Arriba
Logo

#VisionariosRENATA: Carlos Alberto Montero Corrales, investigador costarricense

image_pdfimage_print

Por: Claudia María Acosta P.

¡Hola amigos lectores y seguidores del blog RENATA!

En esta edición de #VisionariosRENATA, queremos compartirles la entrevista que le hicimos a Carlos Alberto Montero Corrales, investigador de la Universidad de Costa Rica que ha estudiado el quehacer de las redes nacionales de investigación y educación, especialmente a la red de Brasil, Rede Nacional de Ensino e Pesquisa (RNP), y a la de Costa Rica, RedCONARE.

Carlos Montero es profesor de la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Costa Rica. Licenciado en Administración Pública y con una maestría en Política Científica y Tecnológica de la Universidad Estatal de Campinas (Brasil).

Su interés por las redes nacionales de investigación y educación inició con la propuesta de su tesis de maestría titulada “Monitoreo y evaluación de una organización social de Ciencia, Tecnología e Innovación: el caso de la Associação

RNP – Asociación Red Nacional e Enseñanza e Investigación”. Allí analizó el surgimiento de la Rede Nacional de Ensino e Pesquisa (RNP), en qué momento de la historia la Red se fortalece mediante el sistema de monitoreo y evaluación de resultados y cómo se desarrolla este sistema durante la historia.

Posteriormente a esa investigación, se interesó por estudiar a la Red del Consejo Nacional de Rectores, RedCONARE, la red académica costarricense para responder la pregunta ¿En qué medida la RedCONARE atiende las necesidades científicas y tecnológicas de la comunidad de investigación costarricense?, un trabajo que considera muy interesante porque el informe final de evaluación tuvo una serie de recomendaciones administrativas, científicas y tecnológicas para la mejora continua de la Red.

Estas investigaciones lo han llevado a ser miembro de la comunidad de e-Ciencia y e-Arte de RedCLARA y del Comité Científico de TICAL y del 2do Encuentro Latinoamericano de e-Ciencia realizado en 2018, en donde tuvo la oportunidad de de evaluar algunos artículos científicos enviados por las personas participantes, hecho que considera importante para su trayectoria académica.

Y después de esta breve introducción, iniciamos la entrevista con las siguientes preguntas:

Cuéntanos un poco sobre tu investigación sobre las redes nacionales de investigación y educación

Hay varios hallazgos que encontré en la investigación. Uno de los más relevantes es que ambas redes, RNP y RedCONARE, surgen en el seno del Gobierno. RNP surge en 1989 bajo el liderazgo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación como un interés del Estado para fortalecer las telecomunicaciones del país. En Costa Rica, la RedCONARE se creó como un proyecto del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones de Costa Rica. Ambas redes surgen desde un interés público que intenta atender el bienestar general de una comunidad científica. En el 2002, RNP deja de ser un proyecto público, es decir, de estar en el seno del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para convertirse en un proyecto privado, gestionado a través de la Asociación Civil RNP.

Este es un hito de relevancia para la Red porque implicó la creación de un sistema de monitoreo y evaluación que tiene el Estado Brasileño para asegurar que los recursos asignados a RNP se estuvieran invirtiendo de la mejor manera. Por lo cual, es una muestra de la reforma del Estado brasileño en la cual algunos servicios del Estado como los servicios de telecomunicaciones ofrecidos para la comunidad científica pasan de ser un proyecto público a un proyecto privado en el marco de la infraestructura tecnológica del Estado brasileño, es decir, la RNP sufre el proceso de publicização, que según Bresser Pereira significa transferir un proyecto público a una esfera privada.

A diferencia del escenario en Costa Rica, la RedCONARE es fundada en el 2003  por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MCTT) y en el 2006 es representada por el Consejo Nacional de Rectores de las universidades públicas que lastimosamente propició el decrecimiento de la Red, porque cuando pertenecía al MCTT era una red nacional que por lo menos procuraba interconectar más allá de universidades públicas. Cuando la Red pasa al Consejo Nacional de Rectores deja de ser una red nacional y pasa a ser una red únicamente académica, es decir, con alcance a universidades e instituciones públicas costarricenses.

Hay otro hallazgo sumamente importante de ambas redes y es que estas son gobernadas principalmente por el paradigma de ingeniería informática, un paradigma de desarrollo tecnológico importante para gestionar las redes. Sin embargo, hoy en día no es suficiente, porque las redes nacionales de investigación y educación más allá de ser objetos tecnológicos son objetos socio-tecnológicos, es decir, objetos construidos por los actores sociales que interactúan con la red de infraestructura tecnológica.  

RNP y RedCONARE al estar financiadas por recursos públicos, tienen que demostrar su valor público, es decir, demostrar la transformación que generan en la sociedad, ya sea en la brasileña como en la costarricense. Esto no solo es para estas redes, sino para las redes que se financian con presupuestos públicos.

Hoy en día, las redes transcienden por la infraestructura tecnológica que son instrumentos que tienen que ser utilizados por capacidades sociales, es decir,  investigadores con la capacidad de pensar y hacer investigaciones en red. Eso no solo una capacidad tecnológica, es una capacidad social y científica. Este hallazgo resulta importante en lo siguiente: el crecimiento de las redes no solo se da por la expansión de la red o por la capacidad de transferencia de datos, sino por brindarle servicios adecuados a la comunidad de investigación que se empodera de la red. Una comunidad de investigación que conozca cuáles son los beneficios de los servicios que ofrecen las redes y que conozca de qué forma puedan utilizar las redes nacionales de investigación y educación para sus investigaciones.

Es necesario que en América Latina exista una perspectiva de gestión de las redes, entendiendo que son objetos socio- tecnológicos. Desde mi punto de vista, ambas redes tienen distintos desafíos en cuanto a evaluación y monitoreo. Por un lado, RNP tiene 16 años de tener un sistema de monitoreo y evaluación basado en resultados, es decir, un sistema que cada seis meses mide la calidad de su red, cuántos bytes están siendo utilizado en determinados servicios, mide la cantidad de puntos de presencia que tiene en el país, pero tiene un gran vacío porque no mide continuamente cuál es la transformación social que está generando la red.

En el 2012, RNP fue evaluada por el Núcleo de Economía Industrial e da Tecnología de la Universidad de Campinas con el fin de conocer cuál era el impacto de la transformación económica que generaba RNP en Brasil y se determinó en aquel entonces, que una inversión de un real en la Red generaba 1.2 reales en la economía brasileña, y a parte de eso, se demostró que al emplear a una persona en RNP se generaban seis empleos indirectos para la economía brasilera.

A pesar de que el sistema de monitoreo continuo midió únicamente productos inmediatos que no muestran transformación, RNP se interesó en el 2012 por evaluar la transformación económica que generaba en la sociedad brasileña y eso es muy importante porque le permite a la Red demostrar al menos la transformación económica que realiza en esta sociedad, importante desde el punto de vista técnico y económico porque RNP recibe recursos públicos.

Por otro lado, la RedCONARE  durante sus 12 años de existencia carece de un sistema de monitoreo y evaluación de resultados concretos. Y esto ha implicado que los sistemas de control y mejora continua de la Red no estén depurados, lo cual plantea un reto para poder aprender de su trayectoria institucional a través de la evaluación, como lo ha hecho la RNP, con instrumentos robustos que le permitan evaluar su desempeño, su gestión y si están alcanzando sus objetivos estratégicos.

Otro hallazgo importante, es que RNP está interconectada por instituciones públicas, hospitales públicos, centros de investigación, universidades públicas, más allá de la esfera académica, inclusive el Ministerio de Educación y del Ministerio de Cultura hacen parte de la Red. Una red que conecta a más de 1.500 instituciones en Brasil y que trasciende la esfera académica porque es una red nacional.

Por su parte, RedCONARE es una red académica que interconecta cuatro de sus cinco universidades públicas. Esta relación con los actores es muy importante porque RNP es una red que está conectada con las instituciones clave del sector de ciencia, educación y tecnología y RedCONARE no, porque solo interconecta, con una muy baja capacidad, a cuatro de las cinco universidades públicas.

Esto representa una gran diferencia en materia de gestión. Para RedCONARE es una oportunidad ampliar sus horizontes, esto es, poder interconectar a otras instituciones y brindarles servicios mejorando previamente su infraestructura para para después ofrecer los servicios de la Red. Un dato muy importante: cuando se estudian las redes nacionales de investigación y enseñanza, se debe explicar el contexto en el que se desarrollan. RNP se desarrolla con actores públicos – privados, nacionales e internacionales y en distintas temáticas, mientras que la RedCONARE se interconecta con universidades únicamente. Conoce más acerca de esta investigación aquí: http://repositorio.unicamp.br/bitstream/REPOSIP/305762/1/MonteroCorrales_CarlosAlberto_M.pdf

¿Por qué para ti es muy importante pertenecer a la red académica mundial?

Es muy importante porque las redes nacionales de investigación y educación como RNP y RedCONARE atienden intereses públicos, lo que quiere decir que el investigador está realizando sus investigaciones en un escenario público, que le da cierta independencia en su investigación y le permite disminuir los recursos económicos que invierte en su investigación porque está utilizando infraestructura pública que los países le brindan para que investigue.

Por otro lado, utilizar las redes nacionales de investigación y educación disminuyen los costos de investigación. Porque si no existieran las redes, los investigadores solo utilizarían la internet comercial para sus trabajos. Además, la redes generan una sinergia con las otras redes nacionales de investigación y educación para crear comunidades. Y eso es importante para los investigadores en la medida en que se benefician de las oportunidades que hay en la región para poder hacer trabajos de mayor calidad.

Sin duda, las redes latinoamericanas tienen grandes retos, uno es, observar las redes como objetos socio tecnológicos y discutirlos desde ahí, es decir, desde la transformación social que generan en los países. Observar la realidad de los investigadores latinoamericanos y del mundo implica un cambio de gestión del paradigma informático al paradigma de gestión de la ciencia y la tecnología.

Otro reto que podría beneficiar a los investigadores en el uso de las tecnologías, es que las redes pongan su mirada hacia los usuarios y le expliquen el potencial que tienen para mejorar la producción científica.

Cabe mencionar aquí, que un beneficio muy importante que tienen los investigadores latinoamericanos es acceder a fondos para financiar sus investigaciones. Un claro ejemplo de esto es el que realiza la Red Nacional de Investigación y Educación Ecuatoriana, CEDIA, que genera beneficios para la comunidad de Ecuador de investigación. La Red abre convocatorias para investigadores ecuatorianos a fin de que éstos se postulen a fondos y así desarrollar sus investigaciones utilizando la Red.

RedCEDIA se convirtió en un espacio de acceso a fondos de investigación en Ecuador. Para mi es muy relevante porque amplia el uso de la red, su impacto y la transformación que puede propiciar la Red en la comunidad ecuatoriana.

Creo que el camino correcto de las redes es acercarse más a la comunidad de investigación, no solo ofreciéndole infraestructura, sino servicios y posibilidades para que estos mejoren la calidad científica de sus trabajos. Esto le aporta a la realidad de los problemas latinoamericanos específicos en cada uno de los países que tienen redes.

¿Para qué ha utilizado la red nacional de investigación y educación?

En noviembre de 2017 se realizó el I Coloquio de eCiencia  + e-Arte organizado por RedCLARA, en el que participaron algunas redes nacionales de investigación y educación de América Latina. Se interconectaron investigadores desde diferentes países, sin movernos, sin invertir en viajes y en alimentación. Fue un día completo en donde conversamos, realizamos foros, entre otras actividades, sobre ¿Cómo pensar en red?

Las redes nacionales de investigación y educación permiten la optimización de recursos económicos y aumentan la transferencia de conocimiento. Y eso es importante porque cada vez más vivimos en una sociedad que tiene menos recursos para atender problemas públicos. Entonces, las redes son ese mecanismo para interconectar a varios investigadores en el mundo y poder conocer qué es lo hacen para luego transferir conocimiento.

Por otro lado, cuando presenté mi tesis de maestría, utilicé la herramienta Mconf para comunicarle a mis familiares y amigos los resultados de mi investigación y eso lo hice gracias al apoyo de RNP. Mconf me permitió en tiempo real interactuar con personas latinoamericanas interesadas en los avances de mi investigación.

¿Ha realizado algún proyecto en articulación con Colombia?

En particular, me gustaría hacer una investigación sobre RENATA o CEDIA como inspiración para la RedCONARE. Aprovecho este espacio para decirles que estoy abierto a contribuir con RENATA en distintas temáticas. Principalmente, me gustaría estudiar cuál es la transformación social que propicia RENATA y cuáles son los resultados que recibe la sociedad colombiana con el funcionamiento de la Red.

¿Qué importancia le asigna al trabajo colaborativo utilizando las redes nacionales de investigación y educación?

Hacer trabajo colaborativo a través de las redes nacionales de investigación y educación facilita acceder a conocimiento Latinoamericano o mundial a un bajo costo. Estas redes facilitan la participación en comunidades de investigación. Hay algo importante que debo mencionar, los investigadores no solo existen por la calidad de sus investigaciones, sino por cantidad de comunidades a las que pertenecen. Es más probable que un un artículo de investigación consiga más lecturas si perteneces a muchas comunidades.

Las redes nacionales de investigación y educación son el escenario colaborativo para difundir lo que haces. Como en este momento, que estoy difundiendo resultados de mi investigación a través de este sistema que nos permite interconectarnos. Entonces, difundir resultados de investigaciones es otra ventaja de las redes. Por otro lado, las redes permiten crear comunidades, como ahora que conocen que hay una persona en Costa Rica que sabe de ciertos temas que pueden ser relevantes para RENATA y esto lo posibilitó TICAL2018. El trabajo colaborativo es sumamente importante y se facilita a través de las redes.

Un ejemplo latinoamericano del trabajo colaborativo facilitado por las redes nacionales de investigación y educación, es la Comunidad Latinoamericana de e-Ciencia y e-Arte, cuyos científicos e investigadores usan sustantivamente las redes en sus proyectos de investigación para generar mayor impacto científico y artístico en la sociedad.

¿Cuáles son los retos que tiene RedCONARE?

Desde mi experiencia como investigador creo que uno de los retos que tiene RedCONARE es acercarse a la comunidad científica y poder identificar los servicios que usa esta comunidad. Asimismo, debe aumentar la capacidad de su infraestructura tecnológica para ofrecer servicios más acordes a la realidad de la comunidad de investigación costarricense.

Otro reto que aplica para la RedCONARE, así como para las redes nacionales de investigación y educación latinoamericanas es medir y evidenciar la transformación social que generan en sus países. Poder transmitirle a la comunidades de investigación que el pensar en red no acaba con una infraestructura tecnológica, sino que se complementa con redes sociales que tienen los investigadores en el mundo. Es decir, investigar en red no solo se da a través de una red de infraestructura tecnológica, se da a través de una red social.

Se puede tener la mejor tecnología, los mejores servicios, pero si no se tiene con quien interconectarse en el mundo no se va usar; lo que implica que las personas  investigadoras deben tener capacidades sociales para interactuar con otros investigadores en el mundo, con otras instituciones y con otras realidades. Esto es muy importante porque si los investigadores latinoamericanos no se abren al mundo o  no tienen las capacidades sociales globales, nunca utilizarán el potencial de las redes, se quedarán utilizando las redes desde un plano tradicional y no podrán interconectarse con el mundo y por ende, con la comunidad latinoamericana o de otras regiones. Tenemos que lograr que los investigadores piensen en red y que vean a las redes nacionales de investigación y educación como sus aliadas estratégicas.

¿Cómo cree que las redes nacionales de investigación y educación le aportan al desarrollo de los países y de la ciencia en la región?

Considero que las redes nacionales de investigación y educación le aportan a sus países cuando ponen a disposición de la comunidad académica y científica una red de gran capacidad y velocidad y una serie de servicios para sus investigaciones que contribuyen al desarrollo de la ciencia, la educación, la tecnología y la innovación.

Si las redes nacionales de investigación y educación son un espacio para que la ciencia y la tecnología de los países crezcan, entonces las redes son un factor determinante en la producción científica.

Asimismo, yo creo que podrían aportar más si dan cuenta de la importancia que tienen en el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología. En América Latina hay que gestionar las redes como un factor clave en los Sistemas Nacionales de Ciencia y Tecnología. Verlos como un actor que propiciaría el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Por el conocimiento que tengo, las redes no están siendo observadas estratégicamente por los gobiernos. No están siendo observadas como catalizadores de la ciencia y la tecnología, sino como proyectos de apoyo a la investigación. Las redes nacionales de investigación y educación son importantes para el desarrollo de los países.

¿Cuál considera que es el elemento clave para que las redes académicas sean exitosas?

Para que la redes sean exitosas, deben aprender de sí mismas y el único mecanismo estudiado hasta la fecha para aprender de si mismo es la evaluación. Las redes deben autoevaluarse para aprender de lo que están haciendo en materia de procesos, resultados e impactos. Eso es un factor que haría una gran diferencia en la gestión de las redes.

¿Cuál es tu libro favorito?

Me encanta leer ciencia ficción, en particular las obras de Phillip K. Dick. Me gusta mucho el libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? porque pone límites entre los humanos y los androides.

¿Y tus hobbys?

Disfruto mucho cocinar porque puedo experimentar nuevas cosas. Otro de mis pasatiempos es sembrar plantas medicinales, el cual me gustaría hacerlo más frecuentemente.

¿Qué me puedes decir de tu película favorita?

Náugrafo, la película dirigida por el cineasta estadounidense Robert Zemeckis y protagonizada por Tom Hanks es mi favorita.

Y con esto finalizamos la entrevista. Con el deseo de poder hacer grandes investigaciones juntos.

Agradecemos a Carlos Montero por compartir conocimiento y por aceptar la invitación para participar en este espacio.

¡Nos vemos un próximo #VisionariosRENATA!

Compartir este artículo

Fecha de publicación: 16 Enero, 2019

Una respuesta a “#VisionariosRENATA: Carlos Alberto Montero Corrales, investigador costarricense”

  1. Luis Ugalde Montero dice:

    Excelente entrevista. Mucho exito Carlos en todos los proyectos futuros. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En vivo