universidades tenemos esa responsabilidad, y redes como RENATA nos están propiciando el que las utilicemos con esta perspectiva. No hacemos nada si tenemos profesores pasivos frente a la utilización de estas redes y de tecnología, la actitud con la que adoptemos la utilización de esos medios, es lo que realmente nos va a posibilitar esos cambios de la cultura, del abordaje de los procesos de formación y del desarrollo de la investigación”.

Por supuesto, no podíamos cerrar sin uno de nuestros sellos en estas entrevistas, y es hablar un poco de los gustos de nuestros visionarios.

Señor Rector, ¿cuál es su película favorita?

“Me parecen maravillosas las películas de los años 70s, de Michelangelo Antonioni. La Noche  es una película fantástica. Pero tengo varias películas favoritas, por ejemplo, de las últimas, me gusta mucho Blade Runner de Riddley Scott”.

¿Y cuál es su libro favorito?

“Tengo muchos libros favoritos también, pero hay uno al que le tengo especial afecto por temas personales, y es Rayuela de Julio Cortázar”.

Que conversación tan interesante, mucho conocimiento, experiencia y humanidad. Muchas gracias Señor Rector, ¡y que nuestros visionarios sigan inspirando el mundo!

Compartir este artículo

Fecha de publicación: 27 Marzo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *