Arriba
Logo

#VisionariosRENATA: Delma Rodríguez, directora de Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay

image_pdfimage_print

 

Por: Claudia María Acosta P.

Estimados lectores de #VisionariosRENATA:

En esta oportunidad les compartimos la entrevista que le hicimos a la entusiasta por la creación de contenidos culturales y una de las personas que más disfruta trabajar de manera colaborativa en la región, ella es: Delma Rodriguez Morales, directora de Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay.

Delma Rodríguez, de origen uruguayo, es tal vez, una de las personas más cercanas a RENATA y con la que hemos tenido la oportunidad de colaborar en varios proyectos que se desarrollan en Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay.

Organizó su primera videoconferencia en 2002 y fue por satélite, multipunto con 14 nodos conectando varias provincias de Uruguay en un congreso educativo en forma distribuida. Desde entonces, nunca ha dejado de producir, organizar y crear contenidos culturales y educativos de forma remota y presencial a través de las redes avanzadas de Uruguay y de otros países de América, Europa occidental, Australia y también el Observatorio IceCube en la Antártida.

Sus propios intereses y acciones la llevaron a capacitarse en varios campos con base multidisciplinar. Con dos títulos de grado en educación, como Licenciatura en Ciencias de la Educación (opción investigación) en la Universidad de la República y el Título de Profesorado en Comunicación Visual (ANEP, Administración Nacional de Educación Pública). También obtuvo posgrados en Maestría en Artes Visuales y Educación (Maestría interinstitucional con la Universidad de Barcelona, Universidad de Granada y la Universidad de Girona), Diplomado en Ciencias Sociales titulado “Educación, Imágenes y Medios de Comunicación” en FLaCSo en Buenos Aires y Programa de Posgrado en Artes Mediales (Universidad Nacional de Córdoba en Argentina, Universidad de Chile, Universidad de Caldas y MECAD en España). Además de un Máster “Procesos Educativos Mediados por Tecnología” (proyecto de tesis en curso) en la Universidad Nacional de Córdoba.

Actualmente, Delma es la directora de Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay, desde 2011 hasta la fecha. Diseñó el proyecto por el cual Uruguay se convirtió en un nuevo nodo oficial de Anilla, donde la propuesta como objetivo principal  crear, acceder y democratizar contenidos de calidad en arte, ciencia, tecnología y sociedad en redes de Internet avanzadas locales y globales.

Por ejemplo: “Uruguay visita el CERN”, “Amigos de la red del CERN en LATAM”, “(Neutrinos y +), conexión con ALMA, conciertos experimentales y otros desde el Auditorio Nacional, “Artes Escénicas y redes avanzadas en LAC”, Museografía en red, entre otros.  En Anilla Uruguay durante estos años han participado más de 20 mil personas en forma directa e integrado muchas instituciones como universidades, centros culturales, escuelas, liceos, auditorios, museos, etc. De esta manera, Anilla Cultural en Uruguay ha permitido una participación directa entre diversos públicos junto con especialistas. En este marco, ha coordinado actividades y proyectos entre varios países de América, Europa occidental, Australia, la Antártida, etc. Alcanzando en algunas sesiones hasta sesenta nodos conectados simultáneamente.

Fue seleccionada para cursar el “Programa Formación de líderes para la nueva generación de Internet” 2014 en ISOC Internet Society. En 2015, organizó varias sesiones por videoconferencia para promover e involucrar a nuevas audiencias en GI Gobernanza de Internet. Muchos referentes importantes en GI en LAC y Europa participaron en estas conferencias. Por ejemplo: Rodrigo de la Parra Vicepresidente de ICANN, Sebastián Bellagamba CEO de ISOC-LATAM, Shernon Osepa ISOC, Alejandro Pisanty ICANN ISOC y UNAM, Olga Cavalli SSIG ICANN e ISOC, Cristina Monti y Christer Hammarlund (Comisión Europea), entre otros.

Debido a su trabajo en educación y museos, fue convocada por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay para integrar Comité Técnico Iberoamericano para el Premio en Educación y Museos (Unidad Técnica de Ibermuseos en Brasilia), en sus ediciones 2010, 2011, 2013 y 2014.

En 2012, fue partner (World Event Young Artists), una organización británica que convocó la primera reunión mundial de jóvenes artistas que se realizó en el marco de los Juegos Olímpicos Culturales, que acompañaron a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. 12 jóvenes artistas uruguayos viajaron a las Olimpiadas representando a Uruguay en diversas áreas artísticas como artes visuales, nuevos medios, teatro, fotografía, música, robótica, etc.

Obtuvo fondos para desarrollar proyectos culturales de investigación e intervención, tales como: Proyecto InfoArt 2008 (Consejo Nacional de Educación Pública en el Consejo de Formación Docente de Uruguay); MuRe 2017 Museografía en red Proyecto seleccionado por el Fondo Concursable para la Cultura en el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay.

Fue investigadora del proyecto “Práctica pedagógica en entornos de aprendizaje innovadores” 2011-2013, financiado por la Organización de Estados Iberoamericanos, el Consejo del Condado de A Coruña en España y el Consejo de Formación Docente de Uruguay.

Desde 2005 hasta la fecha, ha trabajado como docente en la formación de grado, tales como: cursos Teoría de la imagen y Teoría de las artes visuales y desde 2017, también ha impartido clases de Historia y Teoría de la Danza en el Instituto de Profesores “Artigas” de Montevideo.

Ha sido invitada para dar conferencias, charlas y talleres sobre temas de educación, cultura y TIC en diversos países como en: Cumbres Sociales del MercoSur en Foz de Iguazú (2010), Asunción (2011) y Mendoza (2012), Museo de Arte Contemporáneo de Chile, MUAC Museo de Arte Contemporáneo de UNAM en México, Reunión Red CUDI (2015), Reunión Red RENATA y Red RUMBO en Bogotá (2015), Conferencias TICAL de Directores de TI en Latinoamérica (2013, 2016, 2017), IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno y Universidad de Valencia (2016), NWS New World Symphony (2018), Kunsthistorisches Museum en Viena (2018), entre otros.

Y luego de su presentación, procedemos a conocer su percepción acerca de las redes nacionales de investigación y educación:

¿Por qué para Anilla Cultural es muy importante pertenecer a la red académica mundial?

Anilla Cultural nació en Cataluña, hace más de 10 años y siempre estuvo asociada a las redes académicas del gobierno catalán, por consiguiente español, europeo y mundial. Además, desde su origen fue una integración de redes tanto académicas, así como de empresas telefónicas que generaron infraestructura en aquellas instituciones que no eran estrictamente académicas o que fue necesario expandir la infraestructura de red tanto a localidades pequeñas o en sitios culturales de Barcelona generando una auténtica integración de red tecnológica y humana. En esta articulación la fundación i2cat con Artur Serra tuvo un rol importante y posteriormente con la expansión de la Anilla a Iberoamérica nuestros referentes más cercanos están en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, CCCB, con Juan Insua. Aprendimos mucho del trabajo interdisciplinar en red y seguimos aprendiendo para intentar brindar innovación en la articulación de cultura y educación en internet avanzado.

¿Por qué a la Anilla le sirve la red nacional de investigación y educación?

Anilla Cultural es una red de co-creación, producción, investigación e innovación en el ámbito cultural y educativo en internet avanzado. Unido a esto se encuentra la colaboración como una de las claves para la co-creación. En la intersección de infraestructura y contenidos son las redes nacionales de investigación y educación un aliado natural, donde desde mi percepción hay un diálogo e interacción de trabajo mutuo entre la Anilla y diversas redes nacionales en escala local, regional y global.

¿Cuáles son los principales proyectos que Anilla desarrolla utilizado la red académica?

El perfil para el trabajo cultural y educativo en un forma descentralizada e integrada en la Anilla de Uruguay, ha permitido generar proyectos de colaboración en arte, ciencia, tecnología y sociedad entre la región latinoamericana y europea, donde también EE.UU. se ha involucrado, junto a otros.

La red Amigos del CERN es un ejemplo, si bien es una red de divulgación en física de partículas, también ha tenido varios resultados de propuestas en la intersección multidisciplinar como por ejemplo el proyecto CognoVisual. A partir de propuestas online de la Red de Amigos del CERN, la profesora Luisa Macías de la Universidad del Valle (Colombia), elaboró un proyecto de colaboración (CognoVisual) con sus estudiantes de diseño para generar afiches online con un importante desarrollo de la comunicación visual en función de la divulgación científica en la física de partículas y de diversos temas científicos. Esos más de 50 afiches (la producción sigue) fueron corregidos en contenidos específicos por científicos colombianos y luego pasaron a otra revisión por científicos del CERN.

Por la calidad de los trabajos desde Anilla hicimos el nexo para que se pudieran difundir y una red europea de física van a traducirlos del español a los diferentes idiomas de UE, en esta colaboración también participará el Departamento de Traductorado de la Universidad de la República en Uruguay. Ese es un ejemplo de calidad en la visualidad de los afiches y en su contenido con base en el trabajo de colaboración y co-creación.

Otra línea que estamos impulsando es la red de “Artes Escénicas”, hemos tenido las conferencias de Justin Trieger de la New World Symphony y Tom Gorman con el proyecto de Telepresencia y teatro. Vamos a seguir más intensamente con capacitación y proyectos de co-creación.

Hay otros proyectos que son bianuales desde el 2012 como el Congreso online de Educación y Nuevos Medios, donde se van trabajando diferentes temáticas clave en la intersección educativa y medial. Por ejemplo la realidad aumentada, interdisciplinariedad, entre otros.

Un proyecto que tuvo un muy positivo impacto es “MuRe, museografía en red”, tiene como objetivo la generación de un circuito expositivo en Internet, narrativas en torno a objetos patrimoniales, diálogos e interacciones en tiempo real con dichos objeto, donde sólo existe su muestra en conjunto a través de Internet avanzado. Los museos, centros culturales, instituciones y personas que participan no coexisten geográficamente, pero habitarán juntos el mismo espacio y tiempo virtual. Museografía en Red construye relatos, historias y narrativas entre los objetos y las personas en clave local y global. Además del trabajo que implicó generar las sesiones y la interacción visual atractiva en tiempo real, hubo una participación muy alta de países, comunidades y personas. De hecho Colombia fue el país, después de Uruguay que tuvo mayor participación con sedes en las 8 regiones de Colombia, más de 15 universidades participaron activamente. ¡Fue una experiencia que sirvió a todos en diferentes niveles!

Siempre apoyamos o desarrollamos propuestas donde grupos de personas colaboran fuertemente para beneficiar a otros en su formación educativa y crecimiento cultural en una forma sostenida e intensa. Aspecto no menor y remarcable. Un ejemplo significativo: a inicios del 2016 Red CUDI, de México, nos dio una solución tecnológica para un problema que teníamos que consistía en cómo desarrollar las interpretaciones simultáneas en diferentes idiomas. Este emergente surgió cuando hicimos la videoconferencia en el 2015 con IceCube el observatorio de neutrinos en la Antártida.

Si bien en ese momento se solucionó bien, precisábamos una modalidad que permitiera dar muchas posibilidades y sistematizar el trabajo. Entonces, a partir de esa solución se intensificaron las interpretaciones simultáneas a diferentes idiomas (español, inglés, portugués, quechua y kichwa), donde son los estudiantes los que se benefician con una práctica profesional de calidad. A su vez, se realiza una investigación educativa en ese contexto y permite que los contenidos de la Anilla tengan acceso a un público multicultural de diferentes continentes. La metodología de trabajo que se desarrolla desde Traductorado en UdelaR Uruguay está sustentada técnicamente por RAU (Red Académica Uruguaya) y diversas instituciones, permitiendo la integración a otras lenguas y comunidades como es el caso del quechua y kichwa en zonas de Perú y Ecuador, además del portugués  e inglés con carácter de integración regional y global respectivamente.

¿Cómo se puede hacer arte y cultura en red?

En primer lugar hay que mencionar la variedad de modalidades y formatos. Pienso que el desafío no es hacer, sino hacerlo con calidad, innovación y que cada acción tenga un sentido de mejora para la aldea global en la que vivimos.

Pueden existir conceptos fosilizados en hacer arte y cultura en redes avanzadas, donde de pronto se puede creer que hacer un streaming de una actividad es hacer arte y cultura en red. Quizás pueda ser una forma de acceso y habría que analizar de qué estamos hablando y cómo es el caso.

En lo personal, mi primera videoconferencia que organicé fue en el 2002 multipunto a 14 nodos vía satélite en Uruguay con un congreso de educación de todo el día y mis primeras transmisiones vía web fueron en el 2007 con una plataforma de Adobe Connect que me brindó el reseller para testear y realizar informes de usabilidad y mejora. Recuerdo que una de las primeras actividades fue realizar un taller online de creación de Imágenes 3D (anaglifos) con un laboratorio de visualización avanzada como expositores y con público presencial y online principalmente docentes y estudiantes.

Desde el inicio fue un esquema distribuido. Recuerdo haber hecho todo tipo de actividades explotando al máximo las posibilidades de esa herramienta y generando combinaciones de uso diferente. De hecho en el 2011 hicimos un grafiti colaborativo online y en red desde el Museo Blanes de Montevideo interviniendo digitalmente un cuadro emblemático en la identidad nacional de Uruguay, como es el Juramento de los 33 orientales. A su vez, esa intervención online-digital en el museo estaba vinculado a una obra de un artista en ese momento allí, Jorge Soto, que había generado un circuito cerrado con la cámaras del museo y ese mismo cuadro se proyectaba en otra sala, donde nosotros estábamos interviniendo digitalmente en un día pre-establecido. Ese fue un ejemplo de redes, co-creación, diálogos entre un artista contemporáneo, público interviniendo digitalmente presencial y online, obras legitimadas, imaginarios de identidad nacional, etc. y se hizo algo nuevo.

De ese caso salto en el tiempo al 2017,-entre medio hay muchos proyectos realizados-, con todo el desarrollo del proyecto “MuRe museografía en red”, cada una de las siete sesiones online en tiempo real tenía una trabajo de pre-producción muy grande dónde la creación de contenidos distribuidos iba de la mano de la tecnología apropiada sobre cómo mostrar. Aunque pareciera un continuo había bastante complejidad por detrás de “escena” en el producto final que veía el público presencial y online. Por ejemplo, se inauguró la primera sesión con Brian Mackern net artista en Montevideo y el Mamo Lorenzo en Bogotá en la sede de RENATA para mostrar qué era para ellos la idea de lo GloCal (global y local).

Otra sesión fue “Ancestros TIC”, una fiesta de las culturas ancestrales de Latinoamérica con danzas prehispánicas en México, una comunidad en Sicuani (Cusco, Perú) compartieron las festividad de las Semillas en honor a la Pachamama (la celebración estaba pasando en ese momento), artistas contemporáneos Sebastián Calfuqueo y Bernardo Oyarzún de origen mapuche desde el MAC en Chile, una composición de música electroacústica de Gonzalo Biffarella a partir de cantos wichís y el artista Fernando Foglino con su relevamiento 3D sobre “Los últimos charrúas” en Montevideo.

En medio de esto, estudiantes de profesorado en Comunicación Visual del IPA en Montevideo habían diseñado objetos artísticos de “semillas” que el público podía elegir a distancia y los estudiantes abrían el objeto-semilla que contenía un mensaje. Ese fue el caso del mensaje que le tocó a una niña peruana de una escuela primaria de Uruguay que participaba y le tocó la frase “Sembrar la memoria para que no crezca el olvido” usada por el poeta y performer Clemente Padín en la anterior sesión.

El impacto de esa acción en la niña hizo que le pidiera a la maestra participar en MuRe. Entonces le preparamos un espacio para que diera su testimonio en otra sesión de MuRe dedicada a los viajeros, sobre como niña inmigrante había viajado y conocía dos culturas diferentes como Perú y Uruguay. Esa fue la atmósfera de MuRe, compartida y co-creada.

Una síntesis de ejemplo de MuRe, entre arte, ciencia, tecnología fue el concierto y performance en red “Piano Cósmico Jam” al final de la última sesión online (tema “Las musas de MuRe”) estaba funcionando en vivo el Piano Cósmico que es un dispositivo inventado por dos científicos mexicanos que a partir de la detección de los rayos cósmicos que ingresan permanentemente a nuestro planeta y los convierte en sonido, en ese mismo momento estaban conectados desde Colombia (SensorLab), en Chile el colectivo de músicos y artistas visuales Tierra de Larry y en Montevideo Clemente Padín con su performance “Pan-Paz” junto con la performance de body painting e instalación de Paloma González Helguera. Durante 30 minutos aproximadamente se interactuó visualmente y sónicamente, alternando con filtros de imagen que intervenían lo que estaba pasando con los artistas. Así cerramos el primer ciclo de ese proyecto.

Para finalizar esta pregunta,-porque podría seguir con muchos ejemplos más-, quisiera retomar el concepto de acceso. Un proyecto muy interesante fue el que realizó el nodo de la Anilla de Chile en el Museo de Arte Contemporáneo, MAC,  que consiste en visitas guiadas a distancia, también conocido como “Diálogos a través de la ventana” han difundido las exposiciones del museo a lo largo de todo Chile, que no es menor en longitud territorial y complejidades geográficas.

En un formato de visita con guía, sobre todo estudiantes adolescentes interactúan en la apreciación sobre el arte contemporáneo. Como estamos en red, en esa propuesta nos invitaron varias veces a participar con público desde Uruguay. Recuerdo en una exposición de Luis Camnitzer en el MAC que la guía preguntó al público de Uruguay sobre unos objetos de uso cotidiano que estaban expuestos en un ready made, en particular había una caravana con un corazón de color verde, entonces la guía hizo el comentario que en general nosotros estábamos acostumbrados a distinguir formas relacionadas con colores específicos como puede ser la forma de corazón con el rojo y qué podían ellos pensar con respecto a ese corazón verde.

Muy espontáneamente un chica de 14 años del liceo de la ciudad de Carmelo le dice “Podemos interpretarlo como un corazón esperanzado, porque el verde se asocia a la esperanza a algo que va creciendo de a poco y puede llegar a más”.

Con estos ejemplos hay claves para  “hacer arte y cultura en red”. O sea, es acceso y la calidad del mismo. Hay diferentes construcciones de significado colectivo mediado tecnológicamente.

Esa experiencia de Chile nos permitió a nosotros en Uruguay acceder a un know how que luego transformamos en otras visitas guiadas como fue el caso del Museo Blanes (2014) donde un dron fuera y dentro del museo fue realizando el recorrido visual, además de otros componentes. También la visita guiada a distancia en el MNAV Museo Nacional de Artes Visuales (2015) de Montevideo con la exposición “Pintar es soñar” de Ignacio Iturria, con un relato propio a través de las diferentes salas del museo con la exposición, jugando con diversos puntos de vista y realidad aumentada.

Cito a Juan Insua del nodo de la Anilla en Barcelona, “Anilla Cultural es un proyecto promisorio, todos saben algo, no todos saben todo.”

¿Cómo ha sido la articulación con Colombia?

En la Anilla fundacional estuvo el Museo de Antioquia de Medellín, con quienes nosotros hicimos algunas acciones interesantes. Luego hemos tenido dos acciones en 2017 con SensorLab de la Universidad de Caldas. Esto en términos generales de la Anilla Cultural. Desde la Anilla en Uruguay a través de RENATA hemos integrado y generado proyectos con muchísimas universidades de Colombia en todas sus regiones. Este proceso ha sido bien valioso, porque han habido contenidos de todas las disciplinas en un diálogo muy fructífero. Por eso, entendimos que RENATA tenía que recibir el premio en E-cultura 2018 en el rubro de colaboración institucional porque ha sido una las redes académicas que más se ha destacado en el apoyo y colaboración con la Anilla, junto con Red CUDI en México, REUNA en Chile, RNP en Brasil, RAU en Uruguay y RedCLARA como la red de redes académicas de la región Latinoamericana.

También hubo un premio para Luisa Macías de la Universidad del Valle (e instituciones asociadas) por el importante desarrollo de co-creación y colaboración que mencionaba anteriormente. Además ese proyecto seguirá creciendo y expandiéndose. El ejemplo de Luisa es destacable como generación de trabajo en red, muy prolijo en las acciones colaborativas en la ponderación al trabajo de autor en su contribución al trabajo colaborativo y de co-creación. Porque muchas veces, se cree que el trabajo colaborativo es algo que hacen algunos y otros figuran por acciones muy mínimas. Es muy importante enseñar la ética y procedimientos del trabajo de co-creación en colaboración.

También me gustaría ser muy clara, no hay Anilla Cultural Colombia como tal, solamente existen los antecedentes que menciono y este trabajo que esperamos seguir consolidando.

¿Qué importancia le asigna al trabajo colaborativo utilizando las redes nacionales de investigación y educación?

La pregunta lo dice, la palabra clave es: colaboración. Todo desarrollo en este contexto a corto, mediano y largo plazo,- con poco o mucho presupuesto-, se sostiene en calidad con colaboración. Hay mucho para profundizar y afianzar en promover la cultura de colaboración.

¿Cuáles son los retos que tiene Anilla Cultural?

Estamos en un momento muy interesante, reconfigurando acciones futuras. Por nuestra parte ayudando a otros posibles nodos a iniciar los primeros pasos, como es el caso de FIOCruz en Brasil con Tania Araújo Jorge, entre otros países. En lo personal, cuando se inician este tipo de acciones de apoyo o pasaje de know how, en mí está el sentimiento de que otros nodos puedan ser igual o mejores de lo que hemos hecho hasta ahora.

¿Cómo cree que las redes nacionales de investigación y educación le aportan al desarrollo de los países y de la ciencia en la región?

Primero quisiera decir que se sabe poco y en eso debería haber más difusión tanto en el ámbito académico como fuera de este sobre el real aporte de las redes nacionales de investigación y educación (RNIE), el cual a mi entender es enorme.

Hablo de lo micro que le tocó puntualmente a Anilla con el proyecto MuRe, tuvimos el apoyo del fondo concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay, pero el proyecto tuvo tanta demanda e interés que creció 10 veces más de lo planificado. Si no hubiéramos tenidos el apoyo de varias redes nacionales, no hubiésemos podido hacer lo que se hizo, ni en calidad ni cobertura.

Voy a lo macro, que no compete a Anilla, pregunto, ¿la gente sabe que las redes académicas en especial Chile está desarrollando la infraestructura de red para un “bosque” de 300 telescopios en el 2030?, sigo preguntando ¿se sabe que la red académica en Brasil está generando internet para todo el Amazonas?. Sigo preguntando, ¿la gente sabe que la red académica mexicana está en la infraestructura de red de proyectos científicos destacados como HAWC? o que ¿Red CUDI ha sostenido técnicamente proyectos como MuRe para toda Latinoamérica?. Sigo preguntando, ¿la gente sabe que la red académica de Uruguay (que es muy pequeña comparada con las demás) y sus instituciones asociadas, sale desde su sede las principales interpretaciones simultáneas? no solamente para Latinoamérica, en la difusión de contenidos científicos y culturales de diferente índole. Sigo preguntando, ¿se sabe que la red académica de Colombia está en el top ten de las redes académicas mundiales?, con todo lo que ello significa.

La pregunta más posible de responder sería, no sé si la gente sabe, pero al menos lo debería saber el mundo académico. Yo estoy en contacto con mucha gente académica de la región y no se sabe.

¿Cuál considera que es el elemento clave para que las redes académicas sean exitosas?

Reitero la palabra clave “colaboración” y agrego en este sentido la importancia de profundizar la formación en la cultura de colaboración. Junto con la calidad del trabajo en red, he aprendido mucho en este sentido de las redes académicas y espero seguir creciendo con ellas.

¿Cuáles son sus hobbies y libros favoritos?

Me gusta hacer muchas cosas y por eso también tengo mucho hobbies diferentes. Uno de ellos, que es compartido con casi todos los montevideanos, es caminar por la rambla. También he descubierto con los años una inclinación natural a disfrutar y consumir todo tipo de experiencias sónicas desde la ópera a los cuencos tibetanos, un concierto electroacústico. Casi todo me gusta como experiencia artística de calidad. Lo mismo me pasa con los libros, tengo varios libros iniciados que voy leyendo en diferentes velocidades, ahora los que están arriba de todos los demás es uno que me regalaron de Saramago “Todos los nombres”, estoy releyendo “Alicia en el país de la maravillas” me divierto mucho y se me han ocurrido muchas cosas. Estoy terminando el catálogo de Ars Electronica 2018, lo he revisado varias veces desde que lo compré en Linz.

Y para culminar esta entrevista, nos despedimos con la frase más inspiradora y favorita de Delma “Busquemos un motivo y el resto lo inventaremos”.

Desde Colombia seguiremos inspirándonos y motivando a la comunidad académica de Colombia para que participe y se inspire con los proyectos de Anilla Cultural Uruguay.

¡Pronto más #VisionariosRENATA!

Compartir este artículo

Fecha de publicación: 11 Diciembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *