» #VisionariosRENATA: Doctor Jorge Reynolds Pombo, colombiano e inventor del marcapasos
Arriba
Logo

#VisionariosRENATA: Doctor Jorge Reynolds Pombo, colombiano e inventor del marcapasos

image_pdfimage_print

Por: Claudia Berbeo

¡Hola queridos amigos! En esta edición de #VisionariosRENATA, queremos compartirles una conversación que tuvimos el honor de realizar con el Doctor Jorge Reynolds Pombo, colombiano, orgullosamente inventor del primer marcapasos que se hizo en el mundo, y que se le puso a un paciente. ¡Qué conversación! Este fue un espacio para conocer su visión para inspirar y reflexionar sobre la investigación en Colombia.

A esta entrevista nos acompañó Luz Miriam Díaz, nuestra Directora Ejecutiva, a quien el Doctor Reynolds también “entrevistó” acerca del estado de RENATA y las oportunidades que la red ofrece para potenciar las investigaciones científicas del país.

El Doctor Jorge Reynolds creció entre condensadores, resistencias, entre radios, gracias a la profesión y los conocimientos de su señor padre. Desde pequeño le encantó experimentar con elementos y juguetes tecnológicos. Vivió la invención del transistor, la cual cambió el mundo y sus dimensiones. Luego, la de los teléfonos celulares, la nanotecnología, las impresoras 3D, los drones. Y de todos estos inventos, él crea oportunidades, los transforma en herramientas que solucionan una necesidad. Estudió el corazón de las ballenas, creó el nanomarcapasos que ya no necesita pila porque se alimenta de la energía que genera la misma contracción del corazón y que está conectado al celular del médico, creó un nuevo fonendoscopio que analiza información, está trabajando en un dron para emergencias cardiológicas, y muchos proyectos más. Es un impresionante visionario de la tecnología y su uso más delicado, y uno de las personas más Geek que conozco. Le preguntamos al Dr. Reynolds, ¿cómo hace usted para estar tan al día de la tecnología y qué lo inspira a ser tan creativo?

“Yo me levanto más o menos a las 4:00 a.m. y estoy de una hora a hora y media, mirando qué hay en el mundo de tecnología que me pueda interesar. Luego, dos personas me seleccionan, filtran y profundizan en la información que más me interesa. Yo doy entre dos a tres conferencias semanales en diferentes partes. Por una conferencia, yo viajo a Europa un día y vuelvo. Yo ya no hago turismo, pero todavía, a los 83 años, me puedo mover. Todo esto lo hago sin ayuda del Gobierno ni de Colombia, todo lo consigo por fuera. En Colombia no hay cómo hacer cosas grandes, la gente no entiende. Estoy dedicado parte a docencia, a conferencias, y a unos 4 o 5 proyectos que están funcionando con mis estudiantes”.

Usted dice que fue mal estudiante en el Colegio, que era un desastre, estuvo en 7 colegios por diferentes circunstancias. Usted armaba y desarmaba radios, y hacia cosas que según la época no le correspondían a un niño. Y esta rebeldía le funcionó muy bien porque usted, no sólo inventó el marcapasos, ¡sino que además lo hizo a los 21 años de edad! ¿Qué necesitamos en la educación, para que haya más niños que hagan cosas que no les corresponden según la época?

“En el colegio me rechazaban, me decía que yo estaba jugando porque esas cosas (yo armaba radios de galena) no se entendían en ese tiempo, me decían: “usted tiene que estudiar”.

Yo hago muchas cosas con niños. Les enseño que tienen un corazón y desde pequeños tienen que cuidarlo, haciendo ejercicio, comiendo de forma nutritiva. El corazón es un sistema eléctrico. La comida que injerimos tiene sodio, potasio, calcio, crean la electricidad para el funcionamiento del corazón y del cerebro. Se les entrega un plátano, un huevo duro y un limón, y con las cáscaras de los tres, que son los que producen la energía eléctrica. Entonces con un mortero los machacamos todos y le ponemos un voltímetro, y así se les muestra cómo estos elementos producen electricidad, esta electricidad es la que le da la energía al corazón y al cerebro”.

Dr. Reynolds, usted trabajó 27 años con las ballenas jorobadas desarrollando tecnología en beneficio humano, aprovechando las similitudes del funcionamiento de ambos corazones, dado que son corazones mamíferos, así como creando arte con el canto de las ballenas. Ha trabajado 18 años en el nanomarcapasos. ¿Cree usted que la paciencia y la disciplina, son cualidades presente en los investigadores colombianos?

“Sí, hay que planear un proyecto pero uno tiene que ser lo suficientemente elástico porque durante un proyecto de investigación los parámetros pueden cambiar. En Colombia se hacen “cositas con platicas”, todo en diminutivo. Para hacer cosas grandes hay que trabajar con Estados Unidos o Europa. Claro que hay que reconocer el inmenso apoyo de la Armada Nacional para toda la investigación con las ballenas.

