#VisionariosRENATA: Carlos Alberto Montero Corrales, investigador costarricense

Por: Claudia María Acosta P.

¡Hola amigos lectores y seguidores del blog RENATA!

En esta edición de #VisionariosRENATA, queremos compartirles la entrevista que le hicimos a Carlos Alberto Montero Corrales, investigador de la Universidad de Costa Rica que ha estudiado el quehacer de las redes nacionales de investigación y educación, especialmente a la red de Brasil, Rede Nacional de Ensino e Pesquisa (RNP), y a la de Costa Rica, RedCONARE.

Carlos Montero es profesor de la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Costa Rica. Licenciado en Administración Pública y con una maestría en Política Científica y Tecnológica de la Universidad Estatal de Campinas (Brasil).

Su interés por las redes nacionales de investigación y educación inició con la propuesta de su tesis de maestría titulada “Monitoreo y evaluación de una organización social de Ciencia, Tecnología e Innovación: el caso de la Associação

RNP – Asociación Red Nacional e Enseñanza e Investigación”. Allí analizó el surgimiento de la Rede Nacional de Ensino e Pesquisa (RNP), en qué momento de la historia la Red se fortalece mediante el sistema de monitoreo y evaluación de resultados y cómo se desarrolla este sistema durante la historia.

Posteriormente a esa investigación, se interesó por estudiar a la Red del Consejo Nacional de Rectores, RedCONARE, la red académica costarricense para responder la pregunta ¿En qué medida la RedCONARE atiende las necesidades científicas y tecnológicas de la comunidad de investigación costarricense?, un trabajo que considera muy interesante porque el informe final de evaluación tuvo una serie de recomendaciones administrativas, científicas y tecnológicas para la mejora continua de la Red.

Estas investigaciones lo han llevado a ser miembro de la comunidad de e-Ciencia y e-Arte de RedCLARA y del Comité Científico de TICAL y del 2do Encuentro Latinoamericano de e-Ciencia realizado en 2018, en donde tuvo la oportunidad de de evaluar algunos artículos científicos enviados por las personas participantes, hecho que considera importante para su trayectoria académica.

Y después de esta breve introducción, iniciamos la entrevista con las siguientes preguntas:

Cuéntanos un poco sobre tu investigación sobre las redes nacionales de investigación y educación

Hay varios hallazgos que encontré en la investigación. Uno de los más relevantes es que ambas redes, RNP y RedCONARE, surgen en el seno del Gobierno. RNP surge en 1989 bajo el liderazgo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación como un interés del Estado para fortalecer las telecomunicaciones del país. En Costa Rica, la RedCONARE se creó como un proyecto del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones de Costa Rica. Ambas redes surgen desde un interés público que intenta atender el bienestar general de una comunidad científica. En el 2002, RNP deja de ser un proyecto público, es decir, de estar en el seno del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para convertirse en un proyecto privado, gestionado a través de la Asociación Civil RNP.

Este es un hito de relevancia para la Red porque implicó la creación de un sistema de monitoreo y evaluación que tiene el Estado Brasileño para asegurar que los recursos asignados a RNP se estuvieran invirtiendo de la mejor manera. Por lo cual, es una muestra de la reforma del Estado brasileño en la cual algunos servicios del Estado como los servicios de telecomunicaciones ofrecidos para la comunidad científica pasan de ser un proyecto público a un proyecto privado en el marco de la infraestructura tecnológica del Estado brasileño, es decir, la RNP sufre el proceso de publicização, que según Bresser Pereira significa transferir un proyecto público a una esfera privada.

A diferencia del escenario en Costa Rica, la RedCONARE es fundada en el 2003  por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MCTT) y en el 2006 es representada por el Consejo Nacional de Rectores de las universidades públicas que lastimosamente propició el decrecimiento de la Red, porque cuando pertenecía al MCTT era una red nacional que por lo menos procuraba interconectar más allá de universidades públicas. Cuando la Red pasa al Consejo Nacional de Rectores deja de ser una red nacional y pasa a ser una red únicamente académica, es decir, con alcance a universidades e instituciones públicas costarricenses.

Hay otro hallazgo sumamente importante de ambas redes y es que estas son gobernadas principalmente por el paradigma de ingeniería informática, un paradigma de desarrollo tecnológico importante para gestionar las redes. Sin embargo, hoy en día no es suficiente, porque las redes nacionales de investigación y educación más allá de ser objetos tecnológicos son objetos socio-tecnológicos, es decir, objetos construidos por los actores sociales que interactúan con la red de infraestructura tecnológica.  

RNP y RedCONARE al estar financiadas por recursos públicos, tienen que demostrar su valor público, es decir, demostrar la transformación que generan en la sociedad, ya sea en la brasileña como en la costarricense. Esto no solo es para estas redes, sino para las redes que se financian con presupuestos públicos.

Hoy en día, las redes transcienden por la infraestructura tecnológica que son instrumentos que tienen que ser utilizados por capacidades sociales, es decir,  investigadores con la capacidad de pensar y hacer investigaciones en red. Eso no solo una capacidad tecnológica, es una capacidad social y científica. Este hallazgo resulta importante en lo siguiente: el crecimiento de las redes no solo se da por la expansión de la red o por la capacidad de transferencia de datos, sino por brindarle servicios adecuados a la comunidad de investigación que se empodera de la red. Una comunidad de investigación que conozca cuáles son los beneficios de los servicios que ofrecen las redes y que conozca de qué forma puedan utilizar las redes nacionales de investigación y educación para sus investigaciones.

Es necesario que en América Latina exista una perspectiva de gestión de las redes, entendiendo que son objetos socio- tecnológicos. Desde mi punto de vista, ambas redes tienen distintos desafíos en cuanto a evaluación y monitoreo. Por un lado, RNP tiene 16 años de tener un sistema de monitoreo y evaluación basado en resultados, es decir, un sistema que cada seis meses mide la calidad de su red, cuántos bytes están siendo utilizado en determinados servicios, mide la cantidad de puntos de presencia que tiene en el país, pero tiene un gran vacío porque no mide continuamente cuál es la transformación social que está generando la red.

En el 2012, RNP fue evaluada por el Núcleo de Economía Industrial e da Tecnología de la Universidad de Campinas con el fin de conocer cuál era el impacto de la transformación económica que generaba RNP en Brasil y se determinó en aquel entonces, que una inversión de un real en la Red generaba 1.2 reales en la economía brasileña, y a parte de eso, se demostró que al emplear a una persona en RNP se generaban seis empleos indirectos para la economía brasilera.

A pesar de que el sistema de monitoreo continuo midió únicamente productos inmediatos que no muestran transformación, RNP se interesó en el 2012 por evaluar la transformación económica que generaba en la sociedad brasileña y eso es muy importante porque le permite a la Red demostrar al menos la transformación económica que realiza en esta sociedad, importante desde el punto de vista técnico y económico porque RNP recibe recursos públicos.

Por otro lado, la RedCONARE  durante sus 12 años de existencia carece de un sistema de monitoreo y evaluación de resultados concretos. Y esto ha implicado que los sistemas de control y mejora continua de la Red no estén depurados, lo cual plantea un reto para poder aprender de su trayectoria institucional a través de la evaluación, como lo ha hecho la RNP, con instrumentos robustos que le permitan evaluar su desempeño, su gestión y si están alcanzando sus objetivos estratégicos.

Otro hallazgo importante, es que RNP está interconectada por instituciones públicas, hospitales públicos, centros de investigación, universidades públicas, más allá de la esfera académica, inclusive el Ministerio de Educación y del Ministerio de Cultura hacen parte de la Red. Una red que conecta a más de 1.500 instituciones en Brasil y que trasciende la esfera académica porque es una red nacional.

Por su parte, RedCONARE es una red académica que interconecta cuatro de sus cinco universidades públicas. Esta relación con los actores es muy importante porque RNP es una red que está conectada con las instituciones clave del sector de ciencia, educación y tecnología y RedCONARE no, porque solo interconecta, con una muy baja capacidad, a cuatro de las cinco universidades públicas.

Esto representa una gran diferencia en materia de gestión. Para RedCONARE es una oportunidad ampliar sus horizontes, esto es, poder interconectar a otras instituciones y brindarles servicios mejorando previamente su infraestructura para para después ofrecer los servicios de la Red. Un dato muy importante: cuando se estudian las redes nacionales de investigación y enseñanza, se debe explicar el contexto en el que se desarrollan. RNP se desarrolla con actores públicos – privados, nacionales e internacionales y en distintas temáticas, mientras que la RedCONARE se interconecta con universidades únicamente. Conoce más acerca de esta investigación aquí: http://repositorio.unicamp.br/bitstream/REPOSIP/305762/1/MonteroCorrales_CarlosAlberto_M.pdf

¿Por qué para ti es muy importante pertenecer a la red académica mundial?

Es muy importante porque las redes nacionales de investigación y educación como RNP y RedCONARE atienden intereses públicos, lo que quiere decir que el investigador está realizando sus investigaciones en un escenario público, que le da cierta independencia en su investigación y le permite disminuir los recursos económicos que invierte en su investigación porque está utilizando infraestructura pública que los países le brindan para que investigue.

Por otro lado, utilizar las redes nacionales de investigación y educación disminuyen los costos de investigación. Porque si no existieran las redes, los investigadores solo utilizarían la internet comercial para sus trabajos. Además, la redes generan una sinergia con las otras redes nacionales de investigación y educación para crear comunidades. Y eso es importante para los investigadores en la medida en que se benefician de las oportunidades que hay en la región para poder hacer trabajos de mayor calidad.

Sin duda, las redes latinoamericanas tienen grandes retos, uno es, observar las redes como objetos socio tecnológicos y discutirlos desde ahí, es decir, desde la transformación social que generan en los países. Observar la realidad de los investigadores latinoamericanos y del mundo implica un cambio de gestión del paradigma informático al paradigma de gestión de la ciencia y la tecnología.

Otro reto que podría beneficiar a los investigadores en el uso de las tecnologías, es que las redes pongan su mirada hacia los usuarios y le expliquen el potencial que tienen para mejorar la producción científica.

Cabe mencionar aquí, que un beneficio muy importante que tienen los investigadores latinoamericanos es acceder a fondos para financiar sus investigaciones. Un claro ejemplo de esto es el que realiza la Red Nacional de Investigación y Educación Ecuatoriana, CEDIA, que genera beneficios para la comunidad de Ecuador de investigación. La Red abre convocatorias para investigadores ecuatorianos a fin de que éstos se postulen a fondos y así desarrollar sus investigaciones utilizando la Red.

RedCEDIA se convirtió en un espacio de acceso a fondos de investigación en Ecuador. Para mi es muy relevante porque amplia el uso de la red, su impacto y la transformación que puede propiciar la Red en la comunidad ecuatoriana.

Creo que el camino correcto de las redes es acercarse más a la comunidad de investigación, no solo ofreciéndole infraestructura, sino servicios y posibilidades para que estos mejoren la calidad científica de sus trabajos. Esto le aporta a la realidad de los problemas latinoamericanos específicos en cada uno de los países que tienen redes.

¿Para qué ha utilizado la red nacional de investigación y educación?

En noviembre de 2017 se realizó el I Coloquio de eCiencia  + e-Arte organizado por RedCLARA, en el que participaron algunas redes nacionales de investigación y educación de América Latina. Se interconectaron investigadores desde diferentes países, sin movernos, sin invertir en viajes y en alimentación. Fue un día completo en donde conversamos, realizamos foros, entre otras actividades, sobre ¿Cómo pensar en red?

Las redes nacionales de investigación y educación permiten la optimización de recursos económicos y aumentan la transferencia de conocimiento. Y eso es importante porque cada vez más vivimos en una sociedad que tiene menos recursos para atender problemas públicos. Entonces, las redes son ese mecanismo para interconectar a varios investigadores en el mundo y poder conocer qué es lo hacen para luego transferir conocimiento.

Por otro lado, cuando presenté mi tesis de maestría, utilicé la herramienta Mconf para comunicarle a mis familiares y amigos los resultados de mi investigación y eso lo hice gracias al apoyo de RNP. Mconf me permitió en tiempo real interactuar con personas latinoamericanas interesadas en los avances de mi investigación.

¿Ha realizado algún proyecto en articulación con Colombia?

En particular, me gustaría hacer una investigación sobre RENATA o CEDIA como inspiración para la RedCONARE. Aprovecho este espacio para decirles que estoy abierto a contribuir con RENATA en distintas temáticas. Principalmente, me gustaría estudiar cuál es la transformación social que propicia RENATA y cuáles son los resultados que recibe la sociedad colombiana con el funcionamiento de la Red.

¿Qué importancia le asigna al trabajo colaborativo utilizando las redes nacionales de investigación y educación?

Hacer trabajo colaborativo a través de las redes nacionales de investigación y educación facilita acceder a conocimiento Latinoamericano o mundial a un bajo costo. Estas redes facilitan la participación en comunidades de investigación. Hay algo importante que debo mencionar, los investigadores no solo existen por la calidad de sus investigaciones, sino por cantidad de comunidades a las que pertenecen. Es más probable que un un artículo de investigación consiga más lecturas si perteneces a muchas comunidades.

Las redes nacionales de investigación y educación son el escenario colaborativo para difundir lo que haces. Como en este momento, que estoy difundiendo resultados de mi investigación a través de este sistema que nos permite interconectarnos. Entonces, difundir resultados de investigaciones es otra ventaja de las redes. Por otro lado, las redes permiten crear comunidades, como ahora que conocen que hay una persona en Costa Rica que sabe de ciertos temas que pueden ser relevantes para RENATA y esto lo posibilitó TICAL2018. El trabajo colaborativo es sumamente importante y se facilita a través de las redes.

Un ejemplo latinoamericano del trabajo colaborativo facilitado por las redes nacionales de investigación y educación, es la Comunidad Latinoamericana de e-Ciencia y e-Arte, cuyos científicos e investigadores usan sustantivamente las redes en sus proyectos de investigación para generar mayor impacto científico y artístico en la sociedad.

¿Cuáles son los retos que tiene RedCONARE?

Desde mi experiencia como investigador creo que uno de los retos que tiene RedCONARE es acercarse a la comunidad científica y poder identificar los servicios que usa esta comunidad. Asimismo, debe aumentar la capacidad de su infraestructura tecnológica para ofrecer servicios más acordes a la realidad de la comunidad de investigación costarricense.

Otro reto que aplica para la RedCONARE, así como para las redes nacionales de investigación y educación latinoamericanas es medir y evidenciar la transformación social que generan en sus países. Poder transmitirle a la comunidades de investigación que el pensar en red no acaba con una infraestructura tecnológica, sino que se complementa con redes sociales que tienen los investigadores en el mundo. Es decir, investigar en red no solo se da a través de una red de infraestructura tecnológica, se da a través de una red social.

Se puede tener la mejor tecnología, los mejores servicios, pero si no se tiene con quien interconectarse en el mundo no se va usar; lo que implica que las personas  investigadoras deben tener capacidades sociales para interactuar con otros investigadores en el mundo, con otras instituciones y con otras realidades. Esto es muy importante porque si los investigadores latinoamericanos no se abren al mundo o  no tienen las capacidades sociales globales, nunca utilizarán el potencial de las redes, se quedarán utilizando las redes desde un plano tradicional y no podrán interconectarse con el mundo y por ende, con la comunidad latinoamericana o de otras regiones. Tenemos que lograr que los investigadores piensen en red y que vean a las redes nacionales de investigación y educación como sus aliadas estratégicas.

¿Cómo cree que las redes nacionales de investigación y educación le aportan al desarrollo de los países y de la ciencia en la región?

Considero que las redes nacionales de investigación y educación le aportan a sus países cuando ponen a disposición de la comunidad académica y científica una red de gran capacidad y velocidad y una serie de servicios para sus investigaciones que contribuyen al desarrollo de la ciencia, la educación, la tecnología y la innovación.

Si las redes nacionales de investigación y educación son un espacio para que la ciencia y la tecnología de los países crezcan, entonces las redes son un factor determinante en la producción científica.

Asimismo, yo creo que podrían aportar más si dan cuenta de la importancia que tienen en el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología. En América Latina hay que gestionar las redes como un factor clave en los Sistemas Nacionales de Ciencia y Tecnología. Verlos como un actor que propiciaría el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Por el conocimiento que tengo, las redes no están siendo observadas estratégicamente por los gobiernos. No están siendo observadas como catalizadores de la ciencia y la tecnología, sino como proyectos de apoyo a la investigación. Las redes nacionales de investigación y educación son importantes para el desarrollo de los países.

¿Cuál considera que es el elemento clave para que las redes académicas sean exitosas?

Para que la redes sean exitosas, deben aprender de sí mismas y el único mecanismo estudiado hasta la fecha para aprender de si mismo es la evaluación. Las redes deben autoevaluarse para aprender de lo que están haciendo en materia de procesos, resultados e impactos. Eso es un factor que haría una gran diferencia en la gestión de las redes.

¿Cuál es tu libro favorito?

Me encanta leer ciencia ficción, en particular las obras de Phillip K. Dick. Me gusta mucho el libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? porque pone límites entre los humanos y los androides.

¿Y tus hobbys?

Disfruto mucho cocinar porque puedo experimentar nuevas cosas. Otro de mis pasatiempos es sembrar plantas medicinales, el cual me gustaría hacerlo más frecuentemente.

¿Qué me puedes decir de tu película favorita?

Náugrafo, la película dirigida por el cineasta estadounidense Robert Zemeckis y protagonizada por Tom Hanks es mi favorita.

Y con esto finalizamos la entrevista. Con el deseo de poder hacer grandes investigaciones juntos.

Agradecemos a Carlos Montero por compartir conocimiento y por aceptar la invitación para participar en este espacio.

¡Nos vemos un próximo #VisionariosRENATA!




#VisionariosRENATA: Delma Rodríguez, directora de Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay

 

Por: Claudia María Acosta P.

Estimados lectores de #VisionariosRENATA:

En esta oportunidad les compartimos la entrevista que le hicimos a la entusiasta por la creación de contenidos culturales y una de las personas que más disfruta trabajar de manera colaborativa en la región, ella es: Delma Rodriguez Morales, directora de Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay.

Delma Rodríguez, de origen uruguayo, es tal vez, una de las personas más cercanas a RENATA y con la que hemos tenido la oportunidad de colaborar en varios proyectos que se desarrollan en Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay.

Organizó su primera videoconferencia en 2002 y fue por satélite, multipunto con 14 nodos conectando varias provincias de Uruguay en un congreso educativo en forma distribuida. Desde entonces, nunca ha dejado de producir, organizar y crear contenidos culturales y educativos de forma remota y presencial a través de las redes avanzadas de Uruguay y de otros países de América, Europa occidental, Australia y también el Observatorio IceCube en la Antártida.

Sus propios intereses y acciones la llevaron a capacitarse en varios campos con base multidisciplinar. Con dos títulos de grado en educación, como Licenciatura en Ciencias de la Educación (opción investigación) en la Universidad de la República y el Título de Profesorado en Comunicación Visual (ANEP, Administración Nacional de Educación Pública). También obtuvo posgrados en Maestría en Artes Visuales y Educación (Maestría interinstitucional con la Universidad de Barcelona, Universidad de Granada y la Universidad de Girona), Diplomado en Ciencias Sociales titulado “Educación, Imágenes y Medios de Comunicación” en FLaCSo en Buenos Aires y Programa de Posgrado en Artes Mediales (Universidad Nacional de Córdoba en Argentina, Universidad de Chile, Universidad de Caldas y MECAD en España). Además de un Máster “Procesos Educativos Mediados por Tecnología” (proyecto de tesis en curso) en la Universidad Nacional de Córdoba.

Actualmente, Delma es la directora de Anilla Cultural Latinoamérica-Europa en Uruguay, desde 2011 hasta la fecha. Diseñó el proyecto por el cual Uruguay se convirtió en un nuevo nodo oficial de Anilla, donde la propuesta como objetivo principal  crear, acceder y democratizar contenidos de calidad en arte, ciencia, tecnología y sociedad en redes de Internet avanzadas locales y globales.

Por ejemplo: “Uruguay visita el CERN”, “Amigos de la red del CERN en LATAM”, “(Neutrinos y +), conexión con ALMA, conciertos experimentales y otros desde el Auditorio Nacional, “Artes Escénicas y redes avanzadas en LAC”, Museografía en red, entre otros.  En Anilla Uruguay durante estos años han participado más de 20 mil personas en forma directa e integrado muchas instituciones como universidades, centros culturales, escuelas, liceos, auditorios, museos, etc. De esta manera, Anilla Cultural en Uruguay ha permitido una participación directa entre diversos públicos junto con especialistas. En este marco, ha coordinado actividades y proyectos entre varios países de América, Europa occidental, Australia, la Antártida, etc. Alcanzando en algunas sesiones hasta sesenta nodos conectados simultáneamente.

Fue seleccionada para cursar el “Programa Formación de líderes para la nueva generación de Internet” 2014 en ISOC Internet Society. En 2015, organizó varias sesiones por videoconferencia para promover e involucrar a nuevas audiencias en GI Gobernanza de Internet. Muchos referentes importantes en GI en LAC y Europa participaron en estas conferencias. Por ejemplo: Rodrigo de la Parra Vicepresidente de ICANN, Sebastián Bellagamba CEO de ISOC-LATAM, Shernon Osepa ISOC, Alejandro Pisanty ICANN ISOC y UNAM, Olga Cavalli SSIG ICANN e ISOC, Cristina Monti y Christer Hammarlund (Comisión Europea), entre otros.

Debido a su trabajo en educación y museos, fue convocada por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay para integrar Comité Técnico Iberoamericano para el Premio en Educación y Museos (Unidad Técnica de Ibermuseos en Brasilia), en sus ediciones 2010, 2011, 2013 y 2014.

En 2012, fue partner (World Event Young Artists), una organización británica que convocó la primera reunión mundial de jóvenes artistas que se realizó en el marco de los Juegos Olímpicos Culturales, que acompañaron a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. 12 jóvenes artistas uruguayos viajaron a las Olimpiadas representando a Uruguay en diversas áreas artísticas como artes visuales, nuevos medios, teatro, fotografía, música, robótica, etc.

Obtuvo fondos para desarrollar proyectos culturales de investigación e intervención, tales como: Proyecto InfoArt 2008 (Consejo Nacional de Educación Pública en el Consejo de Formación Docente de Uruguay); MuRe 2017 Museografía en red Proyecto seleccionado por el Fondo Concursable para la Cultura en el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay.

Fue investigadora del proyecto “Práctica pedagógica en entornos de aprendizaje innovadores” 2011-2013, financiado por la Organización de Estados Iberoamericanos, el Consejo del Condado de A Coruña en España y el Consejo de Formación Docente de Uruguay.

Desde 2005 hasta la fecha, ha trabajado como docente en la formación de grado, tales como: cursos Teoría de la imagen y Teoría de las artes visuales y desde 2017, también ha impartido clases de Historia y Teoría de la Danza en el Instituto de Profesores “Artigas” de Montevideo.

Ha sido invitada para dar conferencias, charlas y talleres sobre temas de educación, cultura y TIC en diversos países como en: Cumbres Sociales del MercoSur en Foz de Iguazú (2010), Asunción (2011) y Mendoza (2012), Museo de Arte Contemporáneo de Chile, MUAC Museo de Arte Contemporáneo de UNAM en México, Reunión Red CUDI (2015), Reunión Red RENATA y Red RUMBO en Bogotá (2015), Conferencias TICAL de Directores de TI en Latinoamérica (2013, 2016, 2017), IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno y Universidad de Valencia (2016), NWS New World Symphony (2018), Kunsthistorisches Museum en Viena (2018), entre otros.

Y luego de su presentación, procedemos a conocer su percepción acerca de las redes nacionales de investigación y educación:

¿Por qué para Anilla Cultural es muy importante pertenecer a la red académica mundial?

Anilla Cultural nació en Cataluña, hace más de 10 años y siempre estuvo asociada a las redes académicas del gobierno catalán, por consiguiente español, europeo y mundial. Además, desde su origen fue una integración de redes tanto académicas, así como de empresas telefónicas que generaron infraestructura en aquellas instituciones que no eran estrictamente académicas o que fue necesario expandir la infraestructura de red tanto a localidades pequeñas o en sitios culturales de Barcelona generando una auténtica integración de red tecnológica y humana. En esta articulación la fundación i2cat con Artur Serra tuvo un rol importante y posteriormente con la expansión de la Anilla a Iberoamérica nuestros referentes más cercanos están en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, CCCB, con Juan Insua. Aprendimos mucho del trabajo interdisciplinar en red y seguimos aprendiendo para intentar brindar innovación en la articulación de cultura y educación en internet avanzado.

¿Por qué a la Anilla le sirve la red nacional de investigación y educación?

Anilla Cultural es una red de co-creación, producción, investigación e innovación en el ámbito cultural y educativo en internet avanzado. Unido a esto se encuentra la colaboración como una de las claves para la co-creación. En la intersección de infraestructura y contenidos son las redes nacionales de investigación y educación un aliado natural, donde desde mi percepción hay un diálogo e interacción de trabajo mutuo entre la Anilla y diversas redes nacionales en escala local, regional y global.

¿Cuáles son los principales proyectos que Anilla desarrolla utilizado la red académica?

El perfil para el trabajo cultural y educativo en un forma descentralizada e integrada en la Anilla de Uruguay, ha permitido generar proyectos de colaboración en arte, ciencia, tecnología y sociedad entre la región latinoamericana y europea, donde también EE.UU. se ha involucrado, junto a otros.

La red Amigos del CERN es un ejemplo, si bien es una red de divulgación en física de partículas, también ha tenido varios resultados de propuestas en la intersección multidisciplinar como por ejemplo el proyecto CognoVisual. A partir de propuestas online de la Red de Amigos del CERN, la profesora Luisa Macías de la Universidad del Valle (Colombia), elaboró un proyecto de colaboración (CognoVisual) con sus estudiantes de diseño para generar afiches online con un importante desarrollo de la comunicación visual en función de la divulgación científica en la física de partículas y de diversos temas científicos. Esos más de 50 afiches (la producción sigue) fueron corregidos en contenidos específicos por científicos colombianos y luego pasaron a otra revisión por científicos del CERN.

Por la calidad de los trabajos desde Anilla hicimos el nexo para que se pudieran difundir y una red europea de física van a traducirlos del español a los diferentes idiomas de UE, en esta colaboración también participará el Departamento de Traductorado de la Universidad de la República en Uruguay. Ese es un ejemplo de calidad en la visualidad de los afiches y en su contenido con base en el trabajo de colaboración y co-creación.

Otra línea que estamos impulsando es la red de “Artes Escénicas”, hemos tenido las conferencias de Justin Trieger de la New World Symphony y Tom Gorman con el proyecto de Telepresencia y teatro. Vamos a seguir más intensamente con capacitación y proyectos de co-creación.

Hay otros proyectos que son bianuales desde el 2012 como el Congreso online de Educación y Nuevos Medios, donde se van trabajando diferentes temáticas clave en la intersección educativa y medial. Por ejemplo la realidad aumentada, interdisciplinariedad, entre otros.

Un proyecto que tuvo un muy positivo impacto es “MuRe, museografía en red”, tiene como objetivo la generación de un circuito expositivo en Internet, narrativas en torno a objetos patrimoniales, diálogos e interacciones en tiempo real con dichos objeto, donde sólo existe su muestra en conjunto a través de Internet avanzado. Los museos, centros culturales, instituciones y personas que participan no coexisten geográficamente, pero habitarán juntos el mismo espacio y tiempo virtual. Museografía en Red construye relatos, historias y narrativas entre los objetos y las personas en clave local y global. Además del trabajo que implicó generar las sesiones y la interacción visual atractiva en tiempo real, hubo una participación muy alta de países, comunidades y personas. De hecho Colombia fue el país, después de Uruguay que tuvo mayor participación con sedes en las 8 regiones de Colombia, más de 15 universidades participaron activamente. ¡Fue una experiencia que sirvió a todos en diferentes niveles!

Siempre apoyamos o desarrollamos propuestas donde grupos de personas colaboran fuertemente para beneficiar a otros en su formación educativa y crecimiento cultural en una forma sostenida e intensa. Aspecto no menor y remarcable. Un ejemplo significativo: a inicios del 2016 Red CUDI, de México, nos dio una solución tecnológica para un problema que teníamos que consistía en cómo desarrollar las interpretaciones simultáneas en diferentes idiomas. Este emergente surgió cuando hicimos la videoconferencia en el 2015 con IceCube el observatorio de neutrinos en la Antártida.

Si bien en ese momento se solucionó bien, precisábamos una modalidad que permitiera dar muchas posibilidades y sistematizar el trabajo. Entonces, a partir de esa solución se intensificaron las interpretaciones simultáneas a diferentes idiomas (español, inglés, portugués, quechua y kichwa), donde son los estudiantes los que se benefician con una práctica profesional de calidad. A su vez, se realiza una investigación educativa en ese contexto y permite que los contenidos de la Anilla tengan acceso a un público multicultural de diferentes continentes. La metodología de trabajo que se desarrolla desde Traductorado en UdelaR Uruguay está sustentada técnicamente por RAU (Red Académica Uruguaya) y diversas instituciones, permitiendo la integración a otras lenguas y comunidades como es el caso del quechua y kichwa en zonas de Perú y Ecuador, además del portugués  e inglés con carácter de integración regional y global respectivamente.

¿Cómo se puede hacer arte y cultura en red?

En primer lugar hay que mencionar la variedad de modalidades y formatos. Pienso que el desafío no es hacer, sino hacerlo con calidad, innovación y que cada acción tenga un sentido de mejora para la aldea global en la que vivimos.

Pueden existir conceptos fosilizados en hacer arte y cultura en redes avanzadas, donde de pronto se puede creer que hacer un streaming de una actividad es hacer arte y cultura en red. Quizás pueda ser una forma de acceso y habría que analizar de qué estamos hablando y cómo es el caso.

En lo personal, mi primera videoconferencia que organicé fue en el 2002 multipunto a 14 nodos vía satélite en Uruguay con un congreso de educación de todo el día y mis primeras transmisiones vía web fueron en el 2007 con una plataforma de Adobe Connect que me brindó el reseller para testear y realizar informes de usabilidad y mejora. Recuerdo que una de las primeras actividades fue realizar un taller online de creación de Imágenes 3D (anaglifos) con un laboratorio de visualización avanzada como expositores y con público presencial y online principalmente docentes y estudiantes.

Desde el inicio fue un esquema distribuido. Recuerdo haber hecho todo tipo de actividades explotando al máximo las posibilidades de esa herramienta y generando combinaciones de uso diferente. De hecho en el 2011 hicimos un grafiti colaborativo online y en red desde el Museo Blanes de Montevideo interviniendo digitalmente un cuadro emblemático en la identidad nacional de Uruguay, como es el Juramento de los 33 orientales. A su vez, esa intervención online-digital en el museo estaba vinculado a una obra de un artista en ese momento allí, Jorge Soto, que había generado un circuito cerrado con la cámaras del museo y ese mismo cuadro se proyectaba en otra sala, donde nosotros estábamos interviniendo digitalmente en un día pre-establecido. Ese fue un ejemplo de redes, co-creación, diálogos entre un artista contemporáneo, público interviniendo digitalmente presencial y online, obras legitimadas, imaginarios de identidad nacional, etc. y se hizo algo nuevo.

De ese caso salto en el tiempo al 2017,-entre medio hay muchos proyectos realizados-, con todo el desarrollo del proyecto “MuRe museografía en red”, cada una de las siete sesiones online en tiempo real tenía una trabajo de pre-producción muy grande dónde la creación de contenidos distribuidos iba de la mano de la tecnología apropiada sobre cómo mostrar. Aunque pareciera un continuo había bastante complejidad por detrás de “escena” en el producto final que veía el público presencial y online. Por ejemplo, se inauguró la primera sesión con Brian Mackern net artista en Montevideo y el Mamo Lorenzo en Bogotá en la sede de RENATA para mostrar qué era para ellos la idea de lo GloCal (global y local).

Otra sesión fue “Ancestros TIC”, una fiesta de las culturas ancestrales de Latinoamérica con danzas prehispánicas en México, una comunidad en Sicuani (Cusco, Perú) compartieron las festividad de las Semillas en honor a la Pachamama (la celebración estaba pasando en ese momento), artistas contemporáneos Sebastián Calfuqueo y Bernardo Oyarzún de origen mapuche desde el MAC en Chile, una composición de música electroacústica de Gonzalo Biffarella a partir de cantos wichís y el artista Fernando Foglino con su relevamiento 3D sobre “Los últimos charrúas” en Montevideo.

En medio de esto, estudiantes de profesorado en Comunicación Visual del IPA en Montevideo habían diseñado objetos artísticos de “semillas” que el público podía elegir a distancia y los estudiantes abrían el objeto-semilla que contenía un mensaje. Ese fue el caso del mensaje que le tocó a una niña peruana de una escuela primaria de Uruguay que participaba y le tocó la frase “Sembrar la memoria para que no crezca el olvido” usada por el poeta y performer Clemente Padín en la anterior sesión.

El impacto de esa acción en la niña hizo que le pidiera a la maestra participar en MuRe. Entonces le preparamos un espacio para que diera su testimonio en otra sesión de MuRe dedicada a los viajeros, sobre como niña inmigrante había viajado y conocía dos culturas diferentes como Perú y Uruguay. Esa fue la atmósfera de MuRe, compartida y co-creada.

Una síntesis de ejemplo de MuRe, entre arte, ciencia, tecnología fue el concierto y performance en red “Piano Cósmico Jam” al final de la última sesión online (tema “Las musas de MuRe”) estaba funcionando en vivo el Piano Cósmico que es un dispositivo inventado por dos científicos mexicanos que a partir de la detección de los rayos cósmicos que ingresan permanentemente a nuestro planeta y los convierte en sonido, en ese mismo momento estaban conectados desde Colombia (SensorLab), en Chile el colectivo de músicos y artistas visuales Tierra de Larry y en Montevideo Clemente Padín con su performance “Pan-Paz” junto con la performance de body painting e instalación de Paloma González Helguera. Durante 30 minutos aproximadamente se interactuó visualmente y sónicamente, alternando con filtros de imagen que intervenían lo que estaba pasando con los artistas. Así cerramos el primer ciclo de ese proyecto.

Para finalizar esta pregunta,-porque podría seguir con muchos ejemplos más-, quisiera retomar el concepto de acceso. Un proyecto muy interesante fue el que realizó el nodo de la Anilla de Chile en el Museo de Arte Contemporáneo, MAC,  que consiste en visitas guiadas a distancia, también conocido como “Diálogos a través de la ventana” han difundido las exposiciones del museo a lo largo de todo Chile, que no es menor en longitud territorial y complejidades geográficas.

En un formato de visita con guía, sobre todo estudiantes adolescentes interactúan en la apreciación sobre el arte contemporáneo. Como estamos en red, en esa propuesta nos invitaron varias veces a participar con público desde Uruguay. Recuerdo en una exposición de Luis Camnitzer en el MAC que la guía preguntó al público de Uruguay sobre unos objetos de uso cotidiano que estaban expuestos en un ready made, en particular había una caravana con un corazón de color verde, entonces la guía hizo el comentario que en general nosotros estábamos acostumbrados a distinguir formas relacionadas con colores específicos como puede ser la forma de corazón con el rojo y qué podían ellos pensar con respecto a ese corazón verde.

Muy espontáneamente un chica de 14 años del liceo de la ciudad de Carmelo le dice “Podemos interpretarlo como un corazón esperanzado, porque el verde se asocia a la esperanza a algo que va creciendo de a poco y puede llegar a más”.

Con estos ejemplos hay claves para  “hacer arte y cultura en red”. O sea, es acceso y la calidad del mismo. Hay diferentes construcciones de significado colectivo mediado tecnológicamente.

Esa experiencia de Chile nos permitió a nosotros en Uruguay acceder a un know how que luego transformamos en otras visitas guiadas como fue el caso del Museo Blanes (2014) donde un dron fuera y dentro del museo fue realizando el recorrido visual, además de otros componentes. También la visita guiada a distancia en el MNAV Museo Nacional de Artes Visuales (2015) de Montevideo con la exposición “Pintar es soñar” de Ignacio Iturria, con un relato propio a través de las diferentes salas del museo con la exposición, jugando con diversos puntos de vista y realidad aumentada.

Cito a Juan Insua del nodo de la Anilla en Barcelona, “Anilla Cultural es un proyecto promisorio, todos saben algo, no todos saben todo.”

¿Cómo ha sido la articulación con Colombia?

En la Anilla fundacional estuvo el Museo de Antioquia de Medellín, con quienes nosotros hicimos algunas acciones interesantes. Luego hemos tenido dos acciones en 2017 con SensorLab de la Universidad de Caldas. Esto en términos generales de la Anilla Cultural. Desde la Anilla en Uruguay a través de RENATA hemos integrado y generado proyectos con muchísimas universidades de Colombia en todas sus regiones. Este proceso ha sido bien valioso, porque han habido contenidos de todas las disciplinas en un diálogo muy fructífero. Por eso, entendimos que RENATA tenía que recibir el premio en E-cultura 2018 en el rubro de colaboración institucional porque ha sido una las redes académicas que más se ha destacado en el apoyo y colaboración con la Anilla, junto con Red CUDI en México, REUNA en Chile, RNP en Brasil, RAU en Uruguay y RedCLARA como la red de redes académicas de la región Latinoamericana.

También hubo un premio para Luisa Macías de la Universidad del Valle (e instituciones asociadas) por el importante desarrollo de co-creación y colaboración que mencionaba anteriormente. Además ese proyecto seguirá creciendo y expandiéndose. El ejemplo de Luisa es destacable como generación de trabajo en red, muy prolijo en las acciones colaborativas en la ponderación al trabajo de autor en su contribución al trabajo colaborativo y de co-creación. Porque muchas veces, se cree que el trabajo colaborativo es algo que hacen algunos y otros figuran por acciones muy mínimas. Es muy importante enseñar la ética y procedimientos del trabajo de co-creación en colaboración.

También me gustaría ser muy clara, no hay Anilla Cultural Colombia como tal, solamente existen los antecedentes que menciono y este trabajo que esperamos seguir consolidando.

¿Qué importancia le asigna al trabajo colaborativo utilizando las redes nacionales de investigación y educación?

La pregunta lo dice, la palabra clave es: colaboración. Todo desarrollo en este contexto a corto, mediano y largo plazo,- con poco o mucho presupuesto-, se sostiene en calidad con colaboración. Hay mucho para profundizar y afianzar en promover la cultura de colaboración.

¿Cuáles son los retos que tiene Anilla Cultural?

Estamos en un momento muy interesante, reconfigurando acciones futuras. Por nuestra parte ayudando a otros posibles nodos a iniciar los primeros pasos, como es el caso de FIOCruz en Brasil con Tania Araújo Jorge, entre otros países. En lo personal, cuando se inician este tipo de acciones de apoyo o pasaje de know how, en mí está el sentimiento de que otros nodos puedan ser igual o mejores de lo que hemos hecho hasta ahora.

¿Cómo cree que las redes nacionales de investigación y educación le aportan al desarrollo de los países y de la ciencia en la región?

Primero quisiera decir que se sabe poco y en eso debería haber más difusión tanto en el ámbito académico como fuera de este sobre el real aporte de las redes nacionales de investigación y educación (RNIE), el cual a mi entender es enorme.

Hablo de lo micro que le tocó puntualmente a Anilla con el proyecto MuRe, tuvimos el apoyo del fondo concursable del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay, pero el proyecto tuvo tanta demanda e interés que creció 10 veces más de lo planificado. Si no hubiéramos tenidos el apoyo de varias redes nacionales, no hubiésemos podido hacer lo que se hizo, ni en calidad ni cobertura.

Voy a lo macro, que no compete a Anilla, pregunto, ¿la gente sabe que las redes académicas en especial Chile está desarrollando la infraestructura de red para un “bosque” de 300 telescopios en el 2030?, sigo preguntando ¿se sabe que la red académica en Brasil está generando internet para todo el Amazonas?. Sigo preguntando, ¿la gente sabe que la red académica mexicana está en la infraestructura de red de proyectos científicos destacados como HAWC? o que ¿Red CUDI ha sostenido técnicamente proyectos como MuRe para toda Latinoamérica?. Sigo preguntando, ¿la gente sabe que la red académica de Uruguay (que es muy pequeña comparada con las demás) y sus instituciones asociadas, sale desde su sede las principales interpretaciones simultáneas? no solamente para Latinoamérica, en la difusión de contenidos científicos y culturales de diferente índole. Sigo preguntando, ¿se sabe que la red académica de Colombia está en el top ten de las redes académicas mundiales?, con todo lo que ello significa.

La pregunta más posible de responder sería, no sé si la gente sabe, pero al menos lo debería saber el mundo académico. Yo estoy en contacto con mucha gente académica de la región y no se sabe.

¿Cuál considera que es el elemento clave para que las redes académicas sean exitosas?

Reitero la palabra clave “colaboración” y agrego en este sentido la importancia de profundizar la formación en la cultura de colaboración. Junto con la calidad del trabajo en red, he aprendido mucho en este sentido de las redes académicas y espero seguir creciendo con ellas.

¿Cuáles son sus hobbies y libros favoritos?

Me gusta hacer muchas cosas y por eso también tengo mucho hobbies diferentes. Uno de ellos, que es compartido con casi todos los montevideanos, es caminar por la rambla. También he descubierto con los años una inclinación natural a disfrutar y consumir todo tipo de experiencias sónicas desde la ópera a los cuencos tibetanos, un concierto electroacústico. Casi todo me gusta como experiencia artística de calidad. Lo mismo me pasa con los libros, tengo varios libros iniciados que voy leyendo en diferentes velocidades, ahora los que están arriba de todos los demás es uno que me regalaron de Saramago “Todos los nombres”, estoy releyendo “Alicia en el país de la maravillas” me divierto mucho y se me han ocurrido muchas cosas. Estoy terminando el catálogo de Ars Electronica 2018, lo he revisado varias veces desde que lo compré en Linz.

Y para culminar esta entrevista, nos despedimos con la frase más inspiradora y favorita de Delma “Busquemos un motivo y el resto lo inventaremos”.

Desde Colombia seguiremos inspirándonos y motivando a la comunidad académica de Colombia para que participe y se inspire con los proyectos de Anilla Cultural Uruguay.

¡Pronto más #VisionariosRENATA!




#VisionariosRENATA: Rafael “Lito” Ibarra, el padre de la Internet en El Salvador

Rafael Ibarra prefiere que le llamemos Lito, como es conocido por sus allegados y como miembro de la comunidad académica y el mundo de las TIC.

Considerado el Padre de la Internet en El Salvador, en junio de 2003, queriendo ir más allá de la internet pública y creyendo en la importancia de las redes nacionales de investigación y educación para el desarrollo de los países, Lito participó en la fundación de RedCLARA, en México, junto a otros líderes de la internet en la región con los que comenzaron a motivar la vinculación, a la red académica mundial, por parte de los gobiernos y las Instituciones de Educación Superior de América Latina.

Fundador de SVNet, RAICES, Conexión, CasaTIC, LACTLD y RedCLARA, entre otras organizaciones que promueven el desarrollo de la tecnología para el progreso de la sociedad, también miembro de los directorios de ICANN y LACNIC, LACTLD y RedCLARA,

Nos reunimos con Lito a través de nuestro VC Espresso  y tuvimos la oportunidad de conversar sobre los distintos roles que permiten la consolidación de las redes nacionales de investigación y educación como escenario para el desarrollo de nuestros países.

 ¿Cuál es el beneficio de las redes nacionales de investigación y educación para la sociedad?

 Los avances en la ciencia y la tecnología, producto de trabajos multidisciplinarios y colaborativos a nivel mundial, es lo que está logrando desde hace varios años un mejor nivel de vida en la humanidad, más comodidad, mayor eficiencia y rendimiento, así como incrementos exponenciales en la creación de riqueza y mejores índices de salud, educación, desarrollo sostenible, y otras áreas con efectos positivos para la sociedad.

La existencia y desarrollo exitoso de las redes nacionales de investigación y educación (RNIE) —National Research and Education Networks, NREN, por su sigla en inglés—, al vincular a científicos, investigadores y académicos de varias instituciones, tanto dentro de un país como con sus homólogos en el resto del mundo, promueve y facilita el trabajo colaborativo y el avance de todas las disciplinas de la ciencia en los países donde operan, acercando los beneficios de los resultados de las investigaciones a la sociedad donde están inmersas.

El aporte que las investigaciones científicas con adecuación local brindan a las personas y comunidades a las que pertenecen puede tener un efecto transformador de gran impacto, envergadura y alcance.

 Dada la importancia de las NREN en el desarrollo del mundo… ¿Cuál es el papel de los diferentes sectores de la sociedad en la consolidación de las NREN?

Al tratarse de resultados positivos y deseables para toda la sociedad, el apoyo a las RNIE y a las instituciones y personas que las conforman debería ser una necesidad estratégica de todos los sectores de un país.

En particular, el sector de la empresa privada puede buscar alianzas, proponiendo y apoyando con recursos —técnicos, humanos, financieros, espaciales, etc.—, proyectos de investigación que sean de su interés particular.

El sector gubernamental, cuyo objetivo es buscar el bien común de la población en su jurisdicción, debería en todos los casos buscar formas válidas, eficientes y productivas para apoyar con recursos y crear sinergias con otros proyectos públicos en marcha.

Las academias deben buscar integrarse activamente a la RNIE, apropiándose de dicha red nacional, viéndola como una parte importante de sí mismas, y no como un ente externo.

La sociedad civil puede también asociarse y vincularse con los proyectos de investigación científica, facilitando en varios casos la puesta en marcha y evaluación de pruebas piloto o implementaciones a mayor escala.

 ¿Puede existir una NREN sin apoyo del Gobierno? ¿Bajo qué premisas?

Una RNIE (o NREN, por sus siglas en inglés) puede existir sin el apoyo del gobierno del respectivo país si la comunidad académica tiene una clara visión estratégica de la importancia de desarrollar la investigación científica en forma colaborativa, comprende el valor de esta forma cooperativa de desarrollar la e-Ciencia, y, consecuentemente, las instituciones de educación superior e investigación están dispuestas a invertir recursos de varios tipos en la formación, evolución y sostenimiento de la infraestructura técnica, administrativa, legal y académica de una red nacional.

También se vuelve clave en una situación de falta de apoyo del gobierno, el acompañamiento del sector privado, a través de empresarios visionarios que estén dispuestos a invertir en el futuro del país, apoyando la investigación y docencia, lo que eventualmente generará mayor capacidad de adquisición, mayor riqueza y desarrollo, y por ende más negocios también para estas empresas.

Siempre será deseable que el gobierno acompañe y apoye este esfuerzo, ya que claramente se ubica como una entidad de interés público, sin importar que algunos de los actores apoyados provengan del sector académico privado.

Debe considerarse que el apoyo del gobierno, cuando existe, no debe ser condicionado a un liderazgo absoluto de la RNIE por parte de entidades públicas, sino a formar parte de un cuerpo colegiado multisectorial.

Aún así, si este apoyo gubernamental no es posible por cualquier razón, las instituciones de educación superior y las que realizan investigación científica como parte de su definición existencial, debieran sumarse, apoyar y participar activamente en el desarrollo de la RNIE del país respectivo.

En Colombia, la infraestructura de RENATA interconecta 54 nodos mediante canales de 100 Gbps entre las principales ciudades del país… ¿Cuál crees que es la responsabilidad de la comunidad académica al respecto? ¿Alguna invitación asociada para la comunidad académica de Colombia?

Tuve el privilegio de observar el desarrollo de la RNIE colombiana desde su gestación, pues nuestros países entraron en forma simultánea a conformar RedCLARA, junto a otras naciones de Latinoamérica. Considero que la RNIE colombiana, RENATA, ha sabido desarrollar las bases e infraestructura adecuadas para el avance y crecimiento de la e-Ciencia, la investigación y la educación en toda Colombia.

Lo que RENATA ha logrado en los años que lleva trabajando es muy relevante para la ciencia de la región, y aunque siempre habrá más metas e ideales que satisfacer, o aspectos que se pueden mejorar, la comunidad académica colombiana tiene la gran responsabilidad de saber utilizar la infraestructura, la organización y la cooperación que han construido en conjunto.

Para un observador externo, el desarrollo que presenta RENATA es digno de emulación y seguimiento cercano. Nuestros colegas colombianos deben sentirse afortunados de contar con la historia, estructura, composición y organización de su red nacional avanzada, y deben asumir la responsabilidad de utilizarla y generar el mayor provecho de esta, haciendo lo que es parte de su misión: colaborar con colegas y homólogos en el mundo, investigar, enseñar y publicar los resultados de su trabajo, para construir un legado para las generaciones actuales y venideras.

 Y entonces… ¿Qué sueñas con relación a nuestras NREN? ¿Cuál es tu visión al respecto?

Que sean el agente de cambio más relevante para transformar a nuestra región entera como un semillero de investigaciones y publicaciones científicas destacadas a nivel mundial, de varios centros de creación de innovaciones y patentes, de profesionales y científicos comprometidos con el avance de la ciencia en sus países, y dotados de una visión social que les permita que, por medio de las herramientas, métodos, procesos y rigor científicos, colaboren en la transformación radical y positiva de nuestras naciones en forma integral, haciendo realidad el ideal de una ciencia latinoamericana para los latinoamericanos y el resto del mundo.

Oportunidades de trabajo colaborativo entre RAÍCES y RENATA… ¿Se te ocurre alguna?

 Desde RAICES, vemos a RENATA como una hermana que, aunque no es mayor en edad, lo es en nivel de avance y desarrollo propio.

De una manera global, y en una línea de colaboración, el intercambio de experiencias, estrategias, métodos de trabajo, políticas y lineamientos, en el desarrollo y consolidación de cada RNIE puede ser positivo para ambas organizaciones.

En una línea paralela de colaboración, se puede intentar identificar proyectos e intereses comunes entre los investigadores de las instituciones que pertenecen a ambas redes, e intentar desarrollar programas de colaboración continua y sistemática entre estos homólogos.

Otra forma de colaboración podría ser compartir charlas, como las que continuamente promueve y organiza RENATA, de una forma más explícita y “dedicada” con docentes e investigadores de RAICES en El Salvador.

 ¿Quieres añadir algo más?

 Ojalá pueda visitarlos pronto y añado lo siguiente: El desarrollo de las RNIE en nuestros países es, en la mayoría de los casos, incipiente, y las razones estratégicas a mediano y largo plazo de la existencia de estas organizaciones todavía no son comprendidas plenamente por autoridades políticas y empresariales y, en algunos casos, tampoco por los líderes académicos.

Por esto, es importante mantener con tesón y paciencia el entusiasmo de sus promotores, buscando continuamente historias de éxito, sobre todo en los países de nuestra región, mostrando de esta forma su factibilidad y la realización de resultados exitosos.




#VisionarosRENATA: Thomas Fryer

Thomas Fryer, responsable de relaciones internacionales de GÉANT, nos comparte el impacto y las oportunidades del proyecto BELLA y de colaboración que ofrece GÉANT para América Latina.




#VisionariosRENATA: Martín Hilbert

En menos de 9 minutos, Martin Hilbert explica como entre el Machine Learning, el Big Data, las simulaciones computacionales y las redes avanzadas de investigación y educación se puede entender el comportamiento humano para crear el futuro que creemos.




#VisionariosRENATA: William Confalonieri

 William Confalonieri, director digital de la Universidad Deakin, Premio CIO del Año 2016 por los Australian Executive Awards (CEO Magazine), y CIO of the Year 2018 por IT News, en reconocimiento por el desarrollo de Deakin Genie como el mejor proyecto de TI de Australia, comparte los principios para preparar a las instituciones para un “mundo totalmente nuevo”. 




#VisionariosRENATA: Carlos Casasús, director ejecutivo de CUDI

Por: Claudia Berbeo

¡Hola amigos de #VisionariosRENATA!

Hoy tenemos el placer de compartirles la entrevista que le realizamos al Licenciado Carlos Casasús, una de las personas que más ha influenciado en el desarrollo tecnológico de México, un visionario que ha estado involucrado prácticamente en 50 temas relacionados con telecomunicaciones. Hoy en día, el Licenciado Casasús es el Director General de CUDI, la NREN de México.

A continuación les compartimos la amena, inspiradora e interesantísima conversación que tuvimos con él:

Licenciado, un honor conversar con usted. Por favor cuéntenos acerca de su carrera profesional y cómo nació CUDI:

“Cuando regresé de mi maestría en Estados Unidos, ingresé a trabajar a Teléfonos de México, donde tuve una carrera de 18 años. Esta fue una empresa pública hasta ese momento, y me tocó jugar el papel de Director Financiero durante su proceso de privatización, lo cual sucedió entre 1990 y 1991. Luego tuve un período en el gobierno de la ciudad de México donde hicimos un proyecto de reorganización del agua y al terminar, el presidente Ernesto Zedillo me llamó para ser su Secretario de Comunicaciones y para hacer  la Ley de Telecomunicaciones de 1995, la cual abría el sector de las comunicaciones a la competencia después de la privatización de Telmex. Me tocó coordinar la redacción de la Ley y como resultado se creó la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL), y fui su primer Presidente.

Luego, me pareció muy atractivo aportar para que las educación se apoyara en las TIC. Nos habían contactado algunas universidades que participaban en el Consejo Consultivo de la COFETEL, que buscaron conectarse a Internet2 de Estados Unidos, que acababa de nacer, y nos pidieron que buscáramos la manera de hacer la interconexión con la red americana. Yo contacté a Internet2, quienes nos dijeron que no eran una red pública sino privada, que eran una entidad no regulada, y que sugerían que México hiciera lo mismo, que constituyera una organización sin fines de lucro que operara la red Mexicana y que una vez que tuviéramos la red operando buscáramos la interconexión con ellos sobre bases negociadas y no reguladas.

Empezamos el esfuerzo de crear esta asociación civil de universidades, no pudimos, entonces cuando salí de la COFETEL, pensé que era un tema que me gustaba mucho y al que quería dedicarme por el resto de mi vida. Y así fue, organizamos la red nacional de educación e investigación de México. La asociación civil que maneja la red en Estados Unidos se llama University Corporation for Advanced Internet Development (UCAID), y aquí el México le pusimos el mismo nombre traducido, para que entendieran que estábamos tratando de hacer lo mismo, por lo que nos llamamos Corporación Universitaria para el Desarrollo del Internet (CUDI).

Finalmente creamos la red, con muchas falencias y dificultades técnicas, pero lo logramos y nos conectamos con la red americana, abriendo el camino para que muchas universidades mexicanas tengan colaboraciones importantes en materia científica con universidades americanas. 

Ya vamos a cumplir 20 años de estar trabajando en esto. Uno de los esfuerzos bien importantes en el que he participado, fue en RedCLARA. Nos empezamos a juntar muy informalmente las organizaciones de Chile, Argentina, Brasil y México, y empezamos a buscar cómo crear esta asociación y conectarnos todos en América Latina.

Salió una cumbre de jefes de Estados de Europa – América Latina, que asignó recursos para proyectos de la sociedad de la información, sometimos nuestro proyecto y nos aprobaron constituir a RedCLARA . Venimos batallando para dejar de dejar integrada este esquema de conectividad entre todos los países de América Latina, y conectarla con Europa, con Estados Unidos, con Asia y con el resto del mundo, ha sido para mí una satisfacción personal poder hacer esto”.

¿Cómo cree que las redes nacionales de educación e investigación, le aportan al desarrollo de los países?

“Estas redes se han convertido en organismos claves para la ciencia moderna, la ciencia de hoy. Todo el tema científico moderno depende de instrumentos complejos que generan cantidades inimaginables de información y de datos y sin estas redes de gran capacidad y baja latencia, es muy difícil participar en proyectos dedicados a la ciencia. Estas redes son indispensables para la ciencia de hoy.

Cada vez más, nuestras autoridades y gobiernos reconocen el papel del desarrollo científico y el desarrollo económico en general. En todos nuestros países están cambiando las economías basadas en la producción de bienes agrícolas, mineros, petroleros, a economías donde los servicios juegan cada vez un papel más importante y donde la tecnología es absolutamente indispensable para lograr mayor productividad de sus industrias adicionales, y participación en nuevas áreas económicas.

Hoy es claro que la digitalización es una tendencia irreversible, el contenido informático de todos los bienes que producimos es mayor. El valor agregado de un coche son los computadores que tiene adentro que hacen que consuma menos gasolina, que lo podamos manejar mejor. Todos los bienes tienen cada vez más mayor contenido informático. Si no formamos gente en estas tecnologías, si no estamos viendo estos nuevos desarrollos científicos basados cada vez en instrumentos más sofisticados, pues estamos cerrando la puerta al desarrollo.

Las redes nacionales de investigación y educación juegan un papel, primero, de conectividad para llegar a estas fuentes de información, a los servicios de nube, a los grandes instrumentos científicos. Si no llegamos con estas redes de gran capacidad, nos costarán cada vez más trabajo los procesos de educación y de investigación que realizan nuestras universidades.

Pero otro papel tremendamente importante es que estas redes hacen comunidad con la gente de las universidades que hacen tareas relacionadas con las tecnologías de la información y las comunicaciones. Yo creo que ese va a ser uno de los grandes legados. En unos años tendremos que pensar en nuevas tecnologías de redes, y la red física que hoy nos conecta probablemente sea diferente en 20 años, pero lo que es muy importante, son esas comunidades de universitarios e investigadores que se convocan en nuestras organizaciones, en donde ya hoy tenemos una historia larga de reunirnos, de hacer proyectos conjuntos, de afrontar retos que van cambiando pero en el fondo somos la misma comunidad de gente interesada y apasionada por estas tecnologías.

Hace un par días estábamos en una reunión sobre intercambio de tráficos de internet en México y resulta que el encargado de las redes de Google para América Latina, fue el primer presidente del comité de redes de CUDI, hace 18 años. Hoy con otro sombrero nos volvemos a reunir y tenemos tantas historias en común y proyectos en los que va a ser mucho más fácil el llegar a acuerdos, el pensar en grande y el poder visualizar el desarrollo futuro, y con mucha confianza porque precisamente estas redes humanas son muy importantes”.

¿Cuáles son los aprendizajes entorno al fomento del trabajo colaborativo que han tenido en CUDI?

“La naturaleza de las redes nacionales de investigación y educación (NREN) ayudan mucho a esto. Todas la redes se caracterizan por ser entidades sin fines de lucro, y de alguna manera todos los que estamos en esto pensamos que hay un bien común, un bien público, más allá de las utilidades privadas que pudiera tener un operador de comunicaciones y esto facilita el diálogo entre todos los participantes.

Las NREN son operadas por las universidades y para las universidades. Esto crea una serie de incentivos a la participación que no tienen que ver con quién gana más dinero por lo que son proyectos colaborativos que facilitan el que todos tengamos una visión común. Es importantísimo que esto no se pierda. Los modelos económicos deben preservar al Internet como un bien público, y obviamente a las NREN, como un bien público que genera un bien común mucho mayor a su costo”.

¿Cuáles son los retos que tiene su organización para este año?

“CUDI ha venido cambiando su modelo de financiamiento a raíz de la reforma de telecomunicaciones que tuvo lugar en el 2014. Básicamente en esta reforma, hay una disposición constitucional que dice que Internet es un derecho constitucional de todos los mexicanos, es una aspiración, tuvo el apoyo de la mayoría de nuestros congresistas. Y uno de los temas que incluyó esta ley es que el Estado debiera garantizar que exista una red de comunicaciones para la educación y la investigación. Esto implica que el Conacyt ) y la Secretaría de comunicaciones, tienen una responsabilidad legal de financiar la NREN.

Esto tiene mucha razón porque en México la participación de la educación superior pública es determinante. Aquí hay algunas instituciones universitarias privadas muy serias e importantes como el Tecnológico de Monterrey, pero la gran mayoría de instituciones serias en educación superior son públicas y financiadas por el Estado.

Y entonces es importante que el propio Estado garantice su conectividad a una red de investigación y educación, el que permita el acceso a estos instrumentos científicos si es una meta importante y un gran esfuerzo y logro. El tema es que en estos últimos años, el gobierno no ha podido resolver el financiamiento de la red nacional de investigación y educación, y allí caemos en problemas, esto ha sido un gran desafío. Estamos concretando algunas cosas, previo al nuevo cambio de Gobierno porque aquí también tenemos elecciones próximas, esperamos que este andamiaje que estamos dejando en este gobierno, pueda preservarse en el nuevo, y ya tenemos la mayor parte de las definiciones a ese respecto.

Se pretende consolidar anillos urbanos de fibra en las principales ciudades del país para garantizar la conectividad de gran ancho de banda de las universidades y los centros de investigación ubicados allí, pues la gran concentración de la investigación está en las principales ciudades. Esto nos permite ir ampliando hacia ciudades más pequeñas. Aunque la ley no distingue el tamaño de la ciudad, el tema es ir concretando esta aspiración que quedó plasmada en la ley, aunque no es fácil porque vendrán situaciones complejas y complicadas, pero tendremos que ir buscando mecanismos que permitan ir cumpliendo con esta conectividad, y en ese sentido, veremos avances significativos y demostrables en la ciencia mexicana y en la educación superior”.

¿Cómo ve el futuro de la investigación en el mundo?

“Una de las consideraciones filosóficas que más me entusiasma es la posición de los físicos de partículas de alta energía. Esta tecnología eventualmente condujo al armamento atómico y nuclear, sin embargo, la comunidad de físicos ha decidido que toda la investigación de física y particularmente la investigación del acelerador de partículas del CERN sea abierta, y esto quiere decir que hoy tienen acceso a toda la información de datos científicos generador por el CERN, cualquiera, los rusos, los sirios, los americanos, los chinos, los de Pakistán, los hindúes, Corea del norte. Básicamente la razón que da esta comunidad es que es más segura la tecnología mientras más gente tenga acceso a ella. Es un gran reto filosófico, no es seguro que así pase pero lo que sí es seguro que estos grandes científicos y en el fondo, grandes filósofos, consideran que el tener estos conocimientos científicos disponibles para las grandes comunidades, es su camino. 

Esto ha dado el surgimiento de todo este concepto de ciencia abierta, lo que tiene que ver con la publicación de artículos en revistas abiertas, acceso a grandes repositorios de bases de datos sobre experimentos en el CERN, a grandes bases de datos de información astronómica, genómica, que seguramente tendrán un impacto dramático en el desarrollo de nuestras sociedades, si los sabemos aprovechar.

Las inversiones en estas tecnologías e instrumentos no los hacemos los mexicanos ni los colombianos, las hacen la Comunidad Europea, los americanos, los chinos, los japoneses, y sin embargo, nosotros tenemos acceso a toda esa información, y creo que es una responsabilidad nuestra el aprovechar estas oportunidades de participar en los grandes proyectos científicos.

Hoy es difícil pensar que alguien sentado en un escritorio con un telescopio y un mechero de Bunsen va a hacer un gran descubrimiento, hoy todo el desarrollo tecnológico viene de estas grandes transformaciones científicas que estamos viendo por todo lado y sobre todo, a través de todos los grandes desarrollos empresariales y económicos tienen que ver con las tecnologías de la información y las comunicaciones. Eso es lo que le ha tocado vivir a nuestra generación, y creo que es importantísimo darles a nuestros jóvenes la posibilidad de estar conectados, de tener acceso y de poner hacer ciencia con estos dispositivos”.

¿Cuáles son su hobbies?

“Me gusta mucho jugar golf y me gustan muchos mis nietos, tengo , esto es una bendición para la vejez”.

¿Cuáles son sus libros favoritos?

“He leído toda mi vida un libro por semana. De los libros impactantes recientes, me gusta mucho Connectography de Parag Khanna, por la importancia que tiene hoy en nuestra vida humana el tema de la conectividad, y la importancia que cada vez tendrán las redes de todo tipo, las nuestras, las de datos, las marinas, las ferroviarias, que es como se va a determinar verdaderamente el comercio futuro y el poder y las relaciones futuras. Me divierte mucho ese tipo de libros y es uno de los libros que me ha impactado fuertemente en los últimos meses”.

¿Cuál es su película favorita?

“La primera que vi, Robin Hood con Errol Flynn. Era buen cine, con aventura, te transportaba a una realidad diferente, te daba una aspiración y te hacía sentir bien, buenísima película”.

Que entrevista más agradable, llena de convicción, de experiencia, de conocimiento, de claridad con respecto a la importancia de la ciencia y la investigación para un país, eso es un default que ni siquiera está en duda.

Mil gracias Licenciado Carlos Casasús por compartir su tiempo y su visión con nosotros y con todos nuestros lectores del Blog RENATA.

¡Nos vemos en un próximo #VisionariosRENATA!




#VisionariosRENATA: Michael Stanton, RNP Brasil

Por: Claudia Berbeo

¡Hola amigos de #VisionariosRENATA!, el espacio para conocer y compartir la visión y las opiniones de referentes en el mundo sobre las redes académicas de investigación y educación, la innovación y el desarrollo de los países.

Hoy tenemos el gusto de compartirles nuestra charla con Michael Stanton, quien por más de 16 años, fue director de Investigación y Desarrollo de la NREN de Brasil, llamada RNP, y hoy en día es científico de la red. Hace poco más de un mes, Stanton fue homenajeado en reconocimiento por su del aporte al desarrollo de Internet y por su colaboración a la difusión de redes académicas en Brasil.

Michael Stanton tiene una admirable carrera profesional, pero quisimos que él mismo nos contara quién es:

“Soy inglés, viví en Manchester y a los 18 años me mudé a Cambridge, posteriormente viví dos años en los Estados Unidos, y completé un doctorado en matemáticas en 1971. Era necesario trabajar, y decidí que quería conocer muchas partes del mundo aparte de los Estados Unidos y Europa, por lo que decidí mudarme a Sao Paulo y trabajar en una universidad tecnológica. Ese fue mi primer empleo, y allí enseñé matemática. Un año y medio después me cambié a la Universidad Católica y fui contratado para trabajar en el área de computación, informática y software, por lo que hice mi vida profesional en esa área. Duré 26 años en esa institución y luego me fui a la Universidad del Gobierno Federal donde estuve 20 años, hace cuatro terminé mi vida docente.

Actualmente, relaciono con otras redes a la red RNP, la par de RENATA en Brasil, que empezó con un proyecto en 1989, en cuya creación estuve relacionado, y donde se ha desarrollado la parte más importante de mi vida profesional. Trabajé en conjunto con el área docente pero desde el 2002 actúo como uno de los directores del RNP en investigación y desarrollo, por lo que tuve oportunidades de aplicar y abordar temas universitarios para las actividades de RNP y nos fue muy bien con los resultados, conseguimos mejorar la calidad, la capacidad, los aplicativos y el uso de las redes con los científicos, y tenemos alrededor de cuatro millones de usuarios a lo largo de Brasil”.

¿Cuáles fueron las mayores dificultades para la consolidación de RNP? 

“RNP no tuvo mucha dificultad en nacer y crecer porque era idéntico a los otros modelos y era importante la proximidad entre la comunidad académica. Comenzó a unir a los más técnicos en computación, redes y física, áreas donde ya se había demostrado las ventajas de tener una infraestructura de comunicación para colaborar y poder contactarse con muchas personas para trabajar.

Antes de construir esta red, mi experiencia en el área académica era muy compleja por la falta de comunicación con personas de otros países porque la telefonía era muy cara y no había comunicación visual; las cargas se demoraban semanas en llegar y el telegrama no era barato para comunicación internacional. La red facilitó totalmente la interacción necesaria para trabajar juntos y fue, con certeza, la mayor fuerza que viabilizó el apoyo del gobierno a esa iniciativa.

La primera red de RNP empezó a funcionar en 1992 y duró tres años en iniciar operaciones, las empresas de telecomunicaciones no ayudaban en nada y existía un monopolio en ese periodo por lo que era necesario tener fuerza del gobierno para que ayudaran. El internet comercial inicio en Brasil en el 94 – 95 y después hubo un cambio de gobierno y el nuevo quería privatizarlo incluyendo las comunicaciones.

Cuando el Gobierno se dio cuenta que no podría dejar el internet en manos de compañías estatales, incentivó el crecimiento de un proveedor privado para tener un modelo distinto de abordaje en comunicaciones. El resultado es que Brasil tiene un internet bastante evolucionado comparado con muchos países”.

¿Qué estrategias tienen para incentivar el uso de RNP?

“RENATA no es la primera red colombiana, en los 90 había una aunque no sé exactamente qué ocurrió con ella pero muchos países latinos tuvieron la misma situación con las primeras redes académicas. Cuando inicio CLARA había una representante única de Colombia, la Universidad del Cauca, y después inició un reto superior de red académica y nació RENATA. Anima mucho ver la situación en Colombia por la manera de recuperar la actividad de ese tipo”.

¿Cómo es la investigación dentro de la política pública en Brasil?

“Varía mucho. En el 71, cuando llegué a Brasil, era evidente que el gobierno tenía políticas para fomentar la formación y los recursos humanos que ayudaran a crecer las universidades. La estructuración de las universidades obliga a los docentes a ser investigadores, tienen que demostrar que hay capacidades. También deben tener recursos para apoyar la investigación, un gran ejemplo es la Universidad de Sao Paulo”.

A través de nuestra conversación, me quedó algo clarísimo y es que la relevancia de la investigación, la ciencia y la innovación no es sometida a discusión alguna en Brasil, es un default, y que al igual que el Internet2 de Estados Unidos y CUDI en México, las redes nacionales de investigación y educación nacieron por necesidad, porque ya la academia estaba copando los canales de Internet y la demanda empezaba a ser más grande que la oferta. Estas diferencias me hace recordar unos definiciones que hace años utilizaba en mi trabajo y son el Technology push y el Market pull, y que describen el orden de precedencia en que se produce la innovación y los avances tecnológicos.

Technology push se refiere a cuando alguien inventa algo nuevo que nadie ha pedido, y que a partir de allí, se convierte en una necesidad. Por ejemplo: el mouse del computador o las pantallas touch screen, el walkman de Sony, el iPhone.

Market pull se refiere a cuando la demanda es previa al desarrollo del avance tecnológico, cuando se hace un desarrollo en función de la respuesta a una necesidad definida es decir, innovación provocada por el mercado. Por ejemplo, Internet2, CUDI, RNP.

Sea cual sea el modelo de innovación por el que se han desarrollado las redes nacionales de investigación y educación a nivel mundial, éstas representan una gran oportunidad para las comunidades interesadas en el desarrollo de sus países. El gran reto es identificar los proyectos que queremos desarrollar, definir los partners, el plan de trabajo e iniciar.

¡Hay mucho por hacer desde nuestro rol académico para aportar a Colombia!

Gracias estimado Michael por tu tiempo y por compartir tu visión.

¡Hasta una próxima oportunidad, amigos de #VisionariosRENATA




#VisionariosRENATA: Fernando Dávila

Por: Claudia Berbeo

¡Hola amigos lectores y seguidores del blog RENATA!

Nuestra Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada, RENATA,  NREN de Colombia, está de cumpleaños. Son 11 años los que cumplimos, construyéndonos, reinventándonos, generando oportunidades y mejorando cada día, con el objetivo de brindar el mejor escenario tecnológico y de red, a toda la comunidad académica y científica del país.

En esta oportunidad tuvimos el orgullo de entrevistar a Fernando Dávila Ladrón de Guevara, rector del Politécnico Grancolombiano, uno de los fundadores de RENATA y primer presidente de la Red en etapa de conformación entre enero y diciembre de 2006.

Fernando es ingeniero de sistemas, y en sus propias palabras: “graduado en aquellas épocas cuando no había ni redes”. Fue empresario, creó una empresa que se llamó Compuclub, que buscaba enseñarle a la gente a usar microcomputadores, algo que no era muy obvio hace 30 o 35 años. Vendió Compuclub al Poli (como de cariño llama a su Universidad) en 1996, y en 1999 entró como Vicerrector de Tecnología de la institución. Considera este hecho como algo interesante porque evidencia que la innovación y la tecnología siempre han sido elementos fundamentales de la universidad. En aquellos años y en otras universidades, la Dirección de Sistemas dependía del Gerente Administrativo, que dependía del Vicerrector Financiero, es decir, la tecnología estaba como en un cuarto nivel. En el Poli, estaba en un segundo nivel, era una Vicerrectoría. El Poli desde entonces entendía que la tecnología era fundamental para el desarrollo de la institución, lo que se ha visto en el transcurso del tiempo. En el 2006, lo nombran Vicerrector Académico, y en el 2012, lo nombran Rector. Así nos lo comenta:

“Como ingeniero, he tenido la ventaja de tener un conocimiento de la tecnología, que unido a las necesidades que tiene la universidad desde el punto de vista de gestión, académico, es muy interesante. En el año 2000, el Decano de la Facultad de Ingeniería de Sistemas que existía en ese entonces, se retiró y el Rector me pidió apoyo como Decano Encargado, así que fui durante  un tiempo, Vicerrector de Tecnología y Decano de Ingeniería de Sistemas a la vez, lo cual fue interesante porque estaba en el tema técnico pero también tenía una responsabilidad en la parte académica, lo cual me dio la posibilidad de entender y unir estos dos mundo. Empecé a desarrollar sistemas y aplicaciones y proyectos para la Universidad, que nacían de la misma academia.

Hoy en día, el Poli tiene cerca de 50.000 estudiantes, de los cuales hay 10.000 presenciales y 40.000 virtuales. El Poli es nacional, tenemos estudiantes de 750 municipios del país como Fundación, Apartadó, Santa Marta, San Andrés, Manizales. 

Este último mes ha sido tremendamente interesante porque me ha permitido reflexionar sobre mi labor y en definitiva, el Poli se tiene que seguir transformado porque tenemos que prepararnos para la demanda que tenemos y que se nos viene, y hay que conocer la realidad del país para adaptarnos a las opciones y a las situaciones de las regiones”.

¿Qué es lo que la tecnología puede hacer por el país y sus regiones?

“Desde el punto vista de cobertura y tecnología, los últimos dos gobiernos han hecho un trabajo importante, pero falta el último impulso y creo que ahí es donde RENATA debería ser muy fuerte. Está bien el tema de la investigación y las grandes acciones, pero nuestro país va mucho más allá de eso, necesitamos más impactos en las comunidades, hay que llegar a muchos más colombianos y eso es más importante que muchas otras cosas.

Cuando uno llega a las regiones y encuentra el potencial, el interés, los deseos que hay de estudiar, de formarse, uno dice: miércoles, ¡estamos equivocados si seguimos manejando a Colombia desde Bogotá! Colombia es un mundo impresionante, y si nosotros como universidad no entendemos eso, estamos en problemas.

Conocer a nuestros estudiantes y sus contextos es muy importante. Tenemos gente de todas las edades y culturas, tenemos personas mayores, tenemos indígenas. Vamos a Fundación (Magdalena) y allá hay conectividad y tenemos un Centro de Servicio Universitario.  Por ejemplo, tenemos indígenas que están a dos horas en moto y por una carretera bastante complicada, de un punto Vive Digital cuyo funcionamiento necesita mejorar. Acabamos de hacer un análisis de lo que implica poder llevar conectividad al resguardo. Ellos tienen 7 computadores pero, ¿qué ganamos con que tengan computadores sin conectividad? Hay una solución que cuesta $80.000.000 al año, estamos buscando un patrocinador o una empresa con responsabilidad social que lo haga. Ahí hay un potencial divino y con algo concreto.

La anterior Ministra de Educación dijo que las licenciaturas, por ejemplo, deberían ser presenciales, que los profesores deberían ir a estudiar para ser profesores. ¡Ella no entendió el modelo virtual! En septiembre estuvimos en Fundación y fuimos con la Viceministra de Educación y uno de los indígenas le decía que no tenía otra oportunidad sino con la educación virtual, por las distancias, por su trabajo, por su familia. No podría simplemente ausentarse y viajar a la ciudad (probablemente Santa Marta en este caso) para presentarse a una universidad. Que mejor que hagan sus prácticas en sus escuelas pero recibiendo los conocimientos virtualmente.

Aceptar los modelos virtuales, es darle oportunidades a las personas. Esta preparación se convierte en herramientas, las cuales se convierten, a la vez, en proyectos, en pensamientos creativos y propositivos en búsqueda de soluciones para su comunidad.

RENATA tiene un gran potencial para llegar con cosas muy concretas a las regiones, llevando la oportunidad para desarrollarse y aportar al país. Necesitamos tener impactos reales”.

RENATA cumple 11 años de constitución, pero muchos años más desde que se comenzó a discutir sobre el tema, ¿cómo fue la historia de la creación de RENATA?

“Uno de los problemas iniciales en Bogotá, es que las universidades querían conectarse directamente con Internet2 o Europa, no necesitaban asociarse con otra universidad en el país. Luego el Gobierno definió que ninguna podía entrar directamente sino que tendría que conectarse a través de una red nacional, y a la cual se podían conectarse solamente las Redes Académicas Regionales y  así nace RUMBO

Ya habíamos tenido una experiencia muy bonita con la creación de la Red de Decanos de Ingeniería de Sistemas, REDIS, entonces nos reunimos con los Andes, la Nacional y la Javeriana, y comenzamos a armar RUMBO. Y pusimos una condición y es que a las reuniones solamente podía asistir el Director de Tecnología. Si no puede, que no venga. En ese entonces definimos que lo importante era poner la tecnología y nosotros no nos preocupábamos por los contenidos. Luego ya nos reunimos con las demás Redes Académicas Regionales y se conformó RENATA , también estaban el Ministerio de lTIC, el Ministerio de Educación Nacional y Colciencias. 

¿Por qué en otras partes de Colombia ya existían Redes Académicas Regionales y en Bogotá no?

“En ese entonces, el mayor beneficio de estar conectados como una Red Regional era que las universidades se reunían y compraban conectividad más económica, con negociaciones de economía de escalas. En Bogotá, cada universidad tenía ya su propia conectividad, aquí no había una necesidad”.

Fernando Dávila fue el primer Presidente de RENATA, de enero a diciembre del 2006. Le preguntamos, ¿cuáles fueron las principales acciones y retos al recibir esa naciente RENATA?

“Nuestro primer reto fue entender qué era RENATA, recuerdo que pensaba: aquí vamos, ahora, ¿esto para qué sirve? No fue fácil, la red es más que simplemente conectividad.  

Parte de la problemática es que las universidades no se habían empoderado de las redes, tal vez por desconocimiento, los investigadores no la sabían explotar. Entonces ese primer año, nos dedicamos a entender a las universidades y ver cómo potenciar su acción con el uso de la red. Evidenciamos que hay muchas luchas internas, hay que ir mucho más allá del poder, no es fácil el trabajo interinstitucional.

En algún tiempo, el Poli y otras universidades dejábamos los equipos de cómputo prendidos en las noches para que otros en la red pudieran utilizar la capacidad de cómputo.

Con RENATA hay que hacer cosas de impacto en la comunidad, cosas que sean masivas”.

¿Cuáles son las recomendaciones para fomentar el trabajo colaborativo?

Primero, un tema clave es que, sea la red que sea, depende es de las personas. Y eso no se puede olvidar. Puedes tener una red tecnológica de primera, pero si tú no logras que los usuarios que están en la red tengan una relación de personas, es muy difícil que la red funcione, se necesita ser amigo. Es como un equipo de fútbol, si entre los jugadores no se hablan y son amigos, eso no funciona. Para la red, es clave que exista una relación personal de los que están allí, para poder generar ideas, para sentirse que son parte de una comunidad, que pueden desarrollar cosas y que pueden dejar de lado el egoísmo o la predisposición. Tener esa relación es muy importante en una red de estas características, porque o si no, se vuelve algo frío e individual. 

Segundo, que a las reuniones siempre vayan las personas que son, no mandar representantes o personas descontextualizadas, es la forma de avanzar y de mantener esas relaciones con las personas.

Tercero, hay que tener victorias tempranas. Hay que mostrar impactos concretos y directos, cosas que se entiendan y sean prácticas, y que beneficien a la comunidad.

¿Cuál es el futuro de la investigación en Colombia?

A esta pregunta, Fernando nos responde con otra pregunta y reflexión que é mismo contesta:

“¿Cuál es la investigación que necesita el país? Yo opino que es una investigación aplicada. El país lo que necesita es que se desarrollen investigaciones muy aplicadas a las necesidades de nuestras regiones, hay que ver proyectos concretos que tengan impacto en las realidades de Colombia.

El tema de las revistas indexadas y los artículos de investigación, con miles de estos artículos publicados y muchos doctores graduados, es algo a lo que no le estoy viendo un resultado concreto. Yo me sueño con algo más práctico, por lo pragmático que he sido y la formación que tengo, cosas concretas que se usen y que tengan una aplicación en el mejoramiento de alguna calidad de vida.

Mira por ejemplo, nuestros estudiantes virtuales van a ser en el futuro unos generadores de avances, porque en su formación virtual desarrollan su autonomía, aprenden a aprender solos, a investigar y a indagar, y eso le va generando unas competencias muy interesantes. Además, estando ellos en las regiones, en la realidad de Colombia, tienen muchas problemáticas y por ende, muchas oportunidades de reflexión que les permiten desarrollar temas, puede que no bajo los pasos estrictos de un proceso de investigación científica, pero con resultados aplicables y que solucionen ciertas problemáticas a las que sus comunidades se enfrentan. Yo me imagino una ciencia que llegue a ese tipo de soluciones”.

¿Cómo las NREN como RENATA, son indispensables para el desarrollo de los países?

“RENATA es clave para que los países tengan unas estructuras que le permitan a organizaciones como las nuestra, tener caminos por donde transitar y seguir. Necesitamos es que sea más fuerte, que se desarrollen esas investigaciones y acciones prácticas, y que se lideren, por ejemplo, esas negociaciones a escala para licenciamientos”.

Fernando Dávila es Rector de una gran universidad colombiana, bloguero de El Tiempo, twittero, ¿qué más hace, cuáles son tus hobbies?

“Mi hobbie era jugar fútbol, ahora me toca verlo no más. Tengo mi familia, mis tres hijos, llevamos 36 años de casado con mi señora.

Hay un tema que me apasiona que es la información, para mí es algo que me llena y no me importa si me pagan o no, por eso tengo mi canal de Youtube. El día que me retire, seguiré con mi canal y aportando mis conocimientos y opiniones”.

Nos despedimos de Fernando, agradeciendo su tiempo, sus anécdotas y sus francas, diferentes e interesantes posiciones, su visión. Seguimos evaluándonos, aprendiendo y mejorando. Con RENATA tenemos mil oportunidades para crear y ejecutar proyectos. Aprovecharemos todo lo aquí charlado para que sigamos creciendo y propiciando, desde nuestro quehacer, esos proyectos y actividades sobre la red, y que tengan mayor impacto en la realidad nacional.

Los invitamos a seguir los canales digitales de Fernando Dávila, y compartir también con él en sus canales sociales:

Blog EL TIEMPO “Voces de la Academia”: http://blogs.eltiempo.com/desde-la-academia/

Youtube: https://www.youtube.com/user/fdavilaldg

Twitter: @FDavilaL

¡Nos vemos en un próximo #VisionariosRENATA!




#VisionariosRENATA: Doctor Jorge Reynolds Pombo, colombiano e inventor del marcapasos

Por: Claudia Berbeo

¡Hola queridos amigos! En esta edición de #VisionariosRENATA, queremos compartirles una conversación que tuvimos el honor de realizar con el Doctor Jorge Reynolds Pombo, colombiano, orgullosamente inventor del primer marcapasos que se hizo en el mundo, y que se le puso a un paciente. ¡Qué conversación! Este fue un espacio para conocer su visión para inspirar y reflexionar sobre la investigación en Colombia.

A esta entrevista nos acompañó Luz Miriam Díaz, nuestra Directora Ejecutiva, a quien el Doctor Reynolds también “entrevistó” acerca del estado de RENATA y las oportunidades que la red ofrece para potenciar las investigaciones científicas del país.

El Doctor Jorge Reynolds creció entre condensadores, resistencias, entre radios, gracias a la profesión y los conocimientos de su señor padre. Desde pequeño le encantó experimentar con elementos y juguetes tecnológicos. Vivió la invención del transistor, la cual cambió el mundo y sus dimensiones. Luego, la de los teléfonos celulares, la nanotecnología, las impresoras 3D, los drones. Y de todos estos inventos, él crea oportunidades, los transforma en herramientas que solucionan una necesidad. Estudió el corazón de las ballenas, creó el nanomarcapasos que ya no necesita pila porque se alimenta de la energía que genera la misma contracción del corazón y que está conectado al celular del médico, creó un nuevo fonendoscopio que analiza información, está trabajando en un dron para emergencias cardiológicas, y muchos proyectos más. Es un impresionante visionario de la tecnología y su uso más delicado, y uno de las personas más Geek que conozco. Le preguntamos al Dr. Reynolds, ¿cómo hace usted para estar tan al día de la tecnología y qué lo inspira a ser tan creativo?

“Yo me levanto más o menos a las 4:00 a.m. y estoy de una hora a hora y media, mirando qué hay en el mundo de tecnología que me pueda interesar. Luego, dos personas me seleccionan, filtran y profundizan en la información que más me interesa. Yo doy entre dos a tres conferencias semanales en diferentes partes. Por una conferencia, yo viajo a Europa un día y vuelvo. Yo ya no hago turismo, pero todavía, a los 83 años, me puedo mover. Todo esto lo hago sin ayuda del Gobierno ni de Colombia, todo lo consigo por fuera. En Colombia no hay cómo hacer cosas grandes, la gente no entiende. Estoy dedicado parte a docencia, a conferencias, y a unos 4 o 5 proyectos que están funcionando con mis estudiantes”.

Usted dice que fue mal estudiante en el Colegio, que era un desastre, estuvo en 7 colegios por diferentes circunstancias. Usted armaba y desarmaba radios, y hacia cosas que según la época no le correspondían a un niño. Y esta rebeldía le funcionó muy bien porque usted, no sólo inventó el marcapasos, ¡sino que además lo hizo a los 21 años de edad! ¿Qué necesitamos en la educación, para que haya más niños que hagan cosas que no les corresponden según la época?

“En el colegio me rechazaban, me decía que yo estaba jugando porque esas cosas (yo armaba radios de galena) no se entendían en ese tiempo, me decían: “usted tiene que estudiar”.

Yo hago muchas cosas con niños. Les enseño que tienen un corazón y desde pequeños tienen que cuidarlo, haciendo ejercicio, comiendo de forma nutritiva. El corazón es un sistema eléctrico. La comida que injerimos tiene sodio, potasio, calcio, crean la electricidad para el funcionamiento del corazón y del cerebro. Se les entrega un plátano, un huevo duro y un limón, y con las cáscaras de los tres, que son los que producen la energía eléctrica. Entonces con un mortero los machacamos todos y le ponemos un voltímetro, y así se les muestra cómo estos elementos producen electricidad, esta electricidad es la que le da la energía al corazón y al cerebro”.

Dr. Reynolds, usted trabajó 27 años con las ballenas jorobadas desarrollando tecnología en beneficio humano, aprovechando las similitudes del funcionamiento de ambos corazones, dado que son corazones mamíferos, así como creando arte con el canto de las ballenas. Ha trabajado 18 años en el nanomarcapasos. ¿Cree usted que la paciencia y la disciplina, son cualidades presente en los investigadores colombianos?

“Sí, hay que planear un proyecto pero uno tiene que ser lo suficientemente elástico porque durante un proyecto de investigación los parámetros pueden cambiar. En Colombia se hacen “cositas con platicas”, todo en diminutivo. Para hacer cosas grandes hay que trabajar con Estados Unidos o Europa. Claro que hay que reconocer el inmenso apoyo de la Armada Nacional para toda la investigación con las ballenas.

Hemos hecho cosas, inclusive no muy costosas, con el Gobierno Americano, con Franceses, Ingleses, pero en Colombia, poco se ha podido. Uno tiene que tener por lo menos cinco o seis proyectos en desarrollo para que salgan dos o tres”.

En RENATA estamos convencidos del potencial del trabajo colaborativo, y ese es precisamente uno de los pilares de nuestra labor. Usted tiene un grupo interdisciplinario en la Clínica Shaio, pero además en sus proyectos usted trabaja con diferentes universidades y centros de investigación, con entidades del Gobierno, con otros países. Dr. Reynolds, ¿cuál es la clave para que todos estos actores trabajen juntos, motivados, coordinados, aportando su conocimiento y construyendo en equipo?

“Hoy en día hay que entender que todo es interdisciplinario. Antes los médicos iban por un lado, los abogados por otro, los ingenieros por otro, los artistas por otro. No, hoy hay que formar grupos interdisciplinarios, y por supuesto para hacer desarrollos verdaderos hay que planificar las cosas con tiempo y tener la plata para hacerlos.

Los productos de esas investigaciones normalmente son videos y publicaciones científicas, aunque no soy tan partidario de las publicaciones científicas, hay que hacerlo porque es una condición, pero yo creo que las publicaciones en revistas científicas ya no son tan importantes porque los medios de difusión ya son diferentes. Tengo magníficas relaciones con National Geographic, Discovery Channels, la BBC, y con ellos hacemos varios programas”.

RENATA es la red nacional de investigación y educación de Colombia. Tenemos una infraestructura de tecnología avanzada y unos servicios que permiten conectarse con miles de científicos en el mundo, acceder a recursos compartidos como la computación de alto rendimiento, la interconexión de laboratorios, las simulaciones, la telepresencia, acceder a datos y a repositorios entre muchos beneficios más. ¿Cómo pueden aprovechar los científicos de nuestro país estos elementos a los que pueden acceder a través de RENATA?

“Bueno, es que los sistemas virtuales son los que se imponen hoy en día. Las revistas y otros medios de difusión de la ciencia y la tecnología siguen vigente pero a la juventud ya no les gusta leer revistas. Aunque seguimos promoviendo la lectura, las nuevas generaciones van es a lo virtual, todos con su celular. La gente del milenio que ya van a ser personas profesionales, van a actuar totalmente diferente, ellos vienen con un manejo de la información diferente a lo que tenemos. Por todo lo que es y significa, RENATA es importantísima.

¿Cómo le gustaría que fuera el futuro de la investigación en Colombia?

Podemos saber más o menos que va a pasar en cinco años. Saber qué pasará en 10 años es casi imposible, lo que sí sabemos es que el mundo va a ser muy diferente, mejor, no lo sé, pero sí va a ser muy diferente. Sería muy complicado no adaptarse o ser indiferente a esos cambios, o tratar de forzar las cosas a como nos las enseñaron.

Lo que sí es cierto es que hay estudios que demuestran que ha ido aumentando la longevidad de las personas. Para el año 2035 el promedio de vida estará en los 100 años.

El manejo del estrés de la juventud es diferente al que hacemos nosotros. A nosotros nos provoca angustia, la juventud lo toma diferente. Son mucho más retraídos de expresar su propio estrés. Yo tengo muy buenas relaciones con mis estudiantes, uno debe tratar de darles un consejo, no tratar de imponerle.

Uno tiene que entender que los niños de hoy en día, los investigadores del futuro, tienen una estructura cerebral diferente, y eso lo hemos hablado con Rodolfo Llinás, con quien somos cercanos. Son niños que nacieron en un medio diferente, las partes evolutivas del cerebro han ido cambiando fuertemente en los últimos 30, 40 años. Son personas que piensan y actúan diferente. La evolución no se sabe si se aceleró o atrasó, pero de que cambió, cambió.

¿Cuáles son sus hobbies?

Mi hobbie es el corazón.

 También me gusta hablar con la juventud, oírlos, tratar de entenderlos, no los entiendo completamente pero trato de hacerlo y que de ese entendimiento salga algo racional, nunca como una represión a lo que hacen sino como una posible orientación a su futuro”.

Sabemos que esta respuesta está publicada en viarios medios, pero no queríamos dejar pasar la oportunidad de emocionarnos con su relato. Dr. Reynolds, ¿cómo se le ocurrió el marcapasos?

Ya son 60 años de la creación del marcapasos y ese primer implante al sacerdote ecuatoriano. Usted se fue a estudiar a Londres y luego volvió y se quedó en Colombia. Usted ha impactado la educación médica, en ingeniería, en física, química y en matemáticas. Usted ha salvado a 80 millones de vidas, y sigue trabajando para beneficiar a los demás. ¿Qué consejo les da a los investigadores en Colombia?

Que estudien, que si tienen ideas las traten de volver reales, que consulten con las personas que les pueden dar un consejo y que no paren, lleven adelante esas ideas y vuélvanlas una realidad.

Yo escribí un libro que se llama “La ingeniería del corazón”, he escrito más o menos 70 libros. La cardiología hay que convertirla en una profesión completa por la complejidad del corazón. Yo cada día aprendo que sé menos.

Hay que aprender y estudiar toda la vida”.

Al final de la entrevista, el Dr. Reynolds nos presentó a su equipo de trabajo, estudiantes que se le acercaron en algún momento para pedirle guía con proyectos de tesis, y han llamado su atención. Además de su trabajo científico, Reynolds prepara a estos jóvenes para un futuro real, para aterrizar proyectos, buscar financiaciones y les muestra cómo es que funciona la investigación en Colombia y alrededor del mundo. Muy orgullosos de sus avances, nos cuentan, por ejemplo, que tienen un aplicativo donde modelan un corazón virtual, no es un corazón artístico, este está basado en un corazón real, fiel a la anatomía de un paciente sano”, nos explican. El laboratorio de estos jóvenes está lleno de resistencias, diodos, transistores y demás elementos electrónicos. Esto es desarrollo de la ingeniería pura al servicio de la vida humana.

El tiempo que nos concedió para esta entrevista el Dr. Reynolds, fue generoso, valioso y de calidad. Queremos a continuación destacar algunos puntos de su visión y nuestra conversación:

  • En Colombia sí se pueden hacer cosas, pero cosas pequeñas. Algunos recursos no son necesariamente en dinero sino en espacios y acciones que otros aportan. Hay que ser recursivos y creativos para ser eficientes con los recursos.
  • Para hacer cosas grandes, hay que buscar financiación internacional.
  • El trabajo interdisciplinario es un default, ninguna disciplina tendrá éxito si trabaja sola.
  • El trabajo interinstitucional no tiene discusión, hoy no hay límites en las posibilidades de la colaboración científica y académica.
  • Se pueden hacer cosas interesantes con gran impacto comunicativo, solo hay que usar la creatividad y los recursos existentes.
  • En investigación, la difusión de los procesos, actividades y resultados es clave, hay que contar lo que se hace, visibilizar acciones, porque así no solo nos quedamos con resultados conocidos dentro de la comunidad académica, sino que le demostramos al mundo y hacemos común el pensamiento de, que la ciencia es importante y que hay que invertir en ella si queremos salir del subdesarrollo.
  • En Colombia hay mucho talento y creatividad científica que necesita potenciarse, para que no llegue a una empresa y se pierda en actividades operativas.
  • Estar en Colombia es bueno, no es fácil, pero no es imperativo. Puede que mentes brillantes hagan más por Colombia estando afuera y ayudando a nuestro país, que estando aquí luchando por conseguir recursos.
  • Vale la pena salirse de lo tradicional, no hacer lo que el mundo tiene estandarizado.
  • Compartir el conocimiento y los aprendizajes con los niños y jóvenes, es también una forma de construir y aportar al futuro del país.
  • Una mente activa e inspiradora, es un corazón latiendo.

El Dr. Reynolds tiene un sello y una visión muy particular en cada una de sus respuestas. El trabajo con su equipo de estudiantes es tan enriquecedor para ellos como para él. Él dice que eso de asociar el corazón con los sentimientos y el amor, es más romántico que científico, que es más lógico si fuera con el cerebro, que es el que nos hace humanos. No obstante, su calidez, su espontaneidad, la facilidad con la que siempre enlaza sus respuestas a las juventudes, a la niñez y las nuevas generaciones, ese “amor” y pasión por el corazón, contrastan con ese científico de resultados, que logra las cosas y desarrolla proyectos de impacto, grandes, medianos o pequeños pero todos de impacto, “hacer cosas bonitas” como él le llama.

Jorge Reynolds Pombo, gran científico colombiano con importantísimos méritos y reconocimientos académicos, pero también, un maravilloso ser humano con un gran corazón.

Nuestro reto en RENATA, tal como le expresó nuestra Directora Ejecutiva, Luz Miriam Díaz al Dr. Reynolds y su equipo:

Es ver cómo conectamos el mundo desde estas iniciativas, porque somos una red de educación e investigación. Tenemos unos quehaceres, somos un escenario tecnológico, tenemos repositorios, generamos visualización, identificamos temas y fondos, hay diferentes iniciativas, y también desde nuestra infraestructura tecnológica, que hace cosas cómo correr gran volumen de datos que no se logran correr con un Internet normal. RENATA está hecha para esto, son los académicos, los científicos y los investigadores los que le dan la sentido a la red”.

Gracias Dr. Reynolds por su tiempo y por compartir tantas experiencias, es usted un inspirador para muchas personas en el mundo. Gracias queridos lectores por estar allí y utilizar nuestros canales para conectarse, documentarse e involucrarse en el desarrollo del país.

¡Hasta un próximo #VisionariosRENATA!