Polipíldora junto con la aspirina reduce los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares hasta en un 40%, según estudio en el que participó la UDES

Hamilton (Canadá) y Bucaramanga, 17 de noviembre de 2020. 

Los ataques cardíacos, los derrames cerebrales y otros incidentes cardiovasculares se  pueden reducir entre un 20% y un 40% mediante el uso de una polipíldora que combina  tres medicamentos para la presión arterial y para reducir el colesterol tomádonse sola o  acompañada con la aspirina. 

Un estudio internacional en el que participó la Universidad de Santander (UDES) y que se  realizó con personas sin enfermedad cardíaca previa o accidente cerebrovascular previo,  pero con riesgo intermedio de sufrirlos, encontró que la polipíldora puede reducir el riesgo  de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, procedimientos de revascularización (como  angioplastia o cirugía cardíaca) u otros eventos cardiovasculares en aproximadamente un  20%, y la combinación de la polipíldora más la aspirina puede reducir estos eventos  cardiovasculares hasta en un 40%. 

“Este es el comienzo de un enfoque transformador para prevenir las enfermedades  cardíacas. Podríamos salvar a millones de personas de sufrir enfermedades cardíacas  graves o accidentes cerebrovasculares cada año con el uso eficaz de la polipíldora y la 

aspirina”, dijo Salim Yusuf, investigador principal del estudio y profesor de medicina en la  Universidad de McMaster de Canadá. 

La enfermedad cardiovascular es la enfermedad grave más común a nivel mundial,  representa alrededor de 18 millones de muertes cada año, con más del 80% de éstas en  países de ingresos medianos y bajos. Más de 40 millones de personas en todo el mundo  se ven afectadas por eventos cardiovasculares cada año, si se incluyen aquellos que  sobreviven y se recuperan de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. 

“La polipíldora no solo es eficaz, es probable que sea costo-efectiva, ya que se basa en el  uso de medicamentos genéricos de uso común”, señaló Patricio López-Jaramillo, co investigador principal del estudio y director científico del Instituto de Investigaciones Masira  de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Santander (UDES). “La  polipíldora es conveniente para los pacientes, ya que combina varios medicamentos  eficaces en una sola píldora y se toma una vez al día, por lo que mejora la adherencia”. 

El estudio se realizó en 89 centros de nueve países y fue coordinado globalmente por el  Population Health Research Institute (PHRI) de la Universidad de McMaster y el Hamilton  Health Sciences. En Colombia participaron 5 centros de investigación clínica de  Bucaramanga, Barranquilla, Armenia, Manizales y Pereira que incluyeron 489 pacientes de  los 5.718 que constituyeron la muestra total del estudio. 

“Además de dejar de fumar, los factores de riesgo modificables que más influyen en la  prevención de la enfermedad cardiovascular son controlar la presión arterial alta y el  colesterol elevado, por lo que queríamos probar si la polipíldora junto con la aspirina, que  ha demostrado su valor en personas con enfermedad vascular establecida, es también una  combinación efectiva para evitar los eventos cardiovasculares en personas sin  antecedentes de la enfermedad, pero que son consideradas de riego moderado por la edad  y la hipertensión, y son los pacientes que vemos más frecuentemente en la práctica médica  rutinaria”, explicó López-Jaramillo. 

El estudio se publicó en la revista médica más importante, el New England Journal of  Medicine y los investigadores presentarán los resultados del estudio en la próxima reunión  de la American Heart Association. 

“Los resultados del estudio tienen implicaciones para reducir la carga de enfermedades  cardiovasculares a nivel mundial. Incluso si solo un tercio de las personas elegibles reciben  la polipíldora, su uso probablemente evitará que millones de personas experimenten  enfermedades cardiovasculares graves en todo el mundo”, dijo José Luis Accini, médico  investigador del estudio en Barranquilla. 

“También abre el camino para un enfoque comunitario con trabajadores de la salud que  trabajen bajo la supervisión de un médico, lo que permite que la píldora llegue a un gran  número de personas”, comentó López-Jaramillo autor del estudio HOPE-4, el cual demostró  en Colombia que el seguimiento en casa de los pacientes hipertensos utilizando a  auxiliarles de enfermería, permitió un adecuado control en el 80% de los pacientes. 

“El uso de la polipíldora beneficiará ampliamente a las personas tanto en los países ricos  como en los pobres, ya que existen importantes brechas en los tratamientos en la población  a nivel mundial”, dijo Salim Yusuf. 

La información provino del estudio International Polycap Study 3 (TIPS-3) que siguió a los  participantes un promedio de 4.6 años. Los hombres del estudio tenían 50 años o más y las  mujeres 55 años o más. Aunque la formulación de diferentes polipíldoras puede variar, la  polipíldora utilizada en este estudio incluyó 40 mg de simvastatina; 100 mg de atenolol; 25  mg de hidroclorotiazida y 10 mg de ramipril. Se puede combinar con 75 mg de aspirina al  día. 

“La próxima generación de polipíldoras con medicamentos más nuevos y potentes,  probablemente tendrán mayores reducciones en los factores de riesgo y, por lo tanto, puede  ser aún más eficaz para reducir las enfermedades cardíacas a medida que mejoran las  formulaciones de las polipíldoras”, complementó López-Jaramillo. 

En este momento, la polipíldora probada en este ensayo está disponible en la India y en  algunos países de África. Hay diferentes polipíldoras disponibles en Europa, Sudamérica y  Corea del Sur, y se están desarrollando nuevos polipíldoras en Norteamérica y China. 

Los beneficios de la combinación de la polipíldora junto con aspirina en aquellos que  tomaron los medicamentos sin interrupción fueron mayores y su uso se asoció con una  reducción del riesgo del 40%. Entre los que tomaron la polipíldora junto con la aspirina, el  4,1% experimentó un evento cardiovascular grave, en comparación con el 5,8% de los que  recibieron el doble placebo. 

El estudio TIPS-3 cuenta con el apoyo de varias agencias de ciencia y tecnología, incluidas  Wellcome Trust UK, Canadian Institutes of Health Research, Heart and Stroke Foundation  of Canada, Hamilton Health Sciences Research Institute y Cadila Pharmaceuticals. 

Salim Yusuf es investigador principal del estudio TIPS-3 y director del Population Health Research  Institute of McMaster University y Hamilton Health Sciences in Hamilton, Canadá. 

 

Patricio López-Jaramillo es investigador principal del estudio TIPS-3 en Colombia y Director  Científico del Instituto de Investigaciones Masira de la Facultad de Ciencias de la Salud de la  Universidad de Santander, en Bucaramanga.

 

Por: comunicacionesexternas@udes.edu.co