"Conectando, colaborando, creciendo"

Inicio

Redes científicas, el futuro del desarrollo

Redes científicas, el futuro del desarrollo

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Martha I. Giraldo, Directora Ejecutiva de RENATALos ministerios de Educación y de Comunicaciones, así como Colciencias, apoyaron a la Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada de Colombia (RENATA) para traer las experiencias más exitosas del continente en el uso de las redes científicas. Al país le hace falta descubrir más las posibilidades de este espacio virtual, vital para el desarrollo de las naciones en el mundo contemporáneo.

Hacer ciencia y nueva tecnología se volvió en un asunto global y no solo para las grandes potencias económicas. El aporte que haga, por ejemplo, un investigador de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, Palmira o Manizales podrá servirle a cualquier otro investigador del mundo, como un aporte de colaboración, concepto que hoy es protagonista cuando se habla de desarrollo científico.

Ese fue el mensaje que quedó del Encuentro internacional de e–ciencia y educación apoyadas por redes de tecnología avanzada, que se cumplió en Bogotá y que convocó a los mayores expertos del continente en el tema de tecnología para el intercambio académico y científico.

Por Carlos Andrey Patiño, Unimedios

Para ello, RENATA actúa como una súper autopista de la información dedicada exclusivamente para la colaboración científica.

Martha Giraldo, directora ejecutiva de RENATA, indicó que en la actualidad muchos grupos científicos del país están dispersos, no se conocen entre sí y esto hace que se desperdicien oportunidades de colaboración que potenciarían el avance de muchos procesos de desarrollo.

“RENATA es un esfuerzo en el que están comprometidas las entidades del Gobierno para poder insertar al país realmente en la comunidad global del conocimiento, en donde la ciencia y la tecnología se hacen trabajando mundialmente. La invitación que hacemos es, primero, a las universidades y a los investigadores para que se vinculen a la red y, segundo, a los académicos que ya están conectados con nosotros para que participen con sus proyectos de investigación. Nosotros los guiamos para que realmente le saquen el mayor provecho a la red”, dijo Giraldo.

UN, con experiencias

En la actualidad, la Universidad Nacional de Colombia está involucrada en varios proyectos de investigación participativa con el respaldo de la Red RENATA. Se destaca, por ejemplo, la Red Colombiana de Información de Tormentas, fase uno, sistema piloto Bogotá, Medellín y Manizales, en conjunto con la Universidad de Antioquia.

También, en convenio con las universidades de Los Andes, de Bogotá; la Autónoma de Occidente, de Cali; el Instituto de Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México), y la empresa Robótica ID Ltda., se desarrolla el proyecto Accesibilidad a las celdas de manufactura flexible automatizadas.

Otra iniciativa es la que ejecuta la UN junto con la Universidad Distrital Francisco José de Caldas para estudiar la disponibilidad e interoperabilidad de datos biológicos y lenguajes. Se suma el proyecto Sistemas para la recuperación por contenido en un banco de imágenes médicas, en el que intervienen el Centro Internacional de Física y el Politécnico Grancolombiano.

Por último, está el Desarrollo e implementación de una plataforma para el tratamiento de datos y manipulación de espectros de resonancia magnética nuclear en línea. Aquí participan, además de la UN, la Ecole Polytechnique Federale de Lausanne (Francia), la Universidad del Valle y la Universidad Industrial de Santander.

Todos estos proyectos colaborativos son una pequeña muestra de lo que pueden hacer las instituciones cuando se unen, en donde el beneficio de los resultados es horizontal, en la medida en que todos ponen sus conocimientos y recogen los resultados para sus respectivas comunidades.

Ciencia abierta

Bill St. Arnaud, director ejecutivo de la Red de Tecnología Avanzada de Canadá (Canarie), explicó que la ciencia en todo el mundo se está haciendo de forma participativa y se construye, mayoritariamente, desde las redes avanzadas y no solo por los científicos y académicos en los laboratorios.

“Cada vez son mayores los descubrimientos que hacen los estudiantes y el público en general, pues están conectados a las redes científicas. Esto es muy valioso, saber que hay mucha más gente de la que uno piensa alrededor de la ciencia. Las personas hoy tienen acceso a programas avanzados a través de la red, con los cuales pueden hacer cálculos sorprendentes sin tener en su casa súper computadoras. Esa es la ganancia de las grandes redes”, manifestó el investigador canadiense.

Entretanto, la estadounidense Miko Ling–Yuh, quien llegó con la experiencia que vive el estado de Kentucky, en Estados Unidos, considera que los gobiernos deben hacer todos los esfuerzos posibles para que no solo las universidades y centros de investigación estén conectados a las redes informáticas científicas.

“Kentucky es una de las regiones más pobres de Estados Unidos. No teníamos otra opción que invertir y meternos de lleno en esta plataforma para ponernos al día en lo científico y tecnológico. Somos uno de los primeros estados en instalar la banda ancha para la red científica con acceso, incluso, para los colegios y los kindergartens (grados de jardín infantil). Para nosotros, la base son los niños y los jóvenes, el tablero ya no aplica para ellos; su aula, ahora, es el mundo entero”, anotó Ling–Yuh.

Pasos

Aunque Colombia todavía tiene retos enormes para llegar a esos estándares de cobertura de la red científica –solo hasta ahora las universidades están descubriendo este espacio–, los pasos que se han dado hasta el momento son significativos, al punto que merecen el reconocimiento de expertos internacionales en el tema.

Víctor Castelo Gutiérrez, uno de los mayores conocedores del desarrollo de las redes científicas en Iberoamérica, sostiene que el país ha dado pasos importantes en aspectos como la utilización de la red de tecnología avanzada para crear procesos de aprendizaje.

“Colombia tiene unos desarrollos en esta materia que España todavía no tiene. Aquí crearon una serie de paquetes de información para el aprendizaje que, desde el punto de vista del recurso educacional, está disponible en la red científica. Estos objetos de aprendizaje los desarrollan las universidades o los grupo de investigación en un departamento, y reúnen una serie de requisitos en el formato, en la metainformación y en el concepto que son muy valiosos”, aseguró el experto.

En ese aspecto, la Universidad Nacional de Colombia hace parte de las instituciones que se han propuesto digitalizar la mayor cantidad de material bibliográfico posible para ponerlo a disposición de la comunidad a través de la Biblioteca Digital.

Precisamente, en el encuentro de e-ciencia se presentó de forma oficial el proyecto de crear la Biblioteca Digital de Colombia, en el que participa la UN y que vinculará, en principio, a 11 instituciones de educación superior.

Edwin Nelson Montoya, docente investigador de la Universidad Eafit, de Medellín, aseguró que el objetivo es poner en evidencia el creciente y abundante catálogo de documentación que existe en el país, pero que en la actualidad está disperso.

“Es muy bueno el esfuerzo que han realizado universidades como la Nacional de Colombia en digitalizar, poco a poco, su material, pero en la actualidad este recurso es usado solo por la comunidad académica de la Institución, cuando podría ser una herramienta valiosa para el público en general”, dijo el experto de Eafit.
Si bien Colombia todavía tiene desafíos enormes para establecer una sociedad del conocimiento al nivel de los países desarrollados, iniciativas como RENATA comienzan a generar dinámicas que optimizarán la labor de académicos y científicos.

La Universidad Nacional es, en el momento, una de las instituciones más activas en este contexto, pero todavía se queda corta frente a los retos que tiene el desarrollo del país. En este momento, una de las metas de la Institución es, en 10 años, ser líder en el continente en la creación científica y tecnológica, y eso se logra si los académicos se retroalimentan con experiencias de otras partes del mundo, algo posible hoy, principalmente, a través de las redes de tecnología avanzada.

Tomado de unperiodico.unal.edu.co

 

RUAV

Colciencias

Colciencias

Colciencias

Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada, RENATA
Carrera 18 # 79 - 47, Oficina 201
 

Línea de soporte técnico y servicios de red:  
PBX (57+1) 5302604

Bogotá D.C., Colombia
comunicaciones@renata.edu.co

Colciencias

 

Oculto