#ConRENATAharía: ¡Grandes genios!

Por: Claudia Berbeo

Hola amigos de #ConRENATAharía , la sección en donde nos permitimos soñar y abrir más puertas a la creatividad, porque estamos convencidos del gran potencial que tenemos como red nacional de investigación y educación, y más aún, del talento presente en nuestro país.

Este es el caso de nuestra entrevistada el día de hoy, Denise Danielle Bourne , venezolana residente en Colombia, educadora de vocación quién llegó hace algunos años en busca de mejores oportunidades para sus hijos. Y fueron ellos, precisamente, el foco de esta conversación, porque estos dos niños, Daniel de 12 años y Sebastián de 10, son los creadores de Grandes Genios , que como ellos lo denominan, es “un proyecto de vida” con el cual están rediseñando la educación de su contexto, diseñando nuevas metodologías de aprendizaje en distintas áreas, creando estructuras de organización, documentación y procesos de crecimiento personal y profesional.

Denise Danielle, DD como la llamamos quienes tenemos el placer de conocerla, reconoce la importancia de escuchar a sus hijos y nunca dar por sentada la imposibilidad de volver realidad alguna idea, por más difícil que esta pueda parecer.

Desde muy chiquitos me permití escuchar las ideas que mis hijos tenían. Nunca los limité, la disciplina no se impone sino que se guía, y ellos comenzaron a mostrarme y demostrarme que tenían más capacidades de las que los adultos tenían capacidad de reconocerles.

Un día me dijeron que sería muy bueno que yo le dictara charlas como las que tenía con ellos, a otros niños. Entonces empecé a pensar cómo podía unir todo lo que ellos me estaban demostrando y empezamos a diseñar juntos un programa de formación de emprendimiento para niños, que incluyera también emprendimiento social y artístico. Al final, emprender es llevar a cabo esa idea que tienes en la cabeza, cómo hacer para que suceda. Así nació Grandes Genios”.

Una de las actividades que realiza Grandes Genios se llama el Mapa de los sueños. DD nos cuenta, como anécdota, el cómo la hicieron en un colegio distrital de Funza, y qué resultados obtuvieron:

El mapa de los sueños es una actividad donde a través de la visualización logras demostrarles a las personas que, independientemente de tu situación o momento de vida hoy, el mañana puede ser diferente. Cuando hicimos la actividad de Funza, nos tocó un grupo de aceleración, niños de entre 10 y 17 años, que por distintas razones habían abandonado sus estudios y los estábamos reincorporando al sistema. Eran los rebeldes del colegio, tenían un recreo diferente a los demás, y esto me llevó a pensar que los estaban discriminando en el mismo sitio que se supone que los debería integrar a la sociedad.

El primer día fue súper rudo porque ellos tenían que mantener su status de rebeldía. Tuvimos una niña que al momento de pedirle al grupo que se movieran a otra parte del salón, nos dijo “yo no me voy a mover”. Le dijimos que no le estábamos preguntando, que no era una opción que no se moviera y que todos se tenían que sentar. “Pero yo estoy diciendo que no me voy a mover”, fue su respuesta de nuevo. Yo creo que ella esperaba que yo la tomara de un brazo y la sentara obligada en otro sitio, y si bien esto no iba a pasar, tampoco iba a dejar que se quedara sentada ahí. Hay una línea muy delgada entre hacerse respetar y volverte un ogro, entre tener carácter y maltratar. Entonces le dije, “no iniciamos la actividad hasta que tú no te muevas, entonces, por respeto a tus compañeros, a quienes estamos aquí, y por respeto a ti misma, te tienes que sentar en otro lado”. La niña agarró su silla y se sentó en otro sitio. Son situaciones delicadas porque además ellos están acostumbrados a que los traten mal. Pasaron los días y ella participaba un poco más en las actividades.

Ellos tenían que hacer su mapa de sueños, hacer sus dibujos y poner sus fotos de lo que ellos creían y soñaban que iba a ser su futuro, y tenían que hacer una carta explicando su mapa. Entonces un día se iba a hacer una exposición en Funza donde todos los colegios participan, y tenían que hacer una exposición ante todo el pueblo, y a estos niños no los tenía en el radar, todos los demás iban a presentar trabajos de historia, de ciencias, entonces insistimos y logramos que estos niños tuvieran un espacio para presentar sus sueños. El día antes de la actividad, no estaban seguros de ir, no se querían subir a contar sus sueños porque pensaban que la gente no les creería y sentían vergüenza. Ellos seguían sintiéndose cómodos en el salón.  

Hicimos una pancarta gigante poniendo todos los sueños de los niños, llegamos a la actividad, y los muchachos fueron llegando de a poco, pero finalmente todos llegaron. Y cuando vieron la pancarta estaban tan contentos, decían “le metieron amor a nuestros sueños, no solo nos creen sino que trabajaron por ellos”. Se subieron todos a la tarima, todos, pasaron de no querer contar sus sueños a que todos querían participar en la presentación, y entregaron la pancarta al Alcalde, y le dijeron: “le estamos entregando nuestros sueños, aquí están”.

 “Yo hasta que llegaron ustedes en nuestras vidas, no me creía el cuento de que podía ser enfermera. No importa lo que esté pasando hoy en mi vida, algún día lo seré”, nos dijo al final esa niña rebelde del primer día”.

Hoy grandes genios tiene varias áreas importantes. Empezó como un programa de emprendimiento para niños, fue creciendo con el tema de diseño de metodologías educativas, y hoy otro de los componentes es educación, diseño de experiencias y actividades, foros. Ha sido una historia que ha ido creciendo solita.

En este punto de la conversación con DD, comencé a pensar en el cómo las cosas se fueron dando para estos chiquitos. ¿Cómo han ido creciendo siendo emprendedores a tan temprana edad? ¿Por qué nos cuesta tanto a los grandes emprender? ¿Dónde se han quedado todas aquellas ideas que nos ilusionaban cuando pequeños, y en qué momento dejamos de luchar por ellas?

Yo considero que con RENATA tenemos la gran oportunidad de visibilizar las ideas de nuestra comunidad académica y científica y contarnos qué estamos haciendo y cómo, y así encontrar espacios para unirnos, conversar las opciones, y convertir esas ideas en planes de trabajo para hacerlas una realidad.

Pero el mapa de los sueños es solo el comienzo. Grandes genios está lleno de “experimentos” como ellos le llaman, que son proyectos o más bien, áreas de trabajo que tienen y a través de las cuales, desarrollan sus ideas y las comparten con el mundo. Nos cuenta DD:

Ellos siempre han sabido que existen muchas maneras de aprender aparte del colegio. Coincidió que hubo un Colombia 3.0 cuando ellos estaban en el Colegio, y yo les dije que en esos días no iban al Colegio, sino que íbamos juntos al evento. Allá hablaron con varios amigos míos, hicieron varias actividades, y una noche llegamos a la casa y me dijeron: “¿tu sabías que nosotros podíamos estudiar a nuestro ritmo, basado en nuestro gustos e intereses, y no nos habías dicho nada?” Y ahí empezó nuestra conversación seria sobre el Homeschooling , y empezamos a hacer ejercicios sobre qué les gustaba a ellos y cómo los podía orientar, montamos un blog, y así nació “Homescholling Bog”  el sitio donde compartimos algunas de nuestras experiencias, las plataformas que utilizamos y consultamos, y algunos eventos y actividades. 

En esta casa soñar es ley. Mis hijos son conferencistas también. Tienen una conferencia muy bonita que se llama “videojugando para aprender”, otra sobre “El futuro de la Educación” y otra que se llama “el niño tiene hambre de niños”, en donde se muestran una cantidad de problemáticas y el por qué no les preguntan a los niños, si también tienen soluciones. Para las conferencias, ellos hacen la investigación, yo les enseño herramientas, pero ellos hacen sus presentaciones animadas y se encargan de toda la edición. Yo me siento a revisar los puntos, pero ellos desarrollan sus ideas, arman los guiones, y hacemos las correcciones sobre éstos, ellos se encargan de todas sus presentaciones. 

Adicionalmente, como ellos siempre me acompañan a actividades, nos empezó a pasar algo y es que muchas de las conferencias se hacen en universidades, entonces tú llegas a las puertas de las universidades y te dicen que los niños no pueden entrar a la universidad. Y entonces tú piensas, “Esto está mal, ¿cómo así que los niños no tienen permiso de entrar a una institución educativa?” Finalmente terminamos entrando luego de llamadas, pero eso no es adecuado. Esto los llevó a lanzar el último proyecto que es Grandes genios University, la universidad de niños para niños. Vamos a empezar con la plataforma digital pero ése es el punto, mis hijos no se quedan en la idea o la inquietud. Ellos hicieron el mapa del sitio, hacemos los ajustes, estamos mirando los contenidos, la plataforma, etc., ellos están aprendiendo a usar moodle y están ahorita haciendo un curso de inteligencia artificial.

“La transformación educativa va atada a escuchar a quiénes la van a recibir”.

Grandes Genios se ha convertido para nosotros en un estilo de vida, es ese espacio donde salen las ideas, las desarrollamos, las que no sirven quedan atrás, las que sí las seguimos trabajando.

Que historia más interesante, lo que DD y sus hijos hacen es increíble, están transformando la educación en su contexto, es una gran inspiración para todos. ¿Se imaginan donde estos grandes genios tuvieran acceso a RENATA? ¿Cuántos niños habrá en las instituciones educativas de Colombia, con tantas ideas geniales, llenas de creatividad pero también de oportunidades que se desconocen? ¿Se imaginan donde todos ellos tuvieran también acceso a RENATA y pudieran conectarse entre sí y hablar de esas ideas, y buscar alternativas para hacerlas realidad?

 ¡Niños conectados con el mundo y sus oportunidades!

Gracias estimada DD por esta charla tan agradable e inspiradora.

¡Nos vemos en un próximo #ConRENATAharía!




#ConRENATAharía: Mario Valencia, cultura y ciencia sobre la red

Mario Valencia, docente asociado de la Universidad de Caldas, explica cómo se hace cultura y ciencia a través de la red nacional de investigación y educación de Colombia RENATA.




#ConRENATAharía: Doctorados en red

 

Por: Claudia Berbeo

Estimados amigos de #ConRENATAharía, ¡Un saludo para todos!

En esta entrega del blog, les tenemos una entrevista muy interesante con César Darío Guerrero, Director general del primer Doctorado de Ingeniería en red del país, una apuesta académica innovadora, cuya proceso de implementación, puesta en marcha y éxito, está lleno de muchos aprendizajes sobre el trabajo colaborativo interinstitucional.

César es Ph.D. en Ingeniería y ciencias de la computación de la Universidad del Sur de la Florida, también es Director del Centro de Internet de las Cosas en el Oriente Colombiano, y del Centro de innovación y emprendimiento de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

Como investigador usuario de plataformas que propician el trabajo colaborativo, siempre ha sido un convencido y creyente del potencial y las posibilidades que tiene las redes académicas como RENATA, y en eso su opinión es contundente:

“Yo creo que la comunidad científica todavía no ha descubierto las oportunidades que brinda el aprovechamiento, tanto de la plataforma tecnológica, como de la constitución de redes académicas alrededor de la tecnología. Parte de lo que hago es resultado de ese convencimiento de que esto funciona bien”.

El Doctorado es el primer doctorado en red en ingeniería que hay en el país. César nos explica que es diferente un doctorado en convenio con otras instituciones a un doctorado en red. Desde el punto de vista del Ministerio de Educación Nacional, éste es un doctorado donde las tres instituciones que lo realizan, tienen la misma capacidad para generar títulos, solo que para hacerlo tienen que trabajar en la red, no a través de convenio donde titula un convenio, sino que aquí puede titular cada universidad. El programa académico se desarrolla a través de 3 instituciones, la Universidad Autónoma de Manizales, la Universidad Autónoma de Bucaramanga y la Universidad Autónoma de Occidente, las cuales pertenecen a la Red Universitaria MUTIS. Iniciaron labores el año pasado en el 2017, tienen actualmente dos cohortes con 29 estudiantes, y operan en tres líneas de investigación: informática, automática y en energía.

“Estos son como 9 doctorados en uno porque son tres ciudades y tres líneas de investigación. Al ser un doctorado en red, tiene unas implicaciones en operación diferente a los demás doctorados. Logramos de una manera articulada, que no solo se trabajase coordinadamente desde la parte académica, sino desde la parte administrativa de las universidades. Si esto funciona para el máximo nivel formación, es un modelo que también se puede realizar para maestrías, especializaciones y pregrados”.

“La puesta en marcha del programa fue un trabajo que se llevó a cabo durante varios años, el cual nace en la Red Universitaria MUTIS. En el proceso hubo muchos aprendizajes, mucha articulación, pero el proceso no avanzaba porque las discusiones eran eternas, entonces los rectores decidieron generar una estructura que permitiera liderar la articulación”.

El trabajo que permitió que el doctorado saliera duró 2 años, pero fueron 6 años en total antes de que iniciara. Los otros 4 años fueron de mucha prueba y error, de discusiones. Hacia mayo del 2015 se envió el documento del registro calificado y en el 2016 recibieron la aprobación del Ministerio de Educación Nacional, para que el programa arrancara en el 2017. Ver vídeo Doctorado en Ingeniería  

Hay grandes ventajas de tener un programa en red, por ejemplo, acceso laboratorios y bases de datos compartidas, mayor número de doctores y alianzas, movilidad de estudiantes e impacto regional, cursos dictados por varios docentes, sesiones de clase remotas y grabadas, y calidad y sostenibilidad financiera.

¿Cuáles son las claves del éxito del trabajo colaborativo interinstitucional?

  • “Acción decidida a nivel institucional para que las articulaciones se den. Las redes se construyen por personas, por individuos que se comunican, generan relaciones de confianza, y empiezan a trabajar. Hay aquí un rol fundamental de las redes académicas regionales y de los rectores. En los puntos de encuentro de los rectores es donde se comienza a construir la articulación.

Esto implica no solo deseos sino acciones concretas que permitan tener recursos en tiempo y dinero para que las cosas se den. Si no, se queda en intención.

 Es clave la relación de confianza entre todas las universidades, esto permite que haya una estructura académico administrativa que opere. El programa está bajo la supervisión y el seguimiento directo de los tres rectores. Yo asisto al consejo de rectores. Esto ha generado un relacionamiento y una confianza fuerte.

  • Propiciar puntos de encuentro y diálogos, que pueden ser a través de las plataformas digitales, y debe haber un líder en este proceso y que el líder sea capaz de manejar esas discusiones eternas, peleas de egos y todo el tipo de cosas que se dan en la academia.
  • El factor tecnológico, hemos logrado operar bajo una plataforma tecnológica que funciona perfectamente utilizando videoconferencia y utilizando como backup una plataforma de webinar llamada Zoom.
  • Las características del líder, quien debe ser un gerente y par académico, carismático y con autoridad, transparente y comunicativo, reportar directamente a los rectores, y tener una dedicación mínima del 80%.
  • Debe haber un equipo de trabajo. En este caso, el proceso contó con un asistente administrativo y académico, una coordinación por cada institución y comité curriculares (grupos de investigación).
  • Trabajar los proyectos conjuntamente, realizando acciones previas de articulación para lograr victorias tempranas.
  • Acuerdos: interinstitucionales, de gobernanza, propiedad intelectual, académico y de manejo de recursos.
  • El cronograma debe ser cumplido, así esto implique imperfecciones.

¿Cómo facilitó RENATA todo este proceso?

“Para mi RENATA es más que una plataforma tecnológica, el Doctorado es una experiencia de articulación de un programa a través de una red académica.

RENATA es un punto de encuentro de investigadores en el país, de académicos en general, que tiene una potencialidad de extenderse a otras áreas porque no son solo los académicos los que podemos generar provecho de esto. RENATA con la plataforma tecnológica y toda la posibilidad de articular diferentes saberes, puede generar impacto desde la investigación, desde la cultura, el arte. RENATA es el punto de encuentro de la comunidad científica y académica de Colombia, y el punto de contacto de esa comunidad con el resto del mundo. RENATA es tecnología, pero es una red académica, una red de personas, la tecnología es un tema secundario”.

¿Qué haría usted con RENATA?

“A través de RENATA, muchos otros programas pudieran vincularse a tomar cursos que ofrezca este Doctorado u otros programas que se desarrollan en red. Imagínense que yo como universidad entrara al portal RENATA, y encontrara, por ejemplo: “RENATA a través de la UNAB va a ofrecer un curso en aprendizaje de máquinas que es x día a x hora”, y que para tomar ese curso, lo que debo hacer es contactarme con lo administrativo, que allá me den un acceso, y así nada más, a mis estudiantes de maestría les doy el enlace para que tomen el curso. Allí ya tenemos una oferta grandísima de cursos, ¡imagínense el beneficio para tantos programas que no pueden abrir porque no tienen un número suficiente de estudiantes! Por la optimización de costos, esto sería una opción transformadora impresionante”.

¿Cuál es el futuro de la investigación en Colombia?

“El futuro que yo más que veo, espero, es una investigación de impacto, lo cual significa, investigación aplicada, investigación que genere innovación y que genere emprendimiento de base tecnológica. Si eso no se da, estaríamos desaprovechando un capital científico muy precario que tenemos en Colombia para generar investigación que no genera valor. Tenemos que coger ese capital humano, científico y de alto nivel que tenemos, y conectarlo rápidamente con necesidades reales de nuestro país, y que esto se vuelva oportunidades de generación de empresa.  

Yo espero una investigación volcada hacia el sector productivo, hacia la comercialización de tecnología, con una orientación muy de mercado. Esto se logra con alianza de investigadores acá y alianzas hacia afuera. Si seguimos trabajando con individualidades, no van a ver impactos reales.  

Las alianzas nacionales se pueden generar mucho más rápido que las internacionales. Debemos aterrizar y caer en acción. Uno debe tener su producto mínimo viable, llevarlo al mercado, y luego volver al laboratorio y corregirlo y volverlo a llevar al mercado”.

Cuéntenos por favor sobre el Centro de Excelencia y apropiación de Internet de las cosas

“Esa es otra iniciativa de articulación entre academia, empresa y Estado. Son 5 universidades que se unen con empresas del sector privado colombiano como TOTO, Logyca, Zona Franca Bogotá, y multinacionales de tecnología como Microsoft, HP e Intel, 5 universidades del país, y desde el Gobierno, Colciencias y el Ministerio TIC.

Este Centro ha permitido que nosotros desarrollemos diferentes impactos en términos de apropiación sobre el tema de Internet de las Cosas a nivel en el sector productivo y académico, pero más allá de la apropiación y formación de capital humano, estamos generando productos con potencial de mercado, productos que pueden ser llevados a comercializar”.

Definitivamente hay muchas oportunidades cuando se trabaja colaborativamente, y este Doctorado y los proyectos que lidera la UNAB, son una prueba real de esto. Muchas gracias César por tu tiempo, y sobre todo, por darnos la oportunidad de compartir con nuestros lectores todas tus experiencias y consejos.

Nos vemos en un próximo #ConRENATAharía, ¡Qué sigan surgiendo las ideas!

 




#ConRENATAharía: Red Colombiana de Computación Avanzada

Por Claudia Berbeo

¡Hola queridos lectores de #ConRENATAharía!

Nuestro invitado para la conversación de este día es Carlos Jaime Barrios, ingeniero de sistemas, doctor en informática y actualmente, director del Centro de Súpercomputación y Cálculo Científico de la UIS, el cual está en proceso de convertirse en el Centro Colombiano de Computación Avanzada. También coordina a nivel latinoamericano el Sistema de Cómputo Avanzado para América Latina y el Caribe.

Carlos Jaime es un científico de la supercomputación, cuando inició su carrera con la tecnología, hace 20 años como estudiante de ingeniería de sistemas en la UIS, comenzó a trabajar con físicos que necesitaban hacer simulaciones en astrofísica. Luego, cuando hizo su maestría y su doctorado en Francia, trabajaba con gente que hacía investigación espacial, investigación en bioinformática, biopartículas en diferentes partes del mundo. Igualmente, cuando trabajó para la UNESCO, física teórica, tuvo personas de diferentes religiones musulmanes, indios, católicos, que trabajaban en torno a problemas de humanidad. Entonces fue construyendo una esperanza en que con ciencia y tecnología se pudo hacer un mundo mejor.

“La ciencia y la tecnología nos unen como seres humanos en torno al conocimiento científico al compartir recursos tecnológicos, en donde podemos colaborar, y en donde vemos personas de diferentes culturas, países, creencias religiosas que se unen para trabajar”.

Su convencimiento acerca de las posibilidades que brindan las tecnologías es total. Pero es precisamente en la diversidad de cultura, conocimientos y experiencias, en donde ve más oportunidades. “Tengo esperanza en la humanidad y en cómo el conocimiento, el arte y la ciencia contribuyen a la superviviencia de nuestro planeta”.

Quisimos preguntarle primero por la historia de este gran proyecto, ¿desde cuándo inicia?

“La UIS ha venido trabajando esto hace muchos años. En los años 90, cuando era estudiante de pregrado aquí en la UIS, ya existía UNIRED e interactuaba mucho con Venezuela, compartiendo recursos, documentos e información, con la Universidad de los Andes de Mérida, Universidad del Táchira, y las universidades de la frontera colombiana que hacen parte de Unired, desde allí inicia el trabajo, a nivel de redes. Muchos años después, la UIS decidió relanzar el Parque Tecnológico de Guatiguará y definió que debería existir una unidad transversal como soporte de cómputo avanzado a todas las otras unidades estratégicas del parque. En ese momento, yo trabajaba en un Centro de Supercómputo en Francia, y me contactaron para que viniera como consultor a ayudar a montar el proyecto. Luego vine por varios meses, el proyecto me gustó, y decidí volver al país.

Entramos a operar el 23 de abril de 2012, y en ese momento teníamos una relación muy fuerte con GEANT y con Red CLARA, porque la universidad, a raíz de sus patentes y de sus relaciones con la industria podría darse el lujo de tener grandes dimensiones de infraestructura, y como es una universidad pública, por supuesto la idea era poner eso al servicio del país. Esa infraestructura estuvo como hasta el 2014, al servicio del país, no solamente de la UIS, se conectaban a través de RENATA personas que estaban por ejemplo, en las redes de la Costa, en el Eje Cafetero, en Bogotá, para usar y compartir nuestros recursos.

Esto fue muy interesante porque se comenzó algo colaborativo y también comenzamos a trabajar con RedCLARA. Iniciamos proyectos de un impacto fuertísimo, por ejemplo, se analizó el genoma del café que se secuenció, se analizaron los datos en colaboración con la red del eje cafetero, se hicieron trabajos en clima a nivel latinoamericano, se usaron datos de Brasil, usando nuestra infraestructura, la de México, de Costa Rica, la de Perú y la de Brasil, y se hicieron modelos iniciales para eventos extremos como inundaciones, para toda Latinoamérica. También soportamos la simulación de una serie de simulaciones de tsunami que se hicieron sobre el pacífico.

Actualmente estamos apoyando el proyecto LAGO, en el cual estamos analizando datos, junto con 9 Centros de Supercómputo de América Latina y 2 en España, de más de 200 detectores de rayos cósmicos que están desde Nuevo México hasta la Patagonia.

Y bueno, tenemos el interés de generar sobre RENATA una red colombiana de cómputo avanzado para que los investigadores puedan tener esos recursos y poder coordinar actividades para que la gente desarrolle competencias”.

¿Cómo se está utilizando actualmente la unidad de supercómputo?

“Tenemos 96 proyectos académicos, aquí está el listado. Hay otros proyectos que se hacen con la industria, que no son públicos, la mayoría son con la industria petrolera, otros con la parte de data analítica. No solamente usan los recursos de cómputo sino el conocimiento que nosotros tenemos y eso también es importante. En este momento estamos en el proyecto de renovar completamente, porque ya la infraestructura que tenemos es vieja, 7 años, eso en tecnología es viejo. Estamos entonces en ese proceso.

Estamos generando una cantidad increíble de datos, tantos que no los podemos almacenar, sobre todo los datos biológicos. Tenemos más de 400 usuarios de la región y de otras partes del país, de Bogotá, Antioquia, Caldas, Valle del Cauca, Nariño, Bolívar, Atlántico, Magdalena, también usuarios de México, Brasil, Venezuela, Costa Rica.

 Decidimos apostarle a algo que en su momento era muy raro, el uso de tarjetas gráficas para calcular las GPU, lo cual nos valió un reconocimiento internacional muy importante, colaboramos con Hewlett Packard y NVIDIA para hacer ese diseño. Solamente hay dos máquinas en el mundo como la que tenemos nosotros, la nuestra y otra en Japón, la tiene un grupo de modelamiento sobre terremotos y actividad catastrófica en el Pacífico.

Nosotros tenemos una parte comercial que es cerrada. Hemos hecho temas increíbles con la industria farmacéutica, pero eso se vende. Hemos sacado 3 patentes, en donde tenemos la autoría intelectual pero la Universidad las vendió porque no podemos comercializarlas, porque además son cosas demasiado especializadas que van más allá de lo que nosotros hacemos.

Muchas de las personas en Colombia que trabajan en supercómputo, han sido estudiantes nuestros de pregrado o de postgrados, o gente de otras universidades que han querido venir a aprender con nosotros un par de meses. El staff principal que tiene Bios es gente que ha sido formada por nosotros. La gente que está en la Universidad de los Andes, la Universidad Nacional, EAFIT, la Universidad de Antioquia, la Universidad de Medellín, en las Fuerzas Militares, han sido formada por nosotros. Todo el staff que hace soporte de HPC para algunas compañías de Data Analytics y bancos que están en Bogotá, son egresados nuestros. La gente que maneja los datacenters de Ecopetrol, es gente egresada y que trabajó con nosotros. Esto es bien bonito”.

¿Qué fortaleza le aporta RENATA al laboratorio de supercómputo?

“La comunicación entre los diferentes centros es primordial. Cuando yo estaba en Europa trabajé con dos proyectos en donde la comunicación se manejaba a través de este tipo de redes como RENATA. Esa comunicación era exclusiva entre los centros para generar autonomía tecnológica y conocimiento. Esto significa que el científico tiene plena confianza de que sus datos van a ir al sitio en donde se deben procesar y los va a tener de vuelta con una altísima calidad. 

En ese momento GEANT, lo menos que ofrecía son 100 Gbps a instituciones académicas, en México logramos que la comunicación que hay entre las centros de redes de supercómputo, vaya a estar en 10 Gbps. La red no solo da estabilidad sino que permite que se haga una verdadera colaboración física.

Yo comparo estas redes como los trenes de Estados Unidos en el siglo XIX, que fue lo que permitieron que el país se desarrollara. Nosotros necesitamos esto a nivel de comunicaciones. Sí es muy importante que una red avanzada exista y que sea académica. Súper importante la existencia de la comunicación entre instituciones académica y científica, y que se diferencian completamente de la red que usan las empresas.

¿Cómo interactúa el laboratorio de súper cómputo con la red académica?

“Para proyectos de interés regional, sin ánimo de lucro y otro tipo de condiciones, y que tengan una participación realmente regional, pueden acceder a los recursos, de forma segura, confiable, calidad de servicio estable y mucho mejor que la red comercial.

Por ejemplo, cuando analizamos datos genómicos, implica una ética biológica importante y requiere que los datos sean seguros, igual que los datos sísmicos, son temas de conocimiento que estaría muy mal si no se protegieran.

Es también importante que los investigadores se identifiquen a través de la red como pasa, por ejemplo, con Eduroam en otras partes del mundo, a través del cual pueden acceder a los diferentes recursos. Esto implica que le hago un reconocimiento social al investigador, confío en él, tiene su identidad federada, y puede acceder a esos recursos que yo comparto y colaboro, a través de la red”.

¿En qué se diferencia este laboratorio de Bios?

“Bios es el Centro de Bioinformática y Biología Computacional, esa temática es su fin principal. Nosotros hacemos supercómputo. Así como aportamos desde el punto de vista tecnológico, de infraestructura y de conocimiento para bioinformática, también lo hacemos para el petróleo, para física, para matemática, para otras áreas también. Es como si comparamos el IDEAM con un CERN o con RENATA. Se pueden complementar en algunas cosas pero son entidades diferentes. 

La idea nuestra es soportar la actividad, no solamente de Bios, sino de todos los centros. Colombia necesita Bios, hay una riqueza en biodiversidad impresionante”.

¿Cuáles son los pasos a seguir?

“Cuando creamos la Unidad aquí en la UIS, teníamos claro que no podría seguir siendo solo de la Universidad para ser sostenible, porque tener un centro de supercómputo es muy costoso. De hecho, cuando compramos la infraestructura, muchas universidades se animaron, pero cuando vieron cuanto costaba se echaron para atrás, costó dos millones de dólares en ese momento.

En ningún lugar del mundo hay un instituto de HPC (High performance Computing o Computación de Alto Rendimiento) que sea completamente privado, siempre hay un brazo del Gobierno. Se planteó que el Centro tenga que pasar, en algún momento a manos del Estado.

Hemos venido trabajando con el Ministerio TIC y ellos se han dado cuenta de la necesidad de que este patrimonio que tiene el país, con este Centro de la UIS, pase a la nación oficialmente, con todo lo que implica. Se hizo un proceso y, el 31 de mayo del año pasado, se firmó un primer acuerdo para crear el Centro entre el MinTIC, la UIS y la Universidad de los Andes. Eso implicaba dar una serie de pasos como el Ministerio de Hacienda, pues al pasar a ser un centro colombiano creado, pues afecta el presupuesto de la nación, y bueno, coincidió con elecciones entonces los procesos han sido muy lentos. Estamos pendientes de un Decreto de Presidencia para que se pueda generar el Centro antes de que haya cambio de Gobierno.

Queremos que este Centro Colombiano de Computación Avanzada soporte todos las actividades de los institutos que hay en Colombia que requieran cómputo de alto rendimiento, garantizar una autonomía tecnológica que el país la requiere, y poder generar competencias.

Por ejemplo, dentro de los proyectos que se plantearon para el Centro está la creación de la red colombiana de computación avanzada, que tiene que ser con RENATA. Lo mismo se hizo en Brasil, en México y en Argentina.

También queremos ver cómo generamos diversidad tecnológica, somos muy dados a utilizar tecnología creada en Estados Unidos y no es muy buena idea casarse solo con empresas norteamericanas. Queremos hacer vigilancia tecnológica para proyectar como país y tener tecnología europea o asiática, pero de manera coordinada. Con el equipo de gente que ha estado trabajando en el centro, podemos generar este tipo de comunidad para no dar pasos a ciegas. En otros países, este tipo de Centros plantean hojas de ruta para el país”.

¿Qué software corre en la unidad de supercómputo, herramientas de programación, base de datos, rutinas matemáticas, qué tipo de cálculos se hacen?

“Hay dos tipos de cosas. La parte de fábrica, que es lo que permite que opere la infraestructura, está casi toda basada en software libre, software hecho por nosotros, por ejemplo, el sistema operativo es en Linux. Y en la parte de servicios hay varios, desde software comercial licenciado que usa la gente de petróleos hasta software que se usa para investigación. El 60% del software que utilizamos es desarrollado por nosotros o en colaboración con nosotros. Lo que hacemos son cosas que se especializan en cómputo científico, simulaciones climáticas, base de datos, inteligencia artificial, visualizaciones. Tenemos toda una gama acorde con los diferentes usuarios que tenemos.  

La mayoría de científicos usa software libre y lo soportamos. Los industriales usan software que es licenciado, privado. Tenemos diferentes niveles, un nivel de fábrica para que las cosas operen, otro para que la gente desarrolle y otro que ya son las aplicaciones que usan los diferentes usuarios. 

El staff del Centro es de unas 10 personas para operación. Pero, para los proyectos, hemos tenido contratado hasta 90 personas. Todo depende de los proyectos”.

¿Nos puede comentar acerca de resultados científicos logrados en el laboratorio?

“Tenemos una serie de patentes ligadas a la parte farmacéutica, precisamente para poder ayudar a los mexicanos a detectar muy rápido el H1N1, cuando las personas se bajen de un avión, con una muestra de saliva, se sacan unas trazas y en menos de un minuto se da el resultado. Nos ganamos un premio el año pasado en México como la investigación más importante de informática aplicada realizada en el continente. Aquí en Colombia no se hizo mucho ruido pero en México nos quieren mucho por esto, el Presidente de México fue el que nos entregó el premio.

Tenemos otro, por ejemplo, en infraestructura, encontramos una manera en la cual podemos aprovechar mucho mejor el uso de unos dispositivos electrónicos para acelerar los cálculos. Esto también significó una serie de premios interesantes.

Están también todos los desarrollos que se han hecho para la industria petrolera. Ayudamos a mejorar un algoritmo para hacer análisis a las señales sísmicas, esto nos valió un reconocimiento muy importante de Ecopetrol. 

Una función muy importante de las redes académicas es que la gente conozca qué es lo que se hace. Nosotros como científicos, lamentablemente, somos muy malos divulgando lo que hacemos, porque usamos palabras que la gente no entiende o simplemente porque esperamos que el reconocimiento nos lo den los pares.

Nosotros no podemos pensar como país que la red avanzada se va a auto sostener, eso no es cierto. El Estado colombiano, así como mantiene sus carreteras, debe mantener la red de conectividad avanzada, porque eso es lo que da ganancia tanto comercial como social, a largo plazo”.

¿Qué harías con RENATA?

“Me ha gustado que RENATA se “refundó”. Se debe mantener integrada con las redes mundiales. La tecnología no es una cuestión de países, es un tema global. RENATA no debería verse preocupada por su sostenibilidad, sino por el impacto que pueda generar en la sociedad y en la construcción de comunidades académicas.

Yo comparo a RENATA como con un sistema nervioso del país, necesita conectar a la gente de diferentes comunidades académicas que nos permitan pensar en los problemas, no solamente de la comarca, sino problemas regionales y de impacto nacional e internacional también.

Se necesitan mejores recursos que puedan soportar la red. Que haya una confianza y diferencia en la calidad de servicio, y que se genere conocimiento que tenga victorias tempranas. Que RENATA sea esa red tecnológica avanzada que el país necesita. Hacer ciencia y tecnología genera autonomía de país”.  

Y dado que hemos hablado sobre la importancia de la divulgación, Carlos Jaime nos pide “la cuña” sobre dos eventos que quiere compartir:

“En TICAL vamos a tener una jornada completa con RedCLARA para cómputo avanzado, lo vamos a manejar con SCALAC, Servicio de Cómputo Avanzado para América Latina y el Caribe, y con la Red de Colaboración de Europa y América Latina. 

Adicionalmente, Colombia es sede este año de la Conferencia Latinoamericana de Alto Rendimiento, que se realizará del 26 al 28 de septiembre, en Bucaramanga. Investigadores e industria de todo el continente. Más allá de las conferencias, la gente aprovecha para reunirse y proponer nuevos proyectos, esto es la fortaleza más grande esta conferencia. Encuentran aquí más información: http://www.ccarla.org/”.

¡Qué excelente oportunidad la de conversar con Carlos Jaime Barrios! un duro en el tema tecnológico, en la realización de proyectos con la industria, en la generación de competencias. Lo bueno de este artículo es que habla de sueños realizados, de resultados y proyectos terminados. Así es comunidad, ¡sí se puede investigar en Colombia!

Aprovechamos la oportunidad también para otra cuña: invitamos a toda la comunidad académica y científica de Colombia, a enviarnos sus escritos para publicar en el blog RENATA. Los invitamos a participar en nuestro blog de investigación y educación.

Pueden compartir sus proyectos, sus experiencias y anécdotas, sus opiniones, sus ideas, pero todo enmarcado en el quehacer académico y de investigación. El post no debe tener más de 3 cuartillas de extensión, en letra Arial 12.

¡Adelante, comunidad! ¡A visibilizarnos y compartir nuestras opiniones!

Y ustedes amigos, gracias por leernos, ¡hasta un nuevo #ConRENATAharía!




#ConRENATAharía: Daniel Cárdenas, emprendedor e investigador

Por Claudia Berbeo

 

Daniel Cárdenas o @mobixconsulting como es conocido en Twitter, es un emprendedor, investigador y una de esas personas de la generación X que no quiere estar sentado en el escritorio de una empresa y ya, es alguien que quiere aportar, crear, innovar, que participa en actividades, que busca conectarse y estar en la jugada de su sector.

Daniel es ingeniero electrónico y se desempeña como director de investigación y desarrollo de la empresa Nodrizza Network S.A., donde actualmente trabajan en aplicaciones móviles, sistemas de información, automatización de procesos, IoT, y machine learning. Pero también es emprendedor social, confundador de @tatisproject, un proyecto en donde crean y hacen actividades en beneficio de las personas en condición de discapacidad. Este proyecto está inspirado en Olga Tatiana Delgado, cuñada de Daniel, quien se encuentra en condición de discapacidad.

El proyecto tiene los siguientes objetivos:

  1. Conectar con Internet a personas con parálisis cerebral o discapacidad similar.
  2. Crear en una dinámica de participación colectiva, aplicaciones de software y hardware para mejorar la calidad de vida de personas con parálisis cerebral o discapacidad similar.
  3. Crear una red social que conecte a personas con parálisis cerebral (o discapacidad similar) con otras personas.

La filosofía de Daniel y su proyecto tiene dos pilares fundamentales:

  1. La discapacidad no existe, se aborda el problema, no desde las discapacidades sino desde las capacidades que tienen estas personas.
  2. El conocimiento es libre, para solucionar todos los problemas que tenemos como sociedad, solo tenemos que saber y entender esto. Que cada vez que conectemos a alguien, el conocimiento se pueda replicar.

 

Conociendo a RENATA

Invitamos a Daniel a ser parte de #ConRENATAharía y contarnos sus ideas, pero obviamente, al no estar actualmente vinculado a alguna institución afiliada a la red, le preguntamos si la conocía y qué percepción tiene de RENATA. Esto nos respondió:

“Cuando me invitaron a participar de este espacio virtual, el blog RENATA, recordé cada una de las interacciones que he tenido con RENATA en el pasado, desde la universidad sobre el año 2000, cuando lideraba la rama estudiantil del IEEE y socializamos la vinculación a una red de alta velocidad para investigación, y sus oportunidades. Luego en mi paso como docente, y hasta en mi corto paso por Colciencias como enlace en el Departamento del Tolima. Le sigo la pista a RENATA muy de cerca y esta reinvención en el 2018, ha creado en mí una gran expectativa y me honra ser parte del proceso aportando con mis reflexiones”.

Y es que Daniel es una mezcla de conocimiento y experiencia académica con desarrollo empresarial, más innovación social.

En RENATA tenemos claro el potencial que hay para la investigación, en las empresas del país. Cuando hacemos un llamado a la acción para el trabajo colaborativo y para formular y buscar viabilidades de proyectos a ser realizados a través de la red, también incluimos al sector productivo, pues como bien lo comentó en el relanzamiento de RENATA, Alejandro Olaya, Director de Colciencias: “la innovación no sólo tiene que ver con las universidades sino también, con las unidades de I+D (Investigación y Desarrollo) de las empresas, quienes han tomado un papel muy importante en la producción de conocimiento científico para innovar alrededor de sus negocios, y son la principal fuente de inversión de recursos para la ciencia en el país”.

Es por esto que para nosotros es clave también la opinión y visión de personas como Daniel, y sus ideas de cómo utilizar RENATA en sus diferentes roles.

 

Como investigador del sector privado

Uno de los grandes fuertes de RENATA, es la posibilidad de conectar a investigadores en Colombia y en el mundo. Sin duda alguna, es esta también uno de los grandes atractivos que Daniel ve en la red:

“Me gustaría encontrar en RENATA investigadores, puntualmente matemáticos, físicos, que trabajen en inteligencia artificial, poder explorar modelos de negocio, donde conectemos capacidades de investigación a necesidades de desarrollo del sector empresarial. Actualmente en Nodrizza se atienden requerimientos reales de la gran empresa en Colombia y Latinoamérica, pero estoy seguro que podemos hacer y crear ideas de talla mundial.

Si bien ya somos conscientes de esto y seguimos dando pasos para acercarnos a las empresas, este tema sigue siendo una preocupación de Daniel:

“En mi rol en el sector productivo y empresarial, me gustaría saber cómo puedo acceder a los servicios, sin ser institución como las que ya están afiliadas, como en nuestro caso. Hay cientos de empresas pequeñas trabajando en investigación y desarrollo y quedan fuera del radar de la investigación tradicional y de infraestructura y capacidades como las de RENATA”.

Si, efectivamente los departamentos de I+D de las empresas se pueden conectar a RENATA. Para mayor información e interesados en conectarse a RENATA, ingresa aquí.

 

Como emprendedor social

En el proyecto de @tatisproject, diseñan e implementan laboratorios, en donde cada laboratorio tiene un propósito particular, pero todos tienen en común mejorar la calidad de vida de las personas en condición de discapacidad.

El su rol como cofundador del proyecto, a Daniel le gustaría encontrar en RENATA investigadores que trabajen en educación, pedagogía, apropiación y competencias para el trabajo, para poder conectar con un laboratorio llamado @tatisproject #academy que tiene como propósito crear una oferta educativa para personas con discapacidad (inicialmente adultos desescolarizados).

Asimismo, le interesa mucho experimentar en términos de accesibilidad los servicios que ofrece RENATA, con la intención de que se pueda garantizar de que esta gran capacidad de conectar mentes que tiene RENATA, no tenga limitaciones de ninguna índole.

¡Wow!, ¡ven ustedes todas las ideas que están saliendo de estas conversaciones de #ConRENATAharía y los demás posts de nuestro Blog RENATA! Es que definitivamente en Colombia tenemos muchas capacidades y talentos, tenemos es que seguir conectándonos y trabajando en equipo para que cada vez más ideas se conviertan en proyectos y realidades.

Los invitamos a seguir la conversación y compartir sus opiniones en Twitter con el hashtag #ConRENATAharía.

¿Hacemos un banco de ideas? ¿Cómo lo hacemos? ¿Quiénes se unen?

¡Hasta la próxima!




#ConRENATAharía: ¡La gran Alejandría de Colombia! – María del Socorro Guzmán

Por Claudia Berbeo

¡Hola comunidad académica, científica e innovadora de Colombia!

#ConRENATAharía es la nueva sección de nuestro Blog RENATA, en el cual los invitamos a contarnos sus ideas, proyectos y demás actividades que les gustaría hacer a través de RENATA. Este es un espacio para soñar pero también para inspirar, conectar y para movernos a la acción.

Nuestra primera invitada es María del Socorro Guzmán, directora académica de la Educación Virtual del Politécnico Grancolombiano, una mujer que se declara docente por vocación, y que viene de una familia que siempre se preocupó por la educación, pues la considera el medio a través del cual se puede hacer un verdadero aporte para mejorar la sociedad.

La tecnología como oportunidad

María del Socorro trabajó en jardines infantiles, en secundaria, con adultos, en educación superior presencial y a distancia, y lleva dedicada, al menos una década, a la educación virtual.

En sus propias palabras, las oportunidades que brinda la tecnología son innegables:

“Hay unas brechas digitales fuertes pero yo pienso que la tecnología nos ha venido acercando mucho más. Hoy en día estamos conectados a otras culturas, otros idiomas, otros mundos, gracias a las tecnologías. Hay que hacer grandes esfuerzos y en este sentido, RENATA para mí es súper valiosa porque es la posibilidad de conectarnos para construir de manera colaborativa, para dar a conocer aquellas inquietudes que podemos tener. A veces no sabemos con quién podemos hacer, por ejemplo, un trabajo de investigación, o con quién podemos tener dudas o preguntas en común, o con quién podemos dialogar en torno a esas dudas y resolver problemas.

Esto nos impulsa a ser reflexivos, críticos, analíticos, pero también a ser creativos, propositivos, innovadores, elementos vitales para el desarrollo de la humanidad, de las regiones, de los campos culturales, y de los países”.

María del Socorro nos comenta que una de sus experiencias más enriquecedoras, ha sido el poderse contactar con personas que no conocía y con las cuales dialogaba todo el tiempo virtualmente, personas que se convirtieron en amigos, y que son investigadores preocupados por las mismas problemáticas. Nos cuenta, por ejemplo, que es parte de un grupo con investigadores de Israel, con el que trabajó por muchos años y con los que sólo se conoció a los cinco años de estar trabajando, confirmando que ni el tiempo ni la distancia son un impedimento para construir. Por esto ve en RENATA el medio para construir un proceso de educación, de investigación y de mejoramiento de calidad de vida a través de la proyección social.

“Cuando yo pienso en RENATA y pienso que estamos comunicados a lo largo y ancho de nuestro país, pienso en mi colegas con los que no he tenido contacto, pienso en las universidades de región y en que esto es una maravillosa posibilidad para que intercambiáramos, para que compartiéramos, para que aquellas problemáticas de carácter social, de carácter económico, de toda índole, los pudiéramos visibilizar y decir, bueno, esto tengo para aportar, se me ocurre que esto pudiera funcionar de esta manera, y buscar soluciones”.

Gracias a la UNAD y el Politécnico, María del Socorro ha recorrido el país, una experiencia que agradece y considera gratificante, y que le ha permitido evidenciar que en las capitales hay opciones diferentes, pero en las regiones no. Y ahí es donde reflexiona sobre su aporte y qué puede hacer por otros, y esto ha sido lo que la ha motivado a trabajar con RENATA a través de proyectos con la Universidad, donde lleva años buscando todas las alternativas posibles para que la virtualidad se consolide. Desde RENATA se han acompañado a muchas universidades para que aborden la virtualidad, comenta:

“Uno en la virtualidad fácilmente puede decir que tiene 5.000 estudiantes, pero si uno revisa el país, ¿cuántos estudiantes necesitan su educación superior? ¿Cuánta gente tenemos todavía con analfabetismo? Y es allí donde empiezan a surgir más ideas de, ¿qué podemos hacer con RENATA?”.

Tres proyectos transversales y de aporte al país

En este punto de nuestra charla y habiendo reflexionado sobre las posibilidades que para la virtualidad, representa RENATA, María del Socorro nos comenta sobre tres proyectos que ella considera prioritarios para hacer con la red, proyectos de amplia envergadura:

  1. Alfabetización: “Todas las universidades unidas en red, podríamos hacer un servicio de proyección social, real y palpable, a través de la alfabetización. Si en cada universidad ponemos un grano de arena, nos empoderamos y aportamos, damos la oportunidad para que la gente que no se ha alfabetizado, logre hacerlo. Podríamos aportar muchísimo para que la gente tenga un espacio presencial pero todo el acompañamiento virtual. Es un proyecto que se puede consolidar, en un diálogo entre el Ministerio de Educación, y el de las TIC. A todos nos interesa que nuestros hermanos, en donde estén, por lo menos sepan leer y escribir. Este es un proyecto de país”.
  2. Alfabetización digital: “Apoyar a docentes de regiones, de escuelas, de colegios públicos, privados, ellos tienen necesidades grandes de conocimiento. No hay conocimiento de la tecnología y su manejo, esa brecha digital también la podemos trabajar con RENATA”.
  3. Investigación a través del uso de la tecnología: “Las herramientas tecnológicas están. En algunos momentos me he preguntado si es falta de voluntad política, o si es falta de iniciativa de nosotros mismos en las universidades, pues a veces nos encerramos en el trabajo, en el día a día y no sacamos la cabeza para repensarnos; y creo que es un poco de las dos. Para mí es bienvenida esa posibilidad que nos da RENATA para repensarnos, nos está generando ese espacio para poder construir algo, para crear y compartir, creo que es una gran posibilidad y que además va a contribuir con otro proceso que es muy propio de nuestra cultura, y es el de aprender a trabajar en equipo y hacer trabajo colaborativo, eso nos cuesta bastante, culturalmente siempre ha sido una dificultad. Pero en la medida en que uno se empecine y camine con fortaleza una propuesta, una idea, la saca adelante. Creo que están todos los campos y los espacios dados, en hora buena esa renovación de RENATA y su acercamiento con las regiones”.

RENATA: La gran Alejandría de Colombia

María del Socorro es una gran soñadora, la suavidad de su tono de voz y trato, se mezcla con la contundencia de sus afirmaciones y conocimientos, de sus ideales y pasión por la educación y por su país. Ella considera que en la medida en que la comunidad académica se une, va generando muchas posibilidades, no solamente a nivel de país, sino a nivel internacional. Se pudiera buscar apoyo tanto a nivel latinoamericano como con las otras redes, y aprender otros idiomas, por ejemplo, y hacer comunidades de aprendizaje de idiomas.

“Hay gran riqueza al poder hablar con un brasilero, con un norteamericano, con un suizo, con un francés, los aprendizajes son muchísimos y la red nos permitiría además, dar a conocer nuestro propio idioma también.

Tenemos también otra oportunidad enorme con el arte y el turismo, nuestro país tiene muchas riquezas, me sueño yo con una organización de páginas por regiones con buena información.

Yo sueño con RENATA como una gran Alejandría, deberíamos de tener todas las taxonomías, todos los departamentos, deberíamos de poder mostrar toda nuestra flora, nuestra fauna, nuestra cultura. Nosotros deberíamos aprovechar esa red que tenemos tan interesante, y si cada uno aportamos allí, ¡construimos nuestra mejor biblioteca! Sin límite de espacio, de formatos, de tamaño, de nada. ¿Qué nos impide hacer esto si tenemos tanto para poder enseñar, para poder compartir, y si tenemos tanto talento?”.

Finalmente María del Socorro propone que cada universidad presente a sus investigadores y cuente en qué están trabajando, y que Colciencias promulgue, a través de RENATA, las posibilidades de convocatoria que tiene. Así mismo, opina que no hay un manual de la A a la Z para hacer investigación, por el contrario, considera que hay muchas formas de hacer investigación y que hay que romper paradigmas:

“Lo cualitativo y lo cuantitativo se fusionan. Hoy en día, el arte y la ingeniería se hablan, ya esas brechas se rompen y hay es que ayudar a que se coalicionen. Todas las áreas son vitales e importantes, de todas uno aprende, porque todas están en torno a la vida. Mi acercamiento con RENATA siempre ha sido para buscar posibilidades y alternativas para los demás”.

¡Qué tal ah! Esta fue una conversación tremendamente inspiradora para nosotros, y contamos con que también lo sea para todos ustedes. Gracias estimada María del Socorro, ¡y bienvenidas todas las ideas para #ConRENATAharía!

Escríbenos al correo redessociales@renata.edu.co con el asundo #ConRENATAharía, y desde nuestro rol de red nacional académica y de investigación, ¡construyamos la sociedad que queremos ser!