Hemos hecho cosas, inclusive no muy costosas, con el Gobierno Americano, con Franceses, Ingleses, pero en Colombia, poco se ha podido. Uno tiene que tener por lo menos cinco o seis proyectos en desarrollo para que salgan dos o tres”.

En RENATA estamos convencidos del potencial del trabajo colaborativo, y ese es precisamente uno de los pilares de nuestra labor. Usted tiene un grupo interdisciplinario en la Clínica Shaio, pero además en sus proyectos usted trabaja con diferentes universidades y centros de investigación, con entidades del Gobierno, con otros países. Dr. Reynolds, ¿cuál es la clave para que todos estos actores trabajen juntos, motivados, coordinados, aportando su conocimiento y construyendo en equipo?

“Hoy en día hay que entender que todo es interdisciplinario. Antes los médicos iban por un lado, los abogados por otro, los ingenieros por otro, los artistas por otro. No, hoy hay que formar grupos interdisciplinarios, y por supuesto para hacer desarrollos verdaderos hay que planificar las cosas con tiempo y tener la plata para hacerlos.

Los productos de esas investigaciones normalmente son videos y publicaciones científicas, aunque no soy tan partidario de las publicaciones científicas, hay que hacerlo porque es una condición, pero yo creo que las publicaciones en revistas científicas ya no son tan importantes porque los medios de difusión ya son diferentes. Tengo magníficas relaciones con National Geographic, Discovery Channels, la BBC, y con ellos hacemos varios programas”.

RENATA es la red nacional de investigación y educación de Colombia. Tenemos una infraestructura de tecnología avanzada y unos servicios que permiten conectarse con miles de científicos en el mundo, acceder a recursos compartidos como la computación de alto rendimiento, la interconexión de laboratorios, las simulaciones, la telepresencia, acceder a datos y a repositorios entre muchos beneficios más. ¿Cómo pueden aprovechar los científicos de nuestro país estos elementos a los que pueden acceder a través de RENATA?

“Bueno, es que los sistemas virtuales son los que se imponen hoy en día. Las revistas y otros medios de difusión de la ciencia y la tecnología siguen vigente pero a la juventud ya no les gusta leer revistas. Aunque seguimos promoviendo la lectura, las nuevas generaciones van es a lo virtual, todos con su celular. La gente del milenio que ya van a ser personas profesionales, van a actuar totalmente diferente, ellos vienen con un manejo de la información diferente a lo que tenemos. Por todo lo que es y significa, RENATA es importantísima.

¿Cómo le gustaría que fuera el futuro de la investigación en Colombia?

Podemos saber más o menos que va a pasar en cinco años. Saber qué pasará en 10 años es casi imposible, lo que sí sabemos es que el mundo va a ser muy diferente, mejor, no lo sé, pero sí va a ser muy diferente. Sería muy complicado no adaptarse o ser indiferente a esos cambios, o tratar de forzar las cosas a como nos las enseñaron.

Lo que sí es cierto es que hay estudios que demuestran que ha ido aumentando la longevidad de las personas. Para el año 2035 el promedio de vida estará en los 100 años.

El manejo del estrés de la juventud es diferente al que hacemos nosotros. A nosotros nos provoca angustia, la juventud lo toma diferente. Son mucho más retraídos de expresar su propio estrés. Yo tengo muy buenas relaciones con mis estudiantes, uno debe tratar de darles un consejo, no tratar de imponerle.

Uno tiene que entender que los niños de hoy en día, los investigadores del futuro, tienen una estructura cerebral diferente, y eso lo hemos hablado con Rodolfo Llinás, con quien somos cercanos. Son niños que nacieron en un medio diferente, las partes evolutivas del cerebro han ido cambiando fuertemente en los últimos 30, 40 años. Son personas que piensan y actúan diferente. La evolución no se sabe si se aceleró o atrasó, pero de que cambió, cambió.

¿Cuáles son sus hobbies?

Mi hobbie es el corazón.

 También me gusta hablar con la juventud, oírlos, tratar de entenderlos, no los entiendo completamente pero trato de hacerlo y que de ese entendimiento salga algo racional, nunca como una represión a lo que hacen sino como una posible orientación a su futuro”.

Sabemos que esta respuesta está publicada en viarios medios, pero no queríamos dejar pasar la oportunidad de emocionarnos con su relato. Dr. Reynolds, ¿cómo se le ocurrió el marcapasos?

Ya son 60 años de la creación del marcapasos y ese primer implante al sacerdote ecuatoriano. Usted se fue a estudiar a Londres y luego volvió y se quedó en Colombia. Usted ha impactado la educación médica, en ingeniería, en física, química y en matemáticas. Usted ha salvado a 80 millones de vidas, y sigue trabajando para beneficiar a los demás. ¿Qué consejo les da a los investigadores en Colombia?

Que estudien, que si tienen ideas las traten de volver reales, que consulten con las personas que les pueden dar un consejo y que no paren, lleven adelante esas ideas y vuélvanlas una realidad.

Yo escribí un libro que se llama “La ingeniería del corazón”, he escrito más o menos 70 libros. La cardiología hay que convertirla en una profesión completa por la complejidad del corazón. Yo cada día aprendo que sé menos.

Hay que aprender y estudiar toda la vida”.

Al final de la entrevista, el Dr. Reynolds nos presentó a su equipo de trabajo, estudiantes que se le acercaron en algún momento para pedirle guía con proyectos de tesis, y han llamado su atención. Además de su trabajo científico, Reynolds prepara a estos jóvenes para un futuro real, para aterrizar proyectos, buscar financiaciones y les muestra cómo es que funciona la investigación en Colombia y alrededor del mundo. Muy orgullosos de sus avances, nos cuentan, por ejemplo, que tienen un aplicativo donde modelan un corazón virtual, no es un corazón artístico, este está basado en un corazón real, fiel a la anatomía de un paciente sano”, nos explican. El laboratorio de estos jóvenes está lleno de resistencias, diodos, transistores y demás elementos electrónicos. Esto es desarrollo de la ingeniería pura al servicio de la vida humana.

El tiempo que nos concedió para esta entrevista el Dr. Reynolds, fue generoso, valioso y de calidad. Queremos a continuación destacar algunos puntos de su visión y nuestra conversación:

  • En Colombia sí se pueden hacer cosas, pero cosas pequeñas. Algunos recursos no son necesariamente en dinero sino en espacios y acciones que otros aportan. Hay que ser recursivos y creativos para ser eficientes con los recursos.
  • Para hacer cosas grandes, hay que buscar financiación internacional.
  • El trabajo interdisciplinario es un default, ninguna disciplina tendrá éxito si trabaja sola.
  • El trabajo interinstitucional no tiene discusión, hoy no hay límites en las posibilidades de la colaboración científica y académica.
  • Se pueden hacer cosas interesantes con gran impacto comunicativo, solo hay que usar la creatividad y los recursos existentes.
  • En investigación, la difusión de los procesos, actividades y resultados es clave, hay que contar lo que se hace, visibilizar acciones, porque así no solo nos quedamos con resultados conocidos dentro de la comunidad académica, sino que le demostramos al mundo y hacemos común el pensamiento de, que la ciencia es importante y que hay que invertir en ella si queremos salir del subdesarrollo.
  • En Colombia hay mucho talento y creatividad científica que necesita potenciarse, para que no llegue a una empresa y se pierda en actividades operativas.
  • Estar en Colombia es bueno, no es fácil, pero no es imperativo. Puede que mentes brillantes hagan más por Colombia estando afuera y ayudando a nuestro país, que estando aquí luchando por conseguir recursos.
  • Vale la pena salirse de lo tradicional, no hacer lo que el mundo tiene estandarizado.
  • Compartir el conocimiento y los aprendizajes con los niños y jóvenes, es también una forma de construir y aportar al futuro del país.
  • Una mente activa e inspiradora, es un corazón latiendo.

El Dr. Reynolds tiene un sello y una visión muy particular en cada una de sus respuestas. El trabajo con su equipo de estudiantes es tan enriquecedor para ellos como para él. Él dice que eso de asociar el corazón con los sentimientos y el amor, es más romántico que científico, que es más lógico si fuera con el cerebro, que es el que nos hace humanos. No obstante, su calidez, su espontaneidad, la facilidad con la que siempre enlaza sus respuestas a las juventudes, a la niñez y las nuevas generaciones, ese “amor” y pasión por el corazón, contrastan con ese científico de resultados, que logra las cosas y desarrolla proyectos de impacto, grandes, medianos o pequeños pero todos de impacto, “hacer cosas bonitas” como él le llama.

Jorge Reynolds Pombo, gran científico colombiano con importantísimos méritos y reconocimientos académicos, pero también, un maravilloso ser humano con un gran corazón.

Nuestro reto en RENATA, tal como le expresó nuestra Directora Ejecutiva, Luz Miriam Díaz al Dr. Reynolds y su equipo:

Es ver cómo conectamos el mundo desde estas iniciativas, porque somos una red de educación e investigación. Tenemos unos quehaceres, somos un escenario tecnológico, tenemos repositorios, generamos visualización, identificamos temas y fondos, hay diferentes iniciativas, y también desde nuestra infraestructura tecnológica, que hace cosas cómo correr gran volumen de datos que no se logran correr con un Internet normal. RENATA está hecha para esto, son los académicos, los científicos y los investigadores los que le dan la sentido a la red”.

Gracias Dr. Reynolds por su tiempo y por compartir tantas experiencias, es usted un inspirador para muchas personas en el mundo. Gracias queridos lectores por estar allí y utilizar nuestros canales para conectarse, documentarse e involucrarse en el desarrollo del país.

¡Hasta un próximo #VisionariosRENATA!

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *