Arriba
Logo

“Desde RENATA y desde la academia podemos conectarnos a instrumentos y herramientas que tienen otras instituciones a partir de los diferentes métodos y recursos que benefician y potencian la investigación y el desarrollo de conocimiento”, Luis A. Núñez.

image_pdfimage_print

La Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada, RENATA, entrevistó a Luis A. Núñez, profesor Titular de la Universidad de los Andes y de la Escuela de Física de la Universidad Industrial de Santander, quien dejó muy en claro la importancia y los beneficios de las Redes Nacionales de Investigación y Educación, RNIE, para los estudiantes, investigadores y la sociedad en general. 

  Luis A. Núñez es Licenciado en Física de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, Venezuela y Doctor en Ciencias de la Universidad Central, Caracas, Venezuela; con énfasis y mayor experiencia en Astrofísica Relativista, Astropartículas y Ciencias de la Información. 

“Las RNIE son redes exclusivas para experimentar. En las redes comerciales surgen factores, como el tráfico, que pueden interferir en las investigaciones y estudios. Por lo cual se resalta a las RNIE como una gran alternativa para el intercambio de conocimientos, posibilidades y recursos entre diferentes instituciones en el mundo”, dijo Luis Núñez.

Frente a la pandemia comentó que la sociedad pudo aprender y darse cuenta de que las ideas pueden fluir de manera muy eficiente a través de los diferentes canales de Internet. “Las RNIE no se notan porque todos estamos encerrados, pero en algún momento vamos a volver a las instituciones. Estas tienen una conexión que va en dos ductos, una que va hacia la red comercial y otra hacia la red académica. Es decir, que cuando yo me conecte desde la UIS a otra institución, va un camino que no tiene tráfico. Las mismas aplicaciones van a funcionar mucho mejor en los canales exclusivos y dedicados que son los canales por donde se comunica la red académica”, explicó Luis Núñez. 

El profesor explica que hay tres puntos clave con respecto a la red académica: 

“Primer punto, nos permite tener una interacción mucho más amplia. Los cursos que se están dando se comparten con otros colegas e instituciones que están haciendo cosas similares en otras instituciones. De esta forma, se suma mayor conocimiento y se mejora la calidad de este a partir de los diferentes métodos y recursos que se tengan en las demás entidades” remarcó. 

El segundo punto se ve vinculado al manejo remoto de instrumentos. Frente a esto explicó: “Gracias a la red académica los estudiantes de la UIS pueden acceder a instrumentos que no están disponibles en la Universidad. De esta forma, la inversión que tiene que hacer la institución es baja porque solo requiere conectarse a un buen cable con una buena conexión hacia un instrumento en otra institución del mundo.” 

Afirmó también que varios de estos instrumentos son muy grandes e implicarían una inversión significativa si se adquieren. “Todo esto es parte de lo que tenemos que empezar a avanzar y a pensar para el futuro. RENATA es importante en esto porque es un soporte importante al momento de conseguir el financiamiento para que esto se haga efectivo y se pueda acceder a instrumentos que nunca se pensaron posibles como microscopios electrónicos, microscopios de barrio, sistemas de estudio de superficie, resonador magnético nuclear, entre otros. Desde RENATA y desde la academia podemos conectar estos instrumentos que tienen otras instituciones para que funcionen con usos remotos y muchas cosas más.” 

Muestra de esto es un curso realizado a través de la UIS donde se mostró a los estudiantes como se hacen observaciones y fotometrías sin tener en Colombia telescopios capacitados para esta función. “Se formó un curso internacional en una sede de la UIS ubicada en el municipio de Socorro, Santander. Esta sede está conectada a Bucaramanga y a través de RENATA se demostró que esto se puede conectar al mundo. Por medio de una laptop, desde Socorro, se controló el telescopio que estaba en Brasópolis, estado de Minas Gerais, en Brasil. Se observó tres noches logrando valiosas mediciones y aportes para los 30 estudiantes que asistieron y tuvieron una práctica que sin las redes académicas no se hubiese podido realizar.” 

El tercer punto para destacar con respecto a la utilización de las redes académicas es la constante preparación y difusión de los conocimientos para los demás. “Es importante hacer posgrados compartidos. Que la misma maestría que se hace en Colombia sea compartida con colegas del resto de Latinoamérica. De esta forma, le daríamos a nuestros estudiantes la posibilidad de hacer dos cosas dentro de la maestría, utilizar los equipos remotos que están en otras partes del mundo y la posibilidad de acceder a docentes de diferentes países con otras experiencias y conocimientos. Entre varias instituciones se puede brindar un producto nunca visto y esto es lo que produce la red académica, compartir recursos humanos, materiales, colaborar y construir entre todos. Todo a través de Internet” concluyó Luis Núñez. 

 

Por último mencionó que gracias a las redes académicas colaboro activamente en la construcción y consolidación de exitosos proyectos pioneros de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en Venezuela. Entre ellos se pueden mencionar: 

La Red de Datos de la Universidad de Los Andes (RedULA), el Repositorio Institucional para preservación del patrimonio Intelectual Institucional saber.ula.ve, la Escuela Latinoamericana de Redes (EsLaRed), el Centro Nacional de Cálculo Científico, Universidad de los Andes (CeCalCULA), la Red Académica de Centros de Investigación y Universidades Nacionales (REACCIUN) del Consejo de Computación Académica de la Universidad de Los Andes ( CCA-ULA ) y la Corporación Parque Tecnológico de Mérida (CPTM).

Compartir este artículo

Fecha de publicación: 19 Mayo, 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *