Arriba
Logo

Un dispositivo de compresión torácica para reanimación pulmonar es el invento por el que la Universidad de Manizales recibió una nueva patente

image_pdfimage_print

La Superintendencia de Industria y Comercio le otorgó a la Universidad de Manizales una patente por la invención del  “Dispositivo de compresión torácica pivotante de accionamiento manual”, desarrollado por Carlos Jader Henao Restrepo, profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud y el cual será de gran apoyo en procesos de reanimación cardiopulmonar.

La reanimación cardiopulmunar (RCP) constituye un procedimiento de emergencia utilizado cuando alguien deja de respirar o el corazón se ha detenido por razones como ahogamiento, ataques cardiacos, entre otros y que puede mantener la circulación de sangre oxigenada a los órganos vitales, entre estos el cerebro, evitando daños permanentes por falta de oxígeno o incluso la muerte.

La técnica de RCP implica que se realicen unos ciclos de compresiones torácicas, alternadas con el suministro de oxígeno, ya sea a través de respiración boca a boca o con otros mecanismos de provisión de oxígeno. Las compresiones implican para el proveedor de las mismas un gran esfuerzo físico en razón a que constituye un movimiento que es repetitivo y que debe tener una presión específica, por lo que, al cabo de unos minutos, la persona que está realizando la compresión está extenuada.

Carlos Jader Henao Restrepo, veterinario, médico graduado de la Universidad de Manizales, profesor de la misma institución y quien egresó de un colegio como técnico mecánico, advierte que un día se despertó pensando si no habría un dispositivo que hiciera esa labor tan agotadora físicamente.  Luego de una amplia revisión bibliográfica encontró que sí había un dispositivo para ello, pero automático y con un valor que oscila entre los 30 y 40 mil euros, lo que lo convertía en un aparato de difícil acceso para países con sistemas de salud débiles económicamente.

La mezcla en sus perfiles de formación lo llevaron a idearse un dispositivo mecánico, planteó la propuesta al Comité de Investigaciones de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Umanizales y allí recibió el apoyo para ir trabajando el prototipo que ahora se convierte en la tercera patente de invención de la universidad y la primera de la Facultad de Ciencias de la Salud.

El dispositivo cuenta con un diseño metálico, de acción manual que de acuerdo con su creador trae grandes ventajas ya que no se requiere de mayor esfuerzo para realizar las compresiones torácicas en razón a que funciona con un mecanismo de palanca. En producción masiva, el dispositivo se proyecta en un costo de no más de $2 millones de pesos, hecho que permitiría que prácticamente se pudiera tener en cualquier hospital, en las unidades de cuidados intensivos, en ambulancias, incluso acompañando las estaciones de primeros auxilios de los sitios públicos.

Es totalmente graduable por lo que se puede adaptar al tamaño de cualquier paciente. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón cuando se practica una RCP la compresión debe descender dos pulgadas para que sea efectiva, en este sentido, el dispositivo está construido para que la compresión que realice cumpla con ese estándar. También se prevé que tenga un sensor que mida la frecuencia cardiaca y así le indique al proveedor de la compresión si debe disminuir o aumentar el ritmo.

“Ahora que tenemos por ejemplo la Covid- 19, y que en ocasiones estos pacientes requieren reanimación, el dispositivo permite que se le dé manteniendo mayor distancia, ya que el proveedor se ubica al final de la palanca, no con sus manos sobre la caja torácica como se hace en la actualidad, disminuyendo el riesgo de que los aerosoles que expide el paciente lo contaminen”, expresó Henao Restrepo.

Adicionalmente, al requerir menos fuerza, el dispositivo permite hacer reanimaciones por más tiempo lo que aumenta las probabilidades de revivir a una persona, incluso cuando ya no se puede revivir un paciente, las compresiones permiten que siga llegando oxígeno a los órganos por más tiempo, manteniendo su vitalidad y favoreciendo procesos relacionados con la donación de estos.

“Con una vida que salve el dispositivo, ya estará librada la patente”, puntualizó Carlos Jader Henao Restrepo. 

×

Por: Universidad de Manizales

 

Compartir este artículo

Fecha de publicación: 5 Marzo, 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